barra head

¿Qué significa ser un deportista gay hoy en día?

DEPORTISTA GAY

¿Qué significa ser un DEPORTISTA GAY hoy en día?

El deporte y la homosexualidad están acercando posturas en los últimos años. Lo que hace unas pocas décadas era impensable, hoy en día ya es algo mucho más normalizado. Prácticamente ya no quedan deportes en los que no haya habido el "primer deportista gay" de esa categoría. Tenemos futbolistas, patinadores, esquiadores, nadadores... 

Primero empezaron a salir del armario los ya retirados, porque digamos que los riesgos eran menores. ¿Te imaginas salir del armario y estar compitiendo activamente? No se trata solo de la reacción del público sino de los espónsors o los propios equipos, ya que la homofobia sigue muy presente. Muchos deportistas han tenido que escuchar que su carrera se hundiría si deciden salir del armario. Y cuando llevas desde pequeño entrenando para un único deporte, el miedo te invade.

Por suerte, esto está cambiando, y aunque aún haya mucha homofobia, sigue siendo menos, y hoy en día ya podemos ver a muchos deportistas en activo llevando activamente su bandera LGBT, literal o simbólica. Lo vivimos con Adam Rippon y Gus Kenworthy en los últimos juegos olímpicos de invierno en Corea. Ambos presumieron libremente de su condición, sirvieron de ejemplo para los miles de niños deportistas LGBT e incluso Kenworthy se marcó un beso gay con su novio en plena retransmisión en directo. Esto es el verdadero cambio.

Ejemplos de deportistas gays que han salido del armario

Adam Rippon

El patinador forma parte de un deporte muy femenino pero no por ello menos lleno de homofobia. Su carisma y personalidad le ha convertido en todo un rey del espectáculo, además de seguir siendo un patinador de élite excelente. 

Víctor Gutiérrez

Podemos estar muy orgullosos de Víctor Gutiérrez: su salida del armario hace ya tiempo abrió las puertas de la homosexualidad en el deporte en España, nuestra gran asignatura pendiente. Gran jugador de waterpolo y todo un ejemplo de valentía saliendo del armario en un país en el que el deporte es casi más homófobo que los toros. 

Javier Raya

Nuestro patinador olímpico Javier Raya también salió del armario. Él lo hizo de una forma más discreta pero sin miedo: con una foto de Instagram en la que besaba a su novio. Algo tan sencillo y tan directo, pero nada fácil en nuestro país. 

Ian Thorpe

Ian Thorpe fue uno de los mayores nadadores hace casi 20 años, pero decidió salir del armario hace un par de años ya retirado y con muchos remordimientos. Hoy nos parecería ridículo que un nadador tuviera que fingir ser hetero para poder seguir compitiendo, pero nos hace entender cómo han cambiado las cosas en todo el mundo.

Robbie Rogers

Y el mundo del fútbol tuvo su momento en 2013 con la salida del armario de Robbie Rogers, americano que jugó con el Leeds. Se retiró poco después del anuncio, aunque volvió a jugar en la liga americana, convirtiéndose así en el primer jugador abiertamente gay de la liga de fútbol norteamericano.  

El caso de Caitlyn Jenner

Aunque no sea considerada como deportista gay, el caso de Caitlyn Jenner nos recuerda lo mucho que ha avanzado la sociedad respecto al colectivo LGBT en el mundo del deporte.

Que uno de los iconos olímpicos de los 80 en Estados Unidos, y a su vez estrella de un reality que lleva 11 años en antena, decida dar el paso y cambiar de sexo fue un shock para la sociedad, pero el resultado fue de lo más positivo. De hecho, ya nos hemos olvidado de Bruce Jenner y ahora solo odiamos a Caitlyn Jenner por su apoyo a Donald Trump, uno de los hombres con más homofobia y transfobia en sus venas.

Está claro que es mucho más fácil salir del armario si eres una persona rica y sin otro tipo de preocupaciones. Cuéntale a una persona que no cobra lo mismo que ellos que se enfrente a la sociedad y al día a día tras salir del armario en un mundo tan dominado por los heteros más homófobos como es el del deporte.

¿Hay futbolistas gays en España?

España da vergüenza en varios aspectos, y uno de ellos es el fútbol, que últimamente solo destaca por su lado más sucio, machista, racista y homófobo. Los "aficionados" al fútbol suelen ser personas ruidosas, que se toman la devoción por su equipo como algo más importante que la vida de su propia familia y es que no hace falta más que ver a cualquier reportero/a en un campo de fútbol para confirmar esto mismo.

Esa actitud machista, homófoba y racista hace que los jugadores de fútbol gays de la primera división no salgan del armario. ¿alguien se cree que ninguno de los cientos de jugadores de la Primera División sea LGBT? Viven acojonados por la afición que se les echaría encima. Porque España es muy moderna en temas sociales, pero cuando les tocas el fútbol, somos los catetos de pueblo de hace 50 años.

¿Llegará algún día en el que un jugador de fútbol del Barça o del Madrid sea gay sin que sea un problema para nadie? Esperamos que sí, pero para ello hace falta un valiente que quiera romper con todo. Ahora es más fácil que antes: los anunciantes están deseando esponsorizar al "primer jugador gay de la liga" porque ahora es mucho más mainstream, y los equipos, como el Fútbol Club Barcelona, tienen activas campañas contra la homofobia protagonizadas por sus propios jugadores.

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

5 votos

Noticias relacionadas
load