Luchador universitario condenado a 30 años en un caso de VIH, ha sido liberado de la cárcel tras ganar una apelación

LIBERAN A HOMBRE QUE CONTAGIÓ A PAREJAS MASCULINAS DE VIH

Esto acaba de llegar: Michael Johnson (alias "Tiger Mandingo"), que fue injustamente condenado a 30 años de prisión por un jurado homófobo por no revelar su estado serológico respecto al VIH a sus parejas sexuales, ha sido puesto en libertad 25 años antes.

Sólo para recapitular: Johnson fue acusado de "infectar imprudentemente" a múltiples parejas masculinas con el VIH cuando era estudiante en la Universidad de Lindenwood en Missouri en 2013.

En 2015, fue sentenciado a 30 años por un jurado compuesto por heterosexuales blancos, la mayoría de los cuales admitieron que creían que la homosexualidad era un pecado.

La condena planteó preguntas sobre las leyes de penalización del VIH en Estados Unidos, que según activistas desde hace mucho tiempo ignoran décadas de ciencia médica, en realidad no logran reducir las tasas de infección y castigan desproporcionadamente a los hombres negros, ya que las tasas de VIH son más altas entre las personas de color.

Tanto la Asociación Médica Americana como la Sociedad Americana de Enfermedades Infecciosas han condenado públicamente las leyes que penalizan el VIH.

Sin embargo, Johnson comenzó a cumplir su sentencia de 30 años en julio de 2015, pasando todo su primer año en confinamiento solitario.

Ahora, después de que un tribunal de apelaciones dictaminara que su juicio original era "fundamentalmente injusto", contaminado por el racismo, la homofobia y un fiscal empeñado en obtener una sentencia más dura que la que reciben muchos de los asesinatos, Johnson ha sido puesto en libertad.

"Me siento genial", dijo a los periodistas al salir del Centro Correccional de Boonville esta mañana. "Salir de la cárcel es un gran sentimiento."

Timothy Lohmar, el fiscal original que buscó una sentencia de por vida para Johnson y que, en un momento dado, lo amenazó con 96 años de prisión, ha cambiado de opinión desde entonces.

Ahora llama a todo el caso"vergonzoso" y dice que fue"forzado a operar bajo las leyes actuales", que él cree son"anticuadas, anticuadas y basadas en algo que la ciencia probaría que no es exacto".

Lohmar está presionando para que las leyes de Missouri sobre el VIH cambien.

Actualmente está sobre la mesa HB167, que reduciría el castigo por no revelar el estado serológico respecto al VIH de un delito grave a un delito menor. También tendría en cuenta si se utiliza un preservativo y si una persona está tomando medicamentos.

Johnson, que aún debe cumplir tres años de libertad condicional, dice que si hay algo bueno en su juicio, es que el estado actualizará sus leyes draconianas para asegurar que casos como el suyo no vuelvan a ocurrir.

"Tal vez mi juicio se llevó a cabo de alguna manera para motivar algún cambio", dice.

Reflexionando sobre el apoyo que ha recibido en los últimos seis años, Johnson dice: "Es bueno que haya tenido el apoyo de todos los que me escribieron cartas. Hay veces en que te deprimes, y ayuda que la gente sepa por qué estoy luchando contra el sistema".

Noticias relacionadas
load