barra head

El aumento de los casos de "súper gonorrea" preocupa a los expertos en salud

EL ABUSO DE ANTIBIÓTICOS PUEDE ESTAR DETRÁS DE ELLO

A scientist examines a petri dish for bacteria(Foto: Shutterstock)

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha informado del aumento de las tasas de gonorrea y de cepas mutantes de "super gonorrea". Esta última es causada por bacterias resistentes a los tratamientos tradicionales con antibióticos. La organización cree que la actual pandemia de coronavirus puede haber empeorado el problema. En primer lugar, porque los servicios regulares de detección de ETS han sido interrumpidos.

En segundo lugar, los expertos dicen que el uso excesivo de antibióticos para tratar los síntomas de COVID-19 también puede haber aumentado la propagación de la "súper gonorrea".

Un portavoz de la OMS dijo: "El uso excesivo de antibióticos en la comunidad puede impulsar la aparición de resistencia antimicrobiana en la gonorrea". La azitromicina, un antibiótico común para tratar infecciones respiratorias, se usó para el tratamiento del Covid-19 en las primeras etapas de la epidemia".

"Durante la pandemia, los servicios de ETS también han sido interrumpidos. Esto significa que más casos de ITS no se diagnostican adecuadamente y que más personas se automedican como resultado.

"Tal situación puede alimentar el surgimiento de resistencia en la gonorrea incluyendo la superbacteria de la gonorrea (super gonorrea) o la gonorrea con alto nivel de resistencia a los antibióticos actuales recomendados para tratarla".

La gonorrea en los Estados Unidos alcanzó un mínimo histórico de transmisión en 2009. Sin embargo, ha seguido aumentando en la última década. Las estadísticas más recientes para 2018 mostraron un aumento del 83% desde 2009, con 583.405 casos reportados. Es la segunda infección de transmisión sexual más común en el país, con los hombres gay afectados de manera desproporcionada.

Al mismo tiempo, la resistencia de la gonorrea a la azitromicina ha aumentado del 0,6% de todos los casos en 2013 al 4,6% en 2018.

El mes pasado, el aumento de la resistencia a la azitromicina llevó al CDC a cambiar sus recomendaciones de tratamiento. En lugar de una inyección de ceftriaxona y una tableta de azitromicina, la mayoría de los infectados recibirán ahora ceftriaxona sola.

Sin embargo, algunas cepas de la bacteria están empezando a mostrar resistencia a eso también.

En diciembre se identificó en Nevada un caso resistente de gonorrea en el que la infección no respondía ni a la ceftriaxona ni a otro tratamiento, la cefixima. Afortunadamente, el paciente varón en cuestión pudo ser tratado con azitromicina. Lo que más preocupa a los expertos es si se desarrolla una versión de la infección que sea resistente a todos los tratamientos actuales.

Una esperanza potencial en el horizonte es la aprobación de nuevos medicamentos. Dos nuevos antibióticos, la zoliflodacina y la gepotidacina, están siendo sometidos a ensayos de fase 3 para determinar su eficacia. La compañía farmacéutica GlaxoSmithKline también iniciará pronto un ensayo en los EE.UU. de una posible vacuna contra la gonorrea.

La gonorrea puede estar presente en la garganta, el ano, la vagina o el pene. El uso de condones puede ayudar a reducir el riesgo de infección, pero también es importante someterse a un control de salud sexual con regularidad, especialmente porque algunas personas pueden tener la infección pero no muestran síntomas.

Una infección de gonorrea no tratada, incluso sin síntomas, puede conducir a complicaciones crónicas graves, incluyendo la enfermedad inflamatoria pélvica y la infertilidad.

Noticias relacionadas