Un coto de caza se disculpa por no celebrar una boda gay pagando por ella

RECTIFICACIÓN

 

 

Un coto de caza se disculpa por no celebrar una boda gay pagando por ella.

La historia de la boda de Adam y Cole es para enmarcarla. La pareja decidió casarse en un resort de caza en Minnesota llamado 'LeBlanc's Rice Creek'. Un lugar preparado para eventos de este tipo, por lo que aceptaron, sin dudarlo, su reserva... hasta que leyeron los nombres. Al ver que eran dos hombres, no se cortaron un pelo en cancelar el evento, llamarles y decírselo a la cara:

"Nos dijeron que no aceptaban el matrimonio gay y que no nos casarían en su propiedad".

Adam y Cole no se dieron por vencidos, y el Departamento de Derechos Humanos de Minnesota contactó con el coto de caza y les tiró de las orejas: bordeaban la legalidad cancelando una boda por esas razones. Por lo visto, sólo los espacios religiosos se pueden negar a celebrar una boda gay con total impunidad.

Y, de pronto, LeBlanc se convirtió en un espacio gayfriendly, no solo ofreciendo de nuevo su espacio, sino que haciéndolo totalmente gratis. ¿Deberíamos alegrarnos? En absoluto: que un grupo de homófobos intente lavar su imagen porque les han pillado no es en absoluto tolerancia y respeto al colectivo. Esperamos que otros locales aprendan y acepten que, igual que aceptan a todas las razas, deben hacerlo con las orientaciones sexuales.

 

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

5 votos

Noticias relacionadas
load