Las 5 mejores posturas para el sexo gay en el coche

EL MEJOR SEXO

Sexo en coche

5 posturas para F*LLAR (o que te f*llen) en un COCHE. La 2ª es... ¡DEMASIADO!

Reconócelo, alguna vez no te ha quedado más remedio que tener sexo con alguien en un coche, ya sea el tuyo o el suyo. Porque no teníais casa libre, porque estabas de cruising o simplemente por morbo y probar a mantener relaciones sexuales en situaciones y lugares diferentes.

Pero un vehículo no siempre es el espacio más cómodo para dar rienda suelta a todas tus pasiones. Por eso estamos aquí esta vez para mostrarte las 5 mejores posturas para el sexo en el coche.

 

El pasivo encima

Esta es la postura clásica y la más conocida, que seguro que habrás visto multitud de veces en el cine o en la televisión. Tenemos al activo sentado en el asiento del piloto o del copiloto, adecuadamente reclinado para que el pasivo pueda colocarse encima mirándole. Es preferible elegir el asiento del copiloto para que el volante no moleste y nadie vaya a pisar ningún pedal, y en este asiento es más sencillo cambiar de posición y que el pasivo se coloque de espaldas al activo.

 

El misionero en el asiento de atrás

Si os movéis a la parte de atrás del coche tendréis más espacio para preliminares, sexo oral y otras variaciones. Por ejemplo, el misionero puede ser una posición muy placentera, con el pasivo boca arriba y llegando incluso a apoyar los pies en el techo del coche para controlar los movimientos.

 

A cuatro patas en el asiento de atrás

La parte de atrás del coche ofrece más posibilidades para el sexo gay, por ejemplo, sexo a cuatro patas con perritos en el automóvil meneando la cabeza con mucho ritmo. El pasivo puede apoyarse en la bandeja del maletero o en una de las ventanillas.

 

Expande tu mundo con asientos traseros reclinables

Si el coche permite abatir completamente los asientos traseros tendréis mucho más espacio para probar de todo, como si estuvierais en una cama. Eso sí, tened en cuenta que aquí el techo está mucho más bajo.

 

¡Sal del coche!

Si no hace mucho frío ni llueve y el entorno os lo permite, ¿por qué no probáis a practicar sexo fuera del coche, pero usándolo como apoyo? El activo puede colocarse fuera y estar con la puerta abierta penetrando al pasivo, tumbado dentro del coche. O los dos podéis salir y el activo puede penetrar al pasivo, apoyado en el maletero. Si tenéis una toalla o manta, ¿os atrevéis a probar a hacerlo encima del capó?

 

Échale imaginación, porque mira lo que hacen en el siguiente vídeo:

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

71 votos

Noticias relacionadas
load