Así es como el abuso sexual contra hombres gays y bisexuales trae consigo un estigma y un daño únicos

INICIATIVA EN ESTADOS UNIDOS

Así es como el abuso sexual contra hombres gays y bisexuales trae consigo un estigma y un daño únicos 1

Foto de archivo. La mano de un manifestante lleva el mensaje #MeToo 

Te contamos la inicitativa que se esta llevando a cabo en Estados Unidos por ayudar a las victimas de abusos sexuales.

Como psicólogos de trauma, estamos dirigiendo un equipo para ayudar a aliviar la angustia psiquiátrica en hombres homosexuales, bisexuales y trans que han sido abusados o agredidos sexualmente.

Dos organizaciones sin fines de lucro, MaleSurvivor y Men Healing, estan contando con la ayuda de 20 hombres que han sufrido abuso sexual para que ofrezcan intervenciones de salud mental online basadas en evidencias para hombres de minorías sexuales y de género, un término genérico para personas cuya identidad, orientación o prácticas sexuales difieren de la mayoría de la sociedad.

Este estudio debe ayudar a los hombres de este grupo que han sido agredidos sexualmente a saber que no están solos, que no tienen la culpa de su abuso y que la curación es posible.

Pero, hay algunas cosas que los psicólogos del trauma ya saben acerca de estos hombres, tales como qué tan frecuente es el abuso sexual de los hombres y las maneras de ayudar a los hombres a recuperarse.

Demasiado común, demasiado traumático.

Así es como el abuso sexual contra hombres gays y bisexuales trae consigo un estigma y un daño únicos 2 El abuso sexual de niños y hombres jóvenes es más común de lo que mucha gente podría pensar. 

Por lo menos 1 de cada 6 niños son abusados sexualmente antes de cumplir los 18 años. Este número aumenta a 1 de cada 4 hombres a lo largo de su vida.

Las tasas de abuso y agresión sexual son aún más altas en niños y hombres de poblaciones de minorías sexuales.

La violación sexual en individuos gays, bisexuales, transgéneros e intersexuales a menudo complica su sentido de sí mismos, y cómo encajan, o no encajan, en la cultura y las comunidades LGBTQ+. Tales abusos pueden incluso afectar su búsqueda de ayuda o la denuncia de eventos traumáticos, ya que temen ser estigmatizados o culpabilizados por las víctimas.

Los hombres y mujeres que han sufrido abuso y agresión sexual corren el riesgo de sufrir una amplia gama de trastornos médicos, conductuales y sexuales. Tienen altos índices de varios trastornos psiquiátricos, incluyendo el trastorno de estrés postraumático, abuso y dependencia de sustancias, depresión y ansiedad, así como un mayor riesgo de suicidio. También tienen más dificultades educativas, ocupacionales e interpersonales que los hombres no maltratados. Además, el trauma sexual está relacionado con las enfermedades médicas, el aumento de la utilización de la atención sanitaria y la mala calidad de vida.

Sin embargo, los hombres de minorías sexuales que han sufrido traumas sexuales se enfrentan a disparidades de salud aún mayores. Los hombres homosexuales y bisexuales con antecedentes de victimización sexual en la infancia y en la edad adulta son más propensos a reportar un mayor número de infecciones de transmisión sexual, un mayor riesgo sexual de contraer el virus de inmunodeficiencia humana y una mayor compulsividad sexual que los hombres sin antecedentes de agresión sexual. Además, los sobrevivientes masculinos de minorías sexuales exhiben resultados psicológicos más negativos relacionados con sus identidades sexuales, tales como una menor autoestima, un sentido distorsionado de sí mismos y dificultades para formar relaciones íntimas adultas saludables.

El impacto acumulativo del abuso sexual, junto con la condición de minoría sexual de las personas, también puede dar lugar a mayores tasas de revictimización sexual, así como a violencia y discriminación contra los homosexuales.

Discriminación en abundancia.

Los hombres homosexuales y bisexuales también están expuestos a un estrés significativo de las minorías, un término utilizado para describir los factores de estrés sociopolítico que se ejercen sobre los individuos como resultado de su condición de minoría. Las disparidades en la orientación sexual comienzan relativamente pronto en el desarrollo. Las personas LGBTQ+ están desproporcionadamente expuestas a la discriminación cotidiana, al rechazo de sus compañeros y de sus padres, a entornos laborales o sociales hostiles o sin apoyo, y a un acceso desigual a las oportunidades que se ofrecen a los heterosexuales, incluyendo el matrimonio, la adopción y la no discriminación en el empleo.

Las expectativas crónicas de rechazo, homofobia internalizada, alienación y falta de integración con la comunidad pueden conducir a problemas de autoaceptación. Como resultado, un hombre de una minoría sexual que ha experimentado abuso sexual puede sentirse deficiente, inferior o impedido. Además, pueden verse a sí mismos como vergonzosos, indeseables, no merecedores o incapaces de formar una relación amorosa.

Muchos hombres de minorías sexuales que han sufrido abuso sexual internalizan creencias dañinas que les dificultan la curación. Estos mitos incluyen la falsa creencia de que no se puede obligar a los hombres a tener relaciones sexuales contra su voluntad; que los hombres que se excitan sexualmente o tienen una erección cuando son agredidos deben haberla querido o disfrutado; y que los hombres de verdad deben aceptar cualquier oportunidad de tener relaciones sexuales.

Noticias relacionadas
load