Ataque homofobico en Chechenia

HOMBRE CHECHENO ARRESTADO Y TORTURADO POR SER GAY

Amin Dzhabrailov fue golpeado y torturado con descargas eléctricas como parte de la 'purga anti-gay' de Chechenia.

Un hombre gay que escapó de la tortura en Chechenia ha hablado de su desgarradora experiencia en medio de la "purga anti-gay" de Rusia.

Amin Dzhabrailov, de 27 años, huyó a Canadá a través del Ferrocarril Arco Iris, una organización sin fines de lucro que ayuda a las personas LGBT+ a escapar de países donde su sexualidad pone en peligro sus vidas.

Hablando en una recaudación de fondos del Ferrocarril Arco Iris en Winnipeg el jueves, 12 de septiembre, describió a CBC su experiencia como hombre gay en la república rusa.

"Fue horrible", dijo, recordando el día en que en marzo de 2017 los soldados rusos lo secuestraron en la peluquería en la que trabajaba, "me teñía el pelo y era mi día habitual. Almorcé y vinieron unos tipos con armas".

Los hombres esposaron a Dzhabrailov y lo llevaron a un centro de tortura donde estuvo detenido durante dos semanas junto a otros 17 hombres homosexuales.

Los hombres fueron torturados casi todos los días y noches mientras sus captores exigían saber los nombres de otros gays. Además del abuso mental y las palizas, una máquina que administraba descargas eléctricas se les aplicaba en los oídos, los dedos de las manos y los pies.

 

Usaban sus pies, tuberías de plástico, tuberías largas", dijo Dzhabrailov, "y después empezaron a usar descargas eléctricas". Nadie quería tocarte con las manos sólo porque eres gay, y es asqueroso.

"Es como estar al borde de la muerte, especialmente cuando están usando esa máquina que produce electricidad. Estaba gritando para que parara esto."

Consideró el suicidio, pero no había posibilidad de escapar.

La pesadilla finalmente terminó cuando los soldados llevaron a Dzhabrailov y a otros a otro lugar donde su familia estaba esperando. Una vez libre, supo que tenía que abandonar Rusia lo antes posible.

El amigo de Dzhabrailov (y ahora socio) se puso en contacto con una red LGBT+ que los conectaba con el Ferrocarril Arco Iris, que logró sacar a ambos hombres del país a salvo.

Los dos están disfrutando ahora de su libertad en Toronto, pero están deseosos de que su historia sirva como un recordatorio del horror continuo al que se enfrenta la comunidad LGBT+ de Chechenia.

 
Noticias relacionadas
load