barra head

Freddy Krueger quiere un remake homosexual de "Pesadilla en Elm Street"

EL ACTOR HOMOSEXUAL DEL CLÁSICO, ROBERT ENGLUND, SEÑALA QUE ESTA PRODUCCIÓN FUNCIONARIA MUY BIEN DEBIDO A LOS FANS HOMOSEXUALES DEL FILM

El actor que interpretó al villano de la película de terror Freddy Krueger en Una Pesadilla en la Calle del Olmo quiere un hacer un remake homosexual de la película clásica.

Robert Englund interpretó a Krueger en el clásico de horror de 1984 y repitió el papel en varias secuelas.

El actor ha dicho que el secreto del éxito de A Nightmare on Elm Street era que se trataba de "la pérdida de la inocencia", y dijo que cualquier remake tendría que capturar esa esencia, a la vez que adaptarse a un mundo cambiado.

También se refirió a la primera secuela del clásico de terror Una Pesadilla en Elm Street 2: La Venganza de Freddy, que tiene un gran fanatismo entre el público homosexual por su subtexto homoerótico.

Englund dijo que un remake sólo puede funcionar si se trata de "niños americanos medios" que son "cooptados por el mal".

El actor Freddy Krueger dice que un remake homosexual funcionaría debido a la "apertura" en torno al género y la sexualidad de hoy en día.

"Pero debido a que nuestra sociedad ahora está más dañada por la crisis de la apertura con el género y la sexualidad, esos niños ahora tienen que ser diferentes de los niños de la Pesadilla original y alguien tiene que escribir un lote diferente de niños y Freddy tiene que ser un tipo diferente de maldad", dijo. "La maldad de Freddy necesita jugar con lo que les gusta en la cultura. Creo que sería muy divertido que Freddy jugara con un chico gay". "Tal vez un chico no lo sea podría jugar con ellos. Tentarlos. Obligarlo a salir del armario o a volver al armario". 

El original "Una Pesadilla en la Calle del Olmo" fue lanzado en 1984 y se convirtió en un clásico de culto. Dirigida por Wes Craven, fue protagonizada por Heather Langenkamp, John Saxon, Johnny Depp, entre otros.

Ha dado lugar a numerosas secuelas, así como a un desafortunado remake de 2010 protagonizado por Rooney Mara, Jackie Earle Haley y Kyle Gallner.

La película fue muy criticada pero obtuvo más de 100 millones de dólares en la taquilla mundial.

Noticias relacionadas