barra head

Falsamente acusado por abusar de un adolescente gay

CONOCIDOS POR GRINDR

Moud Ul Hasan Nuri acaba de tener un año del infierno.

Después de ser acusado de violar a un niño de 13 años que conoció en Grindr, el profesional de la tecnología de la información de 41 años de edad, de Australia, fue sometido a una dura prueba. Fue arrestado, pasó un tiempo en la cárcel, hizo múltiples apariciones en los tribunales, fue arrastrado por los medios de comunicación, fue despedido de su trabajo, perdió a todos sus amigos y fue repudiado por su familia. Y entonces resultó... que era inocente.

El problema comenzó el año pasado, cuando la policía alegó que Nuri había ido a la casa del niño, lo llevó al jardín y lo violó en el patio, sólo se detuvo cuando la madre del niño escuchó una conmoción y salió corriendo a ayudar a su hijo.

Como resultado, Nuri fue arrestado y acusado de tener relaciones sexuales sin consentimiento. Su historia se convirtió en carne de cañón. Recibió amenazas de muerte y se vio obligado a esconderse después de que se publicara en Internet la dirección de su casa.

"Perdí mi reputación, mis amigos, el apoyo de mi familia, mi trabajo, todo", dice Nuri, que ha mantenido su inocencia desde el principio, en su primera entrevista desde que fue interrogado.

A medida que su caso avanzaba por el sistema judicial, se creó un grupo de Facebook que pedía que Nuri fuera asesinado, y los comentaristas planeaban abiertamente "cazar al bastardo, cortarle las pelotas" y "violar la garganta del c*nt con un cuchillo de 12 pulgadas".

La situación empeoró tanto que la policía de Nueva Gales del Sur tuvo que publicar una declaración diciendo que no se tomara la ley en sus propias manos.

"La policía de Nueva Gales del Sur no aprueba ni tolera ninguna forma de violencia", decía la declaración. "Además, desalentamos a cualquiera que se involucre en un comportamiento vigilante y en su lugar permitimos que la justicia sea servida por las cortes".

"Las miradas y el odio que recibo de la gente es insoportable", recuerda Nuri.

Continúa: "Pertenezco a una familia y comunidad musulmana conservadora. Primero, ser gay o bisexual es el mayor pecado para ellos. Entonces me marcaron como un violador. Imagina mi vida ahora".

Luego, a principios de este mes, los fiscales retiraron todos los cargos en su contra, alegando que "nuevas pruebas" ponían en duda el caso de la fiscalía y la veracidad de la historia de la víctima.

"El procedimiento contra el Sr. Nuri se suspendió a petición de la Corona, el día antes de que el joven prestara declaración", dijo el abogado del acusado.

"Nuestra sospecha de que salieron a la luz nuevas pruebas que debilitaron significativamente el caso de la fiscalía, en el sentido de que el joven podría no haber sido sincero con la policía cuando se presentó la denuncia por primera vez o que habrían surgido cuestiones jurídicas que habrían puesto en duda la fiabilidad de las pruebas del joven".

Y aunque su pesadilla legal puede haber terminado, Nuri dice: "No hay nada de qué alegrarse".

Los fiscales se han negado a emitir cualquier comentario sobre el asunto o a decir qué reparaciones se ofrecerán a Nuri por sus errores, si es que las hay.

 

El caso terminó siendo el miedo que el chico sintió al quedar con un chico por primera vez, y no, no hubo sexo.

Noticias relacionadas