La Corte Suprema discute sobre la Ley de Derecho Civiles.

DOS AMERICAS CHOCAN EN LA BATALLA DEL SUPREMO

Tres casos históricos de discriminación LGBT+ se han escuchado en la Corte Suprema de los Estados Unidos ayer 8 de octubre.

La Corte Suprema de los Estados Unidos está examinando tres casos de gran importancia que determinarán si es legal discriminar a las personas LGTB en los Estados Unidos.

Dos de ellos, Zarda v. Altitude Express y Bostock v. Clayton County, se discutirán juntos. Ambos se relacionan con hombres homosexuales que fueron despedidos de sus trabajos, supuestamente debido a su sexualidad.

Los casos se centran en una pieza de la legislación federal existente, el Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964, una ley que prohíbe a los empleadores discriminar a los empleados por motivos de sexo, raza, color, origen nacional y religión.

Después de dos horas de discusiones, la Corte Suprema tomará una decisión histórica sobre si el Título VII debe abarcar la orientación sexual y la identidad de género, o si estas protecciones deben ser eliminadas.

Representando a los demandantes están los abogados Buckley Beal, Greg Antollino y Pam Karlan. En su contra estará el procurador general Noel Francisco, quien argumentará que la ley no prohíbe la discriminación basada en la condición de transexualidad o la orientación sexual.

En los escritos de la corte, Francisco dijo que el caso no se trata de si como "asunto de política" el Título VII debe prohibir la discriminación contra las personas LGTB, se trata del hecho de que la ley actual simplemente no proporciona esas protecciones.

La modelo y activista transgénero Laverne Cox concienció sobre el caso crítico con un bolso especial que ella misma diseñó para los Premios Emmy 2019.

 

¿Qué significará para las personas LGTB?

Si el tribunal dictamina que las personas LGTB no están protegidas por el Título VII, es probable que los oponentes LGTB utilicen el mismo razonamiento legal para intentar anular las protecciones críticas en materia de vivienda, salud, crédito, educación y más.

En resumen, los estadounidenses LGTB pronto podrían encontrarse viviendo en una nación donde es legal que se les niegue un trabajo, se les despida, se les discrimine en la escuela, se les niegue un préstamo, sean rechazados por un médico y se les desaloje de un apartamento, simplemente por su sexualidad.

"Lo que está en juego para los trabajadores LGTB estadounidenses no podría ser mayor", dijo la presidenta y directora ejecutiva de GLAAD, Sarah Kate Ellis.

"Estos casos no sólo determinarán si las compañías pueden despedir legalmente a alguien sólo por ser LGTB, sino también si nuestra comunidad enfrentará discriminación legal en todos los aspectos de la vida diaria.

"Los valores estadounidenses de justicia e igualdad están en juego. Todos los estadounidenses justos deberían estar observando estos casos y haciendo saber a nuestros jueces de la Corte Suprema que el público está en contra del derecho a la discriminación".

Activistas LGBT+ se reúnen frente a la Corte Suprema de los Estados Unidos en Washington, DC, el 8 de octubre de 2019 

 

¿Cómo es posible que los jueces influyan en el asunto?

En 2015, el Tribunal Supremo había fallado anteriormente a favor de la comunidad LGBT+ para legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo, pero los defensores de los LGBT+ temen que el equilibrio haya cambiado en su contra tras la jubilación del juez Anthony Kennedy.

Kennedy fue una figura clave en varios casos de derechos LGBT+ que era conocido por su "racha liberal". Su ausencia de este ensayo crucial ha provocado cierto malestar en la comunidad LGBT+.

Particularmente preocupante es la contribución de Trump a la Corte Suprema. De acuerdo con su promesa de campaña para 2016, Trump ha amontonado al poder judicial con dos jueces conservadores, Brett Kavanaugh y Neil Gorsuch, apelando a su base de votantes de derecha.

Noticias relacionadas
load