Un estudio afirma que los hijos de parejas gays son más felices que los de parejas heteros

¿SORPRESA?

 

 

Un estudio australiano ha determinado que los niños que crecen con padres del mismo sexo son, de media, más felices que aquellos que han sido criados por padres heterosexuales.

El doctor Simon Crouch ha dirigido este estudio para acallar a todos los homófobos que aseguran que un niño en un ambiente sin padre o sin madre no es feliz y crecerá en malas condiciones. El doctor, que es abiertamente gay y es padre de gemelos, ha reconocido que "hay muchas familias con padres del mismo sexo en el que no hay una figura paterna o una figura materna y hemos descubierto que los niños están creciendo estupendamente". 

El estudio ha abarcado un buen abanico de niños: 500, provinientes de 315 padres tanto gays como lesbianas o bisexuales. En comparación con las familias heterosexuales, queda demostrado que los hijos de familias LGBT tienen mejor salud física y mental y tienen mucha mejor relación con sus padres y con los demás.

Eso sí, obviamente hay un punto oscuro: los hijos de familias LGBT son muy propensos a sufrir discriminación en el colegio por parte de sus compañeros y por una razón más que obvia: la homofobia aún presente, que se transmite de padres a hijos.

Esperemos que este estudio sirva para, por un lado, demostrar a todos los homófobos que un homosexual tiene tanto derecho como cualquier otra persona a tener hijos y, por otro lado, que ayude a la normalización de la situación para que esos niños no sufran en la escuela por tener dos padres o dos madres.

Y recordar que hay muchas posibilidades para tener un hijo seas lesbiana, gay o lo que te dé la gana, como proyectos como Co-padres demuestran cada día. 

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

6 votos

Noticias relacionadas
load