barra head

Entrenamiento para emporderar a personas LGTB+

ANDY FARENDEN ES COACH CON UNA ORGANIZACIÑON QUE AYUDA A PERSONAS LGTB+

Conoce a la entrenadora que enseña a las personas LGBT+ a

El "entrometido profesional" Andy Farenden tiene la misión de empoderar a las personas LGBT+.

Andy Farenden, cofundador de 3° of Innovation, es un coach, diseñador y educador especializado en coaching para la comunidad LGBT+.

Su organización ofrece talleres, programas y coaching personal tanto a particulares como a empresas, para ayudar a desarrollar la confianza y las habilidades en el lugar de trabajo y la vida pública.

Farenden explicó  cómo utiliza su propia experiencia vivida como hombre gay, y ayuda a la comunidad LGBT+ a "encontrar sus voces auténticas".

¿Podría presentarse brevemente?

Soy Andy Farenden. Soy un coach centrado en el ser humano, diseñador y emprendedor social; probablemente sea más fácil llamarme "entrometido profesional".

Soy el cofundador de 3° of Innovation y mi enfoque dentro de la organización se centra específicamente en apoyar a las personas LGBT+ para que encuentren sus voces auténticas y sean escuchadas, especialmente en entornos públicos y laborales.

Tengo mucha suerte de contar con dos socios excepcionales en esto también. Katy Baggott es una increíble entrenadora de desarrollo ejecutivo que ha trabajado en el pasado para algunas grandes organizaciones corporativas internacionales como Mars y Coke-a-Cola.

Rich Askam es un conferenciante internacional con experiencia en marketing personalizado: es el responsable de llevar al Reino Unido la campaña Share-a-Coke, en la que podías conseguir botellas de Coca-Cola con tu nombre impreso.

¿Qué le inspiró a crear 3° of Innovation?

Como he dicho, soy un entrometido profesional y tengo mucha suerte de ser el concesionario de TEDxBrayfordPool aquí en Lincoln.

Katy y Rich han apoyado el programa desde que empezamos en 2017 y 3° de Innovación surgió de forma natural.

Nos sentamos a tomar un café (¡cuando se podía conocer a la gente en público!) y conversamos sobre el hecho de que nos encanta trabajar juntos, pero sólo podemos hacerlo un par de veces al año, así que ¿cómo podemos hacerlo con más regularidad?

Así que empezamos a dar nuestros primeros pasos tentativos para crear algo un poco más sólido y lanzamos 3° de Innovación en enero de 2020 con el objetivo de ayudar a la gente a superar sus miedos a hablar en público.

Entonces ocurrió la COVID-19. De repente nos encontramos en aguas totalmente desconocidas junto con todos los demás tratando de averiguar quién estaba saludando y quién se estaba ahogando.

Nos dimos cuenta de que podíamos ayudar a la gente no sólo a superar su miedo a hablar en público, sino a encontrar su auténtica voz comprendiendo mejor quiénes son como personas y qué quieren realmente de la vida.

Usted trabaja con muchos jóvenes LGBT+ que, como hemos visto recientemente, son un grupo especialmente vulnerable en lo que respecta a su salud mental durante la pandemia. ¿Cómo ha visto esta vulnerabilidad en sus sesiones de entrenamiento? ¿Con qué tipo de problemas ayuda a los jóvenes?

Como hombre gay que se acerca rápidamente a los 40 años, estoy descubriendo que la pandemia está afectando enormemente a mi propia salud mental. Sólo puedo imaginar lo difícil que debe ser si tienes 14 años, acabas de salir del armario y estás en un lugar que no te parece seguro.

Creo que vale la pena mencionar en este punto que, aunque el coaching es terapéutico, no es una terapia. También es absolutamente confidencial, por lo que no puedo hablar mucho de lo que ocurre en las sesiones de coaching.

En general, las sesiones de coaching están diseñadas para ayudar a las personas a encontrar su propia respuesta para lograr un cambio positivo en sus vidas.

Cuando es apropiado, me baso en mi propia experiencia vivida como hombre gay como parte de mi práctica de coaching para ayudar a establecer objetivos saludables, construir la confianza, la identidad central, las habilidades de comunicación, el auto-liderazgo y la formación de relaciones positivas.

En un mundo de gratificación instantánea impulsada por las redes sociales, el coaching ofrece la oportunidad de ralentizar las cosas y reflexionar sobre lo que es realmente importante, cómo combatir las creencias limitantes de uno mismo y crear estrategias de afrontamiento positivas para cosas como el síndrome del impostor, por ejemplo.

Conoce a la entrenadora que enseña a las personas LGBT+ a

¿Considera que su trabajo está relacionado con la vergüenza y el estigma que conlleva ser miembro de la comunidad LGBT+?

Sí, absolutamente. Especialmente cuando se trabaja con gente de mi edad.

Para mí, al salir del armario en los años 90, había una sensación palpable de que ser algo distinto a ser heterosexual era inaceptable.

Esto se debió en parte a la Sección 28, a la falta de una edad de consentimiento igualitaria, a las garras de la histeria del VIH y a todo un caldero de otros factores que también se dieron en ese período.

Sin embargo, no estoy seguro de que haya mejorado en los últimos 20 años; como reveló un estudio realizado en 2019 por YouGov entre más de 1000 profesores, el 13% de los niños son acosados por su orientación sexual o por la percepción de su orientación sexual, lo que es más alto que cualquier otro factor de acoso registrado en el estudio.

¿Qué papel juega la empatía en su trabajo? ¿Alguna vez recurre a sus propias experiencias para ayudar a los demás?

Ser capaz de empatizar es una parte muy importante del proceso de coaching, pero como coaches intentamos no llevar nuestra propia experiencia y bagaje a las sesiones de las personas, porque es su momento para reflexionar y trabajar sobre lo que les importa.

Sin embargo, a veces no se puede evitar que ese bagaje y esa experiencia se muestren.

Mi propia experiencia de salir del armario, de vivir con autenticidad y de ser activista en mis años de juventud se trasluce y he llorado a mares con los clientes al escuchar sus propias experiencias en las mismas áreas.

¿Cuáles son las barreras más amplias para el éxito de los jóvenes LGBT+, dentro o fuera del trabajo?

Para mí, la mayor barrera sigue siendo la percepción general de la sociedad sobre la comunidad LGBT+, y especialmente ahora para las personas trans.

Aunque la legislación ofrece protección en el lugar de trabajo y en el suministro de bienes y servicios, sigue habiendo prejuicios cotidianos: son esas frases que empiezan "no me molestan los homosexuales pero..." y "no puedo distinguir si son un chico o una chica" que se escuchan en el autobús o en la cola del café, y que vuelven a esa percepción interiorizada de vergüenza y estigma.

Además, nunca dejas de salir del armario: no es algo puntual y siempre estás negociando esa batalla interna cada vez que conoces a una nueva persona.

¿Cómo se pueden afrontar estos retos?

Todo se reduce a la educación y a la enseñanza desde una edad temprana de que las personas son diferentes y eso está bien.

Pero eso es sólo una parte, porque si bien eso va a ayudar a la próxima generación, no ayuda realmente a la generación actual, que es donde el coaching puede ayudar.

Trabajar con un coach para explorar y consolidar la identidad personal, abordar las creencias limitantes y superar cosas como el síndrome del impostor puede ayudar a desarrollar la confianza para desafiar esos prejuicios cotidianos, ya sea en el trabajo o en el ámbito personal.

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

3 votos

Noticias relacionadas