barra head

Un negacionista contagia a su familia de COVID

TONY GREEN, AFIRMABA QUE EL VIRUS "GAY" ERA MENTIRA. AL FINAL SU FAMILIA HA PAGADO POR ELLO

Tony Green es un republicano gay de Dallas que llegó a los titulares a principios de este año después de haber organizado una reunión en su casa que resultó en que toda su familia contrajo el coronavirus y dos miembros murieron.

Green, de 43 años de edad, compartió su trágica historia en un desgarrador ensayo publicado por el Dallas Voice en junio. Ahora, acaba de publicar otro ensayo en el Washington Post, en el que dice que se siente "vacío" la mayor parte del tiempo y se pregunta si vale la pena seguir viviendo.

"Sé lo que es ser humillado por este virus", escribe Green. "Solía llamarlo el 'estafador'. Pensaba que era un engaño mediático exagerado. Me burlaba de la gente por usar máscaras".

El 13 de junio, Green y su compañero dieron una gran fiesta para su familia, durante la cual nadie usó máscaras ni practicó el distanciamiento social. Al día siguiente, él y su compañero se despertaron enfermos. Muy pronto todos los que asistieron a la fiesta, así como varios otros miembros de la familia, tenían el coronavirus.

"No tengo ni idea de quién de nosotros trajo el virus a la casa, pero los seis nos fuimos con él. Se siguió propagando desde allí", escribe Green. "Seis infecciones se convirtieron en nueve. Nueve subieron a 14. Se propagó de un miembro de la familia a otro, y fue como si cada persona se contagiara de una cepa diferente".

Pero la pesadilla apenas comenzaba. Durante las siguientes semanas, los síntomas de Green empeoraron progresivamente. Eventualmente, se registró en el hospital. Su suegro también terminó en el hospital, así como la madre de su suegro.

"Su madre estaba en la habitación de al lado porque tenía problemas para respirar. Estaban tirados a ambos lados de la pared, luchando contra el mismo virus, y ninguno de ellos sabía que el otro estaba allí. Ella murió después de unas semanas".

No mucho después de eso, el suegro de Green también falleció.

"Le pusieron un respirador y estuvo tumbado con soporte vital durante seis o siete semanas. Nunca hubo ninguna despedida. Simplemente se fue. Es como si el mundo se lo hubiera tragado. Sólo podíamos tener 10 personas en el funeral, y yo no estaba en la lista".

Green dice que la culpa le ha comido vivo desde entonces y no está seguro de si lo superará.

"A veces me derrumbo, pero sobre todo estoy vacío", escribe. "¿Estoy contento de estar vivo? No lo sé. No sé cómo responder a eso. No hay alivio", continúa. "Este virus, no puedo escapar de él. Ha destrozado nuestra familia. Está por todo mi Facebook. Es la elección. Es Trump. Es en lo que sigo pensando. ¿Cuánta gente se habría enfermado si no hubiera sido anfitrión ese fin de semana? ¿Uno? ¿Tal vez dos?. La pena viene en oleadas, pero la culpa se queda ahí."

Hasta la fecha, casi 8 millones de estadounidenses han sido infectados con el coronavirus y más de 215.000 estadounidenses han muerto a causa de él.

Noticias relacionadas