'Ultraviolence' de Lana del Rey canci贸n a canci贸n

SEGUNDO ROUND

 

Review canción por canción: 'Ultraviolence' de Lana del Rey.

Lana del Rey ha vuelto. Esta semana ha salido a la venta su disco 'Ultraviolence' y el mundo lo espera con muchas ganas. Quizá no tantas como con 'Born To Die', pero eso no significa nada. Lana del Rey ya no es la tremenda y misteriosa desconocida de la que queríamos saberlo todo. Ya la tenemos más que vista, y musicalmente estamos fritos de escuchar demos suyas semana tras semana.

Por eso, el reto de sorprender y de, en resumen, llegar con un disco bueno, es muy complicado. ¿Lo ha superado? Veámoslo canción por canción: 

 

Cruel World

Seis minutos de duración para introducir el esperadísimo segundo disco de Lana del Rey. De una forma perversa y maléfica, de la impresión de que esté dirigida al público, diciendo que ya ha hecho todo lo posible. Recordemos que ella aseguró que no habría segundo disco, ya que "ya había dicho todo lo que tenía que decir". Unas guitarras que recuerdan al William Orbit menos pop y más Blur, es una introducción más que perfecta para uno de los discos más esperados de este 2014.

 

Ultraviolence

Si hay un manual sobre cómo escribir y grabar una canción "Lana del Rey style", ésta lo cumple todo: violines, voz desganada, emoción contenida y una letra oscura. Muy oscura. Por suerte, Lana consigue trampear la sombra del mal trato y la frivolidad con el tema, convirtiendo la "Ultraviolence" del título en algo metafórico. No tiene la instantaneidad de 'Ride', pero cumple muy bien con su cometido.

 

Shades Of Cool

Lana, cari, reconócelo: te encantaría que te propusieran escribir el próximo tema de James Bond. Y por eso nos vas soltando joyas como 'Shades of Cool', otro de los temas que ya conocíamos desde hace semanas. Esa guitarra tan distintiva y esos vocals que nos recuerdan a sus primeros temas, cuando apenas sabíamos algo de Lana (qué tiempos, ¿no crees?). 

 

 

Brooklyn Baby

No contenta con dominar la costa oeste (como comprobaremos a continuación), Lana también quiere ser diva de la costa este. Se enrolla con un músico de Brooklyn y ella le canta temas de Lou Reed. Oscura, lenta y no muy resultona. No todo van a ser temazos, ¿no? 

 

West Coast

Nada que no conozcamos. Un primer single polémico (ha tenido que rehacerlo para el público europeo, convirtiéndolo en algo más pegadizo y potente). Sin ser un hit instantáneo, es honesto y no engaña cuando sirve de presentación de 'Ultraviolence'. Aunque no llegue al nivel de excelencia de 'Videogames' o 'Ride', se mantiene digna en el catálogo de Lana del Rey.

 

Sad Girl

Canción de bar de carretera, en el sentido más sexy y atractivo, por supuesto. Referencias a 'Twin Peaks' y, curiosamente, una de las más espectaculares en cuanto a producción y vocals. ¿Posible futuro single? No nos sorprendería en absoluto. Si es así, vídeo homenaje a Twin Peaks, porfi porfi.

 

 

Pretty When You Cry

Pese al título, el tema está cantado en primera persona. Lana vuelve a quejarse de lo abandonada que está porque su hombre prefiere el oscuro mundo de las drogas. Es un tema tan manido que empieza a aburrir, aunque se lo perdonamos porque el tema tiene un toque lánguido y atractivo, adictivo y sensual del que es difícil escapar. El solo de guitarra final lo remata y lo convierte en un tema a tener muy en cuenta.

 

Money Power Glory

Después del amor salvaje y las drogas, el dinero es el tema que más preocupa a Lana. Pero tranquilo, que no va a hablar de la crisis internacional ni de la contabilidad B del PP. No nos queda claro si Lana le canta a su hombre algo como "si quieres todo eso, te lo tienes que ganar" o si realmente entra en su burbuja de tronistas que piensan que el dinero aparece solo en los saraos. 

 

Fucked My Way Up To The Top

El esperadísimo tema dedicado a Lorde. Empieza cantado en primera persona como si fuera la neozelandesa, para cambiar de estrofa y ser definitivamente Lana del Rey. Es sorprendente el cambio de voz para remarcar que interpreta a dos personajes. De una forma muy sutil, deja claro que Lorde bebe y mucho de Lana, así que tiene poco que criticarle. Otra cosa es que como es tan sutil, la propia Lana ha tenido que explicarlo en una entrevista, lo que le resta gran parte de magia al tema. Ahora, esperamos que Lorde la versione y le haga un "zas, en toda la boca". Porque sí, es un temazo.

 

 

Old Money

No te preocupes, que Lana ya no vuelve a hablar de dinero. Aquí la metáfora es la de ella misma. Ella es el dinero antiguo de su ex, que se ha ido con una guarrilla neoyorkina. Le recuerda que ella estarña siempre para él. Musicalmente, es la gran sorpresa del disco: emotiva, potente y sin terminar de estallar, te encoge el corazón desde el primer estribillo. Single ya. Ah, y habla de hortensias, que le encantan a Madonna.

 

The Other Woman

El final del disco, en su edición normal, es un drama transoceánico. Una historia sobra La Otra. La mujer que siempre está por él pero que nunca le tendrá al 100%. Una mujer que siempre acude a la llamada, pero que siempre termina durmiendo sola. Tan bonita como trágica.

 

Black Beauty

Como si fuera una secuela moral de 'Back To Black' de Amy Winehouse, Lana usa también el negro para recordar su oscuridad. Como se tiñe porque al otro le gustan morenas, como pinta su casa de negro para llamar su atención. Y como, al final, es su corazón el que se vuelve negro. Modo cortarse las venas on.

 

 

Guns And Roses

Inspiradísima por su afición a los Guns N Roses, Lana dedica esta canción a un tío que le gustaba, que era honesto y fan de los Guns. Cayendo en el tópico, mucha guitarra y poco lerele. Uno de los temás más "meh" del disco.

 

Florida Kilos

La guitarra californiana nos evoca a los Red Hot Chili Peppers más clásicos. ¿Hola, 'Under The Bridge'? Nos encanta la referencia, y a la vez ver que casi el único tema con una base un poco urbana. Vuelve a hacer referencia a Yayo, la cocaína según Scarface.

 

Is This Happiness

El último de los bonus tracks es una pequeñísima balada, con arreglos de cuerda, piano y una voz entrecortada que despide el disco por todo lo alto. ¿es esto la felicidad?

 

 

Está claro que Lana del Rey ha querido dejar muy claras sus intenciones, no obsesionarse con la maldición del segundo disco y hacer lo que le da la gana. No ha seguido ninguna norma fija, y 'Ultraviolence' se ha convertido en un álbum completo, coherente, para escuchar del principio al final, sin temas de relleno, pero sin números 1 en Billboard (a no ser que Cedric Gervais meta mano).

Si estás dispuesto a aceptar a una Lana del Rey algo alejada de 'Ride' o 'National Anthem' pero muy comprometida con su línea editorial, te va a encantar 'Ultraviolence'.

Ya puedes comprar 'Ultraviolence' en todos lados. Y recuerda que el 5 de julio la tenemos en el Vida Festival, en Vilanova i la Geltrú. Aquí puedes comprar las entradas.

 

Nota: 7/10

驴Te gusta? 隆Punt煤alo!

9 votos

Noticias relacionadas
load