barra head

Las minorĂ­as sexuales suelen ser invisibles en Corea del sur

CONOZCA AL ÚNICO CANDIDATO A LA ALCALDÍA DE SEÚL POR EL COLECTIVO LGBT

Una mañana de finales de marzo, Oh Tae-yang se despertó con la noticia de que las pancartas de su campaña, con banderas del arco iris y el compromiso de trabajar por el matrimonio entre personas del mismo sexo, habían sido destrozadas, arrancadas y esparcidas por el suelo.

Una vez superada la sorpresa inicial, se fijó en un detalle particular de la destrucción. "Las pancartas habían sido rasgadas horizontalmente justo por debajo de mi cuello, como si la persona que lo hizo estuviera pensando en cortarme la cabeza", dijo Oh.

Oh es un candidato marginal en las elecciones parciales a la alcaldía de Seúl del miércoles, y el único cuya plataforma se basa en la defensa de la comunidad LGBTQ y otros grupos vulnerables. "Las minorías sexuales suelen ser personas invisibles en nuestra sociedad. La persona que arrancó las pancartas debió sentir que tenía derecho a vivir sin que se le recordara la existencia de esas personas", dijo Oh, de 45 años, a The Guardian en su oficina de Seúl.

Oh Tae-yang se vio impulsado a presentarse al cargo tras la muerte de tres miembros destacados de la comunidad LGBTQ de Seúl, en particular la de Byun Hee-soo, una mujer trans que fue dada de baja a la fuerza del ejército tras someterse a una operación de confirmación de género.

Su muerte se produjo pocas semanas después de las de Kim Ki-hong, político y activista no binario, y Lee Eun-yong, dramaturgo LGBTQ.

"Asistí a los actos conmemorativos tras estas muertes y hablé con la gente que estaba allí, y no dejaba de preguntarme por qué estas personas sentían que no tenían más remedio que quitarse la vida. Quiero tratar de entender esta situación y promulgar medidas para evitar muertes como éstas", dijo Oh.

A pesar de su poderío económico, de su destreza tecnológica y de la creciente popularidad mundial de su música pop y su cocina, Corea del Sur sigue siendo una sociedad conservadora y patriarcal.

Oh Tae-yang, an LGBTQ candidate who is standing in Seoul’s mayoral byelection on Wednesday. Oh Tae-yang, un candidato LGBTQ que se presenta a las elecciones parciales a la alcaldía de Seúl el miércoles. Fotografía: Steven Borowiec/The Guardian

La elección parcial es, en efecto, una carrera de dos vías entre el candidato del partido demócrata en el poder, Park Young-sun, y Oh Se-hoon, del principal partido de la oposición, People Power. El último sondeo antes de la votación muestra que Oh Se-hoon -que no es pariente de su compañero de candidatura Oh Tae-yang- está al frente con un amplio margen, ya que el 55% de los votantes dicen que piensan votar por él, frente al 32% de Park.

La votación se considera principalmente un referéndum sobre el mandato del partido demócrata y del presidente de tendencia izquierdista, Moon Jae-in. La popularidad de Moon ha caído en picado en los últimos meses debido a los escándalos de corrupción del gobierno. Los votantes también están decepcionados por la incapacidad de la administración para frenar el aumento de los precios de la vivienda y estimular la reactivación económica.

El miércoles se celebran dos elecciones parciales: en Seúl y en Busan, la segunda ciudad más grande de Corea del Sur. Ambas contiendas tienen su origen en las acusaciones de conducta sexual inapropiada formuladas contra los anteriores alcaldes de ambas ciudades. El anterior alcalde de Seúl, Park Won-soon, se quitó la vida después de que una antigua secretaria le acusara de haberla acosado sexualmente durante años. En Busan, el anterior alcalde dimitió después de que una ayudante le acusara de tocamientos no deseados. Ambos eran miembros del partido gobernante.

También en Busan, el partido de la oposición People Power parece dispuesto a ganar, ya que el candidato Park Hyung-joon mantiene una amplia ventaja sobre su rival del partido gobernante, Kim Young-choon. En el último sondeo, Park obtuvo una ventaja del 57% al 31%.

Puede influir y educar

Oh sabe que no va a ser el próximo alcalde de la mayor ciudad de Corea del Sur, pero cree que su presencia en la papeleta y su defensa abierta de las cuestiones LGBTQ pueden crear un impulso para mejorar los derechos de las minorías.

"Su candidatura es absolutamente importante", dice Heezy Yang, un artista drag de 30 años que vive en Seúl. "Aunque no gane las elecciones, que se le vea haciendo declaraciones de apoyo a las personas LGBTQ+ importa mucho, porque puede influir y educar".

Yang afirma que las condiciones a las que se enfrentan los surcoreanos LGBTQ están "mejorando paulatinamente", pero que aún les queda un largo camino por recorrer. "Cuando era un niño, las cuestiones LGBTQ+ ni siquiera se mencionaban en la política de este país. Ahora, como hay políticos y personas influyentes que nos apoyan, el concepto de ser 'pro-LGBTQ+' es algo que importa", afirma Yang.

Los activistas LGBTQ de Corea del Sur llevan mucho tiempo reclamando una legislación que obligue a sancionar la discriminación por motivos de orientación sexual y otras identidades. Por ejemplo, otros candidatos a la alcaldía de Seúl han dudado en garantizar el derecho de los grupos LGBTQ a celebrar un festival del Orgullo en Seúl, alegando que el público puede sentirse incómodo con las muestras públicas de su identidad. Los defensores han señalado que la libertad de reunión está incluida en la Constitución de Corea del Sur.

Si Oh fuera elegido alcalde, dice que promulgaría ordenanzas municipales que prohibieran esa discriminación y permitieran los matrimonios entre personas del mismo sexo.

También creará varias oficinas en el gobierno de la ciudad de Seúl para mejorar las condiciones de las personas con discapacidad, los hogares multiculturales y los jóvenes, al tiempo que se propone que la mitad de los puestos de trabajo del gobierno de la ciudad sean ocupados por mujeres.

Oh Se-hoon, el más probable vencedor de las elecciones del miércoles, tomará posesión de su segundo cargo de alcalde de Seúl, que ya ocupó entre 2006 y 2011. Al igual que muchos surcoreanos, Oh Tae-yang se siente frustrado por la forma en que la política del país puede parecer un juego de sillas musicales entre los mismos políticos de siempre con las mismas ideas.

"Durante mucho tiempo en nuestro país, la gente sólo pensaba que si ganaba suficiente dinero, todo estaría bien y no tenía que preocuparse por nada más. Ahora hay menos gente que piensa así, más jóvenes reconocen que necesitamos otro tipo de soluciones", dijo Oh.

"Y eso empieza por la diversidad, por que diferentes tipos de personas tengan voz. Esa es la verdadera democracia".

ÂżTe gusta? ÂĄPuntĂșalo!

21 votos

Noticias relacionadas