barra head

El interminable reinado homof贸bico de Vladimir Putin

HASTA 2036 CONTINUAR脕N LOS ACTOS HOM脫FOBOS COMO LA PROHIBICI脫N DEL MATRIMONIO HOMOSEXUAL

Casi tres cuartos de los votantes en Rusia han optado por respaldar una constitución enmendada que refuerza la prohibición de los matrimonios entre personas del mismo sexo y permite al presidente Vladimir Putin permanecer en el poder hasta los 83 años. Es decir, un viejales conservador en desacuerdo con el matrimonio gay, bastante lógico.

Según los resultados preliminares de un referéndum de una semana de duración publicados por la Comisión Electoral Central de Rusia el miércoles (1 de julio), el 73% de los rusos han respaldado el paquete de cambios constitucionales propuesto, incluida una enmienda que enumera "la defensa de la institución del matrimonio como la unión de un hombre y una mujer" como un valor ruso.

La medida es en gran parte simbólica, dado que las bodas de homosexuales y las adopciones de personas del mismo sexo ya estaban prohibidas en Rusia y es extremadamente improbable que se legalicen, pero la inclusión de la medida en la constitución consolida aún más las creencias anti-LGBT+ del país en la ley y hace más difícil que se produzcan futuras reformas.

Los críticos habían advertido que el verdadero motivo de Putin para convocar el referéndum era impulsar una disposición que reajustara el reloj de los límites del mandato presidencial, permitiéndole permanecer en el poder hasta 2036, en lugar de dejar el cargo cuando su mandato actual termine en 2024.

El líder, perseguido durante mucho tiempo por acusaciones de corrupción, también se le ha concedido inmunidad de enjuiciamiento siempre que deja el cargo.

Antes de la votación, la Red LGBT rusa dejó claro: "Estamos convencidos de que el principal objetivo de la adopción de una serie de enmiendas a la constitución es mantener en el poder al actual gobierno y al presidente ruso. Consideramos que otros cambios constitucionales son artificiales para ganar la atención de la gente".

El paquete de reformas sólo podía ser aprobado o rechazado en su conjunto, y antes de la votación se acusó a los aliados de Putin de explotar la homofobia pública para manipular el voto con un anuncio electoral anti-gay. Los medios de comunicación estatales también pregonaron las disposiciones anti-LGBT+ antes de la votación, después de que el embajador del Canadá advirtiera sobre un "marco jurídico nacional cada vez menos inclusivo" en un mensaje del Mes del Orgullo.

Sin embargo, el grupo añadió que "es mejor votar que boicotear" la encuesta, diciendo: "El significado de votar no es que su opinión gane, sino también la capacidad de expresar esta opinión, porque tiene valor".

Las personas LGBT+ se han enfrentado a la persecución de Vladimir Putin.

Putin ha permitido durante mucho tiempo los esfuerzos para oprimir a las personas LGBT+ en Rusia.

Con el apoyo de la Iglesia Ortodoxa anti-LGBT+ del país, el líder impuso una ley que prohíbe la "propaganda de relaciones sexuales no tradicionales" entre menores en 2013.

Los observadores de los derechos humanos dicen que la ley se ha utilizado para reprimir la libertad de expresión de las personas LGBT+, y ha alimentado un aumento de la retórica homofóbica en el país.

En 2017, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos determinó que la ley es discriminatoria. Los jueces escribieron: "Al adoptar esas leyes, las autoridades reforzaron el estigma y los prejuicios y fomentaron la homofobia, que es incompatible con los valores de una sociedad democrática".

El mismo tribunal también determinó que Rusia estaba violando los derechos humanos de las personas LGBT+ por la prohibición de los actos del Orgullo Gay en 2018, y por las acciones para bloquear el registro de los grupos LGBT+ en 2019.

Noticias relacionadas
load