¿Cómo es ser gay árabe? El colectivo LGBT en países árabes.

CÓMO ES SER ÁRABE Y LGBT

¿Cómo es ser árabe y LGBT?

La homosexualidad es una realidad en todos los países del mundo, pero a niveles muy distintos. En España, pese a sufrir homofobia en muchos aspectos, podemos sentirnos relativamente afortunados, especialmente cuando nos comparamos con otros países donde lo pasan verdaderamente mal y son perseguidos por los gobiernos y por la propia sociedad, que no sabe aceptar al diferente. Esto pasa en un montón de lugares y luchamos para que sean menos, pero la lucha está muy lejos de terminar. 

La religión, la clave de la homofobia

Pero hay un elemento clave que siempre está presente en los más flagrantes casos de homofobia: la religión. Las creencias de todo tipo nos han demostrado que el odio a los homosexuales siempre está presente. ¿Por qué? Porque la libertad sexual reta completamente a esas creencias, y tumba por completo aquello en lo que llevan décadas creyendo a pies juntillas.

Hemos hablado mucho de la religión católica, de su obsesión con los homosexuales. A la vez que critican el "estilo de vida homosexual", son los primeros cuyos curas pederastas campan a sus anchas en alzacuellos. Pero hay otra religión que no se lleva nada bien con la homosexualidad: el islam.

Gays musulmanes: una realidad

Como cualquier persona con dos dedos de frente entenderá, las personas homosexuales existen en todos lados. Uno no decide dónde nace, igual que no decide su orientación sexual. Si hay una decisión, es la de vivirlo abiertamente. Nosotros en España, en Europa, tenemos suerte, pero en los países árabes, vivir abiertamente como homosexual es ponerte una diana en la cara y no podemos culpar a los que deciden no hacerlo y vivir en silencio su condición. Hay que ser empático y entender que hay batallas que no se pueden luchar de forma individual, y ahí es donde entramos en juego los privilegiados, los que podemos andar de la mano con nuestra pareja por la calle sea del género que sea, para alzar nuestra voz y pelear para que ellos también puedan hacerlo.

Human Rights Watch es una ONG formada por profesionales de los derechos humanos en todo el mundo. Son más de 400 expertos que se encargan de estar al día de los últimos casos en los que los derechos humanos se tumban por países o regiones que no respetan a sus ciudadanos de forma oficial. Human Rights Watch tiene el objetivo de dar visibilidad a estos casos y sacar un poco las vergüenzas a los países que no cumplen con los Derechos Humanos.

Uno de sus últimos proyectos se titula 'No Longer Alone', es decir, ya no más solos, y quiere dar visibilidad a un grupo de valientes, personas que han decidido salir del armario pese a provenir de países abiertamente homófobos y de culturas que no aceptan que a una mujer le puedan gustar las mujeres o que a un hombre le puedan gustar los hombres. Algo tan sencillo y que tenemos tan asumido en los países más occidentales, parece que es un verdadero drama aún en Oriente Medio. 

Este proyecto presenta historias de personas LGBT provinientes de Irak o Egipto. Algunos a cara descubierta, otros no se atreven por miedo a las represalias. En este proyecto cuentan como han vivido y a día de hoy siguen viviendo la homofobia en su país de nacimiento.

Nos encontramos también con caras famosas, como Omar Sharif Jr. el nieto del conocido actor egipcio, que salió del armario en 2002 y aunque nació en Canadá, decidió salir del armario y mostrar su lado como activista LGBT en el momento en el que salió del armario. También con el cantante libanés Hamed Sinno, el primer músico libanés en salir del armario y que también se ha convertido en un activista por los derechos LGBT en su tierra.

También conocemos historias de las nuevas generaciones. Mientras la homofobia sigue presente, gracias a Internet muchos de ellos han podido contactar con otras personas LGBT como ellos, lo que les ha dado fuerzas para seguir adelante. El poder de encontrar alguien como tú, no sentirte solo ni sentir que lo que te pasa a ti es raro y no tiene solución es muy importante para la salud mental de estas personas, y uno de esos casos en los que la tecnología puede salvar vidas.

Ataques homófobos y experiencias muy duras

Los ataques homófobos que estas personas LGBT son increíbles. Desde insultos por la calle, golpearles solo por "parecer" LGBT o incluso viajes a curanderos religiosos que aseguran que pueden cambiar la orientación sexual de las personas. En todo caso son historias terroríficas, que proceden del desconocimiento total, del miedo a lo diferente y sin ganas de aprender y educarse sobre el tema.

Sorprende la actitud positiva de muchos de ellos, que cuentan como la clave de todo es calmarse, escuchar cosas como "anormal", "sodomita" o "antinatural" e intentar explicar lo que realmente significa ser homosexual, transexual o bisexual y pelear fuerte para conseguir hacer llegar el mensaje de que la realidad es mucho más natural de lo que creen.

Sin duda es una batalla compleja y complicada. Estamos hablando de personas que se juegan la vida por mostrar su cara y contar abiertamente que son homosexuales, y este tipo de peligro ya está superado en España, pero hay países como Rusia o Chechenia que pretenden que volvamos a sentir este miedo a ser perseguidos y asesinados solo por nuestra orientación sexual. Luchemos para que no sea así.

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

4 votos

Noticias relacionadas
load