barra head

Como es ser gay con una operaci贸n de colon

CHRIS MOORE CUENTA SU TESTIMONIO COMO GAY OPERADO DE UNA ENFERMEDAD EN EL COLON MUY JOVEN

Soy un hombre gay versátil pero no puedo tocar fondo. Si alguna vez lo hago, podría morir

Chris Moore, autor de Gut Feelings y redactor y comercializador autónomo, escribe sobre cómo es un hombre versátil que no puede tocar fondo; si alguna vez lo hace, podría morir.

Tenía unos 11 años cuando empecé a desarrollar sentimientos por los chicos. Recuerdo que iba a partidos de fútbol que odiaba y trataba de no mirar cuando los jugadores se quitaban la camiseta.

Había una fascinación y un deseo que no podía racionalizar. Unos meses más tarde, estaba sentada en una oficina y me decían que tenía una enfermedad crónica.

Tardé mucho tiempo en saber lo que era y años en averiguar lo que significaba para mí como hombre gay.

Vivo con poliposis adenomatosa familiar (o PAF). En el colon y en el revestimiento del recto crecen pequeños bultos con aspecto de verruga.

Cuando me hicieron la colonoscopia, me dijeron que tendrían que extirparme el colon y, a los 13 años, me lo quitaron.

A los 17 años me extirparon el revestimiento del recto y me pregunté qué significaba esto para mí. No estaba "fuera". Pasé muchos de los años entre cirugías tratando de entender lo que significaba ser gay y aceptarlo.

Recuerdo que le conté a mi madre que había salido del armario y que me llevaron a ver a la enfermera que se ocupaba del estoma, quien me dijo que si era gay, nunca podría tocar el fondo en lo que respecta al sexo anal. Si lo hacía, sufriría una hemorragia y posiblemente moriría, ya que se desprenderían los puntos que unen el intestino delgado a lo que queda del recto.

Me sentí abrumado en esa oficina, sentado en una silla de respaldo duro. No podía comprender realmente lo que eso significaba. Nunca me había acostado con un chico, ni siquiera había besado a uno.

Me quitaron la posibilidad de elegir, así que nunca sabré realmente cuáles serían mis preferencias sexuales, pero hay una parte de mí que cree que sería versátil.

Me hubiera gustado experimentar con todos los aspectos del sexo y la sexualidad, pero mi enfermedad presenta complicaciones. Cuando he chateado con chicos en aplicaciones en el pasado, me han preguntado sobre mi posición y siempre he sido sincera al respecto, pero hablar de por qué solo puedo estar encima ha sido un tema que me ha resultado incómodo.

Algunos chicos lo ven como un reto, como una oportunidad para hacerme tocar fondo, lo que me parece aterrador.

Las cirugías no estuvieron exentas de cicatrices y, después de mi segunda operación, tuve una cicatriz que se extendía desde el ombligo hasta debajo de la cintura. La herida se infectó y, cuando se curó, se formó una fascia (cuando el tejido de la cicatriz se cura sobre la piel).

No era fácil mirarse en el espejo, y mucho menos acostarse al lado de otro chico. Incluso durmiendo al lado de mi novio de un año, no me gustaba que me tocara y si se acercaba a la cicatriz, apartaba su mano.

Soy un hombre gay versátil pero no puedo tocar fondo. Si alguna vez lo hago, podría morir

Cuando me miraba en el espejo, veía un agujero negro y me avergonzaba y estaba al borde de la depresión por mi cuerpo.

Recuerdo que fui al médico y le expliqué lo que pasaba. Me remitió a un cirujano plástico que cortó la fascia.

Aunque todavía tengo la cicatriz, es más lo que esperaba. Poco a poco empecé a aceptar mi propio cuerpo y a aceptar mis limitaciones y restricciones dietéticas. Aprendí pronto que había ciertas cosas que no podía comer ni beber.

La sidra era algo que me gustaba beber, pero en las noches de fiesta no podía tomarla. Recuerdo que salía con un enfermero y estaba en una noche de fiesta con amigos, enviándole mensajes de texto como una adolescente enamorada.

Había estado bebiendo sidra y él era lo único en lo que podía pensar toda la noche. Cuando el club cerró, me pidió que fuera a su casa. Cogí un taxi hasta su casa. Nos besamos y nos abrazamos.

Nos dormimos juntos, pero me desperté temprano por la mañana, aturdido. Los calzoncillos me pesaban mucho y, cuando retiré las sábanas, no podía creerlo. Había tenido una fuga y estaba por todas partes.

No había forma de limpiarlo, ni de mejorarlo. Tardé en despertarlo y, cuando lo hice, me sentí como un síntoma. Me sentí como una enfermedad que estaba siendo sopesada en los ojos de alguien.

Me limpié lo mejor que pude. No le hablé, no pude hablarle. Volví a casa, rezando para que el taxista no comentara el olor.

Aprendí muy joven que tenía que escuchar a mi cuerpo, hablar de mis sentimientos.

Hay momentos en los que me siento despojado de experiencias sexuales, pero me recuerdo a mí mismo que estoy vivo y que, a pesar de todas las limitaciones, soy digno.

El libro Gut Feelings de Chris Moore ya está a la venta.

驴Y t煤 que opinas?

Nombre:

驴Te gusta? 隆Punt煤alo!

2 votos

Noticias relacionadas