barra head

Matthew Mitcham, medallista olĂ­mpico, habla sobre su intento de reprimir su sexualidad

"ME ENTRENABA PARA DEJAR DE SER GAY"

En una nueva entrevista, Matthew Mitcham, de 32 años, se sincera sobre el largo camino que le llevó a aceptarse a sí mismo como hombre gay, y el terrible peaje que supuso para su rendimiento y su cuerpo. Cuando empezó a darse cuenta de su atracción por los hombres en su adolescencia, Mitcham trató desesperadamente de negar sus sentimientos.

"Tenía tanto miedo que me ataba una goma elástica a la muñeca y cada vez que tenía un pensamiento gay la rompía, para intentar asociar el dolor y el sufrimiento con el pensamiento gay. Para tratar de entrenarme para dejar de ser gay", dijo el clavadista que ganó el oro en los Juegos Olímpicos de 2008 en Bejing. "Me sentía atascado al no poder ser auténticamente yo. No quería admitir que había engañado a la gente y mentido durante tanto tiempo, lo que me hizo sentirme alienado".

Para Mitcham eso significaba consumir grandes cantidades de drogas y alcohol para olvidar la verdad.

"Me tapaba literalmente la nariz y bebía, bebía y bebía porque el objetivo no era emborracharse, sino vomitar y desmayarse más rápido que la semana anterior", dijo. "Era un alivio, una evasión y una forma de desconectar mi cerebro durante unas horas, pero fue aumentando".

La depresión de Mitcham llegó a ser tan grave que dejó de bucear durante un tiempo. Su redención tuvo lugar 15 meses antes de los Juegos Olímpicos de 2008. Cuando se le presentó una segunda oportunidad de competir, Mitcham dejó de beber y protagonizó una reaparición atlética en la que acabó ganando el oro.

Entonces salió del armario como gay, lo que resultó estresante aunque liberador.

"Tenía miedo de la respuesta, pero al ir a las Olimpiadas no quería que el público australiano pensara en mí de una manera -como heterosexual- y tener que salir después, sintiendo que les había mentido", admite. "Pensé que podría significar que no tenía seguidores, pero la respuesta fue fantástica y gané esta enorme comunidad mundial de colores. Sinceramente, es la mejor decisión que he tomado nunca". Una publicación compartida por Matt(hew) Mitcham (@matthewmitcham88)

Al convertirse en campeón olímpico, añadió: "Ha habido otros medallistas de oro olímpicos desde entonces, y mi récord olímpico se batirá algún día, pero nadie podrá quitarme el hecho de haber sido el primer campeón olímpico masculino abiertamente gay. Fue la sensación más increíble y mi mayor orgullo".

En la misma entrevista, Mitcham detalló una breve recaída tras su victoria olímpica, cuando el "bajón" del éxito le hizo volver a la depresión. Se hizo adicto a la metanfetamina y contempló el suicidio antes de ingresar en rehabilitación.

Hoy en día Mitcham es mucho más feliz, y está limpio de drogas y alcohol. Se casó con su marido Luke Rutherford en febrero de 2020 y descubrió un nuevo orgullo al salir del armario, lo que ha abierto la puerta a que otros atletas gays compitan en los Juegos Olímpicos.

"Estoy muy contento con mi vida, sobre todo porque me casé el año pasado, así que tengo un marido y es muy guapo", dice Mitcham. "He sido duro conmigo mismo a lo largo de mi vida, pero ahora miro hacia atrás con ojos más amables, y estoy orgulloso no sólo de lo que he ganado, sino de haber sido capaz de hacerlo todo como un hombre abiertamente gay, debido a la opresión que todavía se siente en tantos países del mundo".

ÂżTe gusta? ÂĄPuntĂșalo!

16 votos

Noticias relacionadas