barra head

El centro LGBTQ+ de Ghana cierra tras las amenazas y los abusos

LOS GRUPOS RELIGIOSOS AMENAZAN A LAS MINORÍAS SEXUALES

Bandera LGTB

Se ha cerrado un centro comunitario para personas LGBTQ+ en Ghana, tras una ola de protestas contra los derechos de las minorías sexuales en el país.

En las últimas semanas, ministros del gobierno y grupos religiosos habían exigido el cierre del centro, que pretendía ser un espacio seguro para que las personas LGBTQ+ se reunieran y encontraran apoyo. Sin embargo, desde la apertura en enero del centro en la capital, Accra, muchas personas han recibido amenazas de muerte y abusos en línea.

El centro se cerró de forma preventiva, según su fundador, para proteger a su personal.

Aunque las relaciones entre personas del mismo sexo son ilegales en Ghana, la ley rara vez se aplica, según un informe de 2018 de Human Rights Watch.

Sin embargo, la apertura del centro ha amplificado la discriminación contra la comunidad, dicen los activistas. Fatima Derby, escritora feminista, dijo que los ghaneses LGBTQ+ estaban "bajo amenaza" tras el "alboroto" causado por la apertura del centro.

"Es realmente decepcionante el modo en que se ha tratado este espacio. También es realmente decepcionante el modo en que las personas LGBTQI+ han sido tratadas por los políticos, los líderes religiosos e incluso los ciudadanos de a pie. Durante mucho tiempo, los ghaneses LGBTQ han sido tratados como algo desechable, pero creo que ahora se está amplificando", dijo.

"Muchos políticos han aprovechado esta oportunidad para ganarse de nuevo el favor del electorado siendo homófobos, porque saben que la población es mayoritariamente homófoba".

La semana pasada, Sarah Adwoa Safo, recién elegida ministra de Género e Infancia, declaró ante una comisión parlamentaria: "La cuestión del colectivo LGBTQI es un tema que cuando se menciona crea cierta controversia, pero lo que quiero decir es que nuestras leyes son claras en cuanto a estas prácticas. Lo convierte en un delito. La criminalidad del colectivo LGBT no es negociable y nuestras prácticas culturales también la desaprueban".

En una reciente conferencia de prensa, el ministro de Información de Ghana, Kojo Oppong Nkrumah, afirmó que el gobierno estaba estudiando la posibilidad de introducir una legislación contra la defensa del colectivo LGBTQ+. "Deberíamos poder contemplar una legislación en interés de la moralidad pública, que no irá en contra de la Constitución, pero que ahora dirá que no se puede defender y promover las actividades LGBT en este país", afirmó.

No hay lugar donde ir": los jóvenes ugandeses LGBT+ "sacados del armario" durante el encierro Leer más

El centro comunitario fue creado por LGBT+ Rights Ghana. El embajador danés, el alto comisionado australiano y los delegados de la UE asistieron a un acto de recaudación de fondos con motivo de la inauguración, lo que causó indignación y dio lugar a repetidas afirmaciones de que la comunidad internacional estaba promoviendo los derechos LGBTQ+.

El sábado, la conferencia de obispos de la iglesia católica de Ghana hizo pública una declaración en la que exigía el cierre del centro y condenaba a "todos aquellos que apoyan la práctica de la homosexualidad en Ghana".

"La UE no debe imponer sus supuestos valores y creencias a los ghaneses, que también están en contra de la homosexualidad", dijo.

Instó al gobierno a "no acobardarse ni sucumbir a la presión para legalizar los derechos de los LGBTQI en Ghana".

Los comentarios de los obispos ocuparon las portadas de varios periódicos el lunes.

En respuesta a las críticas, la misión diplomática de la UE en Ghana publicó un mensaje de apoyo en Facebook diciendo: "La igualdad, la tolerancia y el respeto mutuo son valores fundamentales de la UE. La UE apoya a las organizaciones de la sociedad civil que promueven los derechos #LGBTIQ".

Derby dijo que las afirmaciones de que ser gay iba en contra de la cultura ghanesa, o era resultado de la influencia occidental, eran falsas y propagadas por la iglesia y los medios de comunicación.

El martes, LGBT+ Rights Ghana tuiteó que sus oficinas habían sido allanadas y cerradas por la policía. La organización ya había recibido amenazas de grupos de la oposición de que el centro comunitario sería destruido.

El lunes, instó a las personas de la comunidad a no entrar en pánico, sino a mantenerse a salvo. "Este no es el mejor momento para invitar a extraños o visitar a extraños", dijo la organización, que se fundó en 2018 para proporcionar apoyo a los ghaneses LGBTQ+. La gente debe "evitar quedarse sola en zonas de riesgo", añadió.

En una declaración anterior, el grupo dijo: "La actividad de recaudación de fondos [en el centro] ha provocado, por desgracia, una información negativa plagada de falsas narraciones en los medios de comunicación ghaneses. Tenemos derecho, como ghaneses, a vivir en paz, a unirnos a grupos, a ser protegidos de cualquier daño y a que se respete nuestra privacidad."

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

19 votos

Noticias relacionadas