barra head

Rusia deberá indemnizar a los activistas LGTB+ detenidos

EL TRIBUNAL EUROPEO DE DERECHOS HUMANOS HA CONDENADO LOS HECHOS OCURRIDOS EN 2013

policía detiene activista lgtbLa policía detiene a un activista LGBT+ que protestaba contra la ley rusa de "propaganda gay" en Moscú en 2013. (Alexander Nemenov/AFP/Getty)

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha dictaminado que Rusia ha violado ilegalmente el derecho de los activistas LGBT+ a protestar contra su discriminatorio proyecto de ley de "propaganda gay".

El 6 de junio de 2013, varios activistas se reunieron frente a la Duma Estatal de Rusia para protestar pacíficamente contra la lectura de un proyecto de ley que prohíbe "la promoción de las relaciones sexuales no tradicionales entre menores".

Fueron acosados por un grupo opositor de activistas cristianos ortodoxos conservadores que llevaban iconos religiosos, que les lanzaron huevos mientras cantaban: "Rusia no es Sodoma".

La policía antidisturbios rodeó a los manifestantes LGBT+, los empujó a los autobuses y los arrestó, condenó y multó por los llamados "delitos administrativos". El gobierno alegó más tarde que esto no se debió a la sexualidad de los manifestantes, sino a que no habían notificado a las autoridades de la reunión pública.

Sin embargo, los activistas argumentaron que los cristianos que apoyaban el proyecto de ley podían quedarse, sin que ninguno fuera detenido o sancionado por la policía. También destacaron el hecho de que en los registros policiales se citaban los lemas pro-LGBT+ que coreaban en la protesta, añadiendo que los tribunales rusos se habían referido a ello para justificar sus condenas.

En un fallo del martes (13 de octubre), el máximo tribunal de derechos humanos concluyó que las medidas adoptadas contra los manifestantes "no correspondían a una necesidad social apremiante y, por tanto, no eran necesarias en una sociedad democrática".

El comité rechazó las afirmaciones del gobierno ruso de que el comportamiento de la policía no estaba motivado por la sexualidad, dictaminando que los arrestos y traslados de los activistas y las consiguientes sanciones constituían una interferencia en su derecho a la libertad de reunión pacífica.

También determinó que se habían violado el derecho a la libertad y la seguridad y el derecho a un juicio justo en relación con todos los solicitantes. Sus detenciones fuera de la Duma del Estado se consideraron arbitrarias, y los procedimientos administrativos, en su conjunto, no les permitieron una audiencia justa.

El tribunal ordenó a Rusia pagar a cada uno de los solicitantes una indemnización de 5.000 euros. Desafortunadamente esta es sólo la cuarta vez en tres años que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha encontrado que Rusia ha violado los derechos de las personas LGBT+.

El país perdió un caso en 2018 por la prohibición de los eventos del Orgullo Gay, mientras que una decisión en 2017 determinó que la ley de "propaganda gay" del país viola las normas de derechos humanos. Y hace unos meses el tribunal emitió multas por violar la libertad de asociación al bloquear el registro de grupos LGBT+.

El tribunal de derechos humanos tiene poco poder para tomar medidas de aplicación sobre las continuas infracciones, pero las victorias siguen siendo celebradas por los grupos de derechos humanos por el precedente que sientan.

 

Noticias relacionadas