Se proh铆ben las terapias de conversi贸n en Virginia

VIRGINIA SE ACABA DE CONVERTIR EN EL 20潞 ESTADO DE EE.UU. EN PROHIBIR LA TERAPIA DE CONVERSI脫N TRAUM脕TICA PARA MENORES VULNERABLES

Virginia se acaba de convertir en el primer estado del sur en prohibir la ampliamente desacreditada práctica de la terapia de conversión para menores. La llamada "terapia de conversión" se refiere a la peligrosa y desacreditada práctica de tratar de cambiar la orientación sexual o la identidad de género de una persona. Todos los esfuerzos para hacerlo han sido rechazados por todas las organizaciones médicas y de salud mental durante décadas.

Esta práctica nociva suele compararse con la tortura y se ha relacionado con mayores riesgos de depresión, suicidio y drogadicción. El lunes el gobernador Ralph Northam firmó un proyecto de ley que prohíbe la "terapia" a los menores de 18 años, convirtiendo a Virginia en el 20º estado de EE.UU. en hacerlo. "Este tema es personal para mí, como neurólogo pediátrico que ha cuidado de miles de niños", dijo Northam en una declaración al Washington Post.

"La terapia de conversión no sólo se basa en la ciencia basura discriminatoria, sino que es peligrosa y causa un daño duradero a nuestra juventud. No se debe hacer sentir mal a nadie por lo que es, especialmente a un niño. Estoy orgulloso de firmar esta prohibición como ley". La prohibición entra en vigor el 1 de julio y no se aplicará a los adultos que decidan someterse a la terapia por sí mismos. La violación de la prohibición sería motivo de medidas disciplinarias por parte de los reguladores sanitarios estatales.

La nueva legislación forma parte de un creciente impulso mundial para prohibir la terapia de conversión, ya que más de 60 asociaciones de médicos, psicólogos o consejeros de todo el mundo condenaron el tratamiento por ser "ineficaz y perjudicial para la salud mental". Hasta ahora sólo el Brasil, el Ecuador y Malta tienen prohibidas las terapias de conversión a nivel nacional, pero Alemania, el Canadá, Chile y México se encuentran entre los países que tratan de prohibir el tratamiento.

El abogado y defensor de los LGBT+ Lucas Ramón Mendos dijo a la Fundación Thomson Reuters que cree que el 2020 podría ser un punto de inflexión. "La principal fuerza impulsora [de la reforma] son los supervivientes con sus testimonios que vienen hacia adelante", dijo. "Se está creando mucha conciencia a través de sus testimonios".

Noticias relacionadas
load