barra head

Un hombre gay habla sobre la terrible terapia de conversi贸n

"FUE UN LAVADO DE CEREBRO MANIPULADOR"

Un hombre gay comparte su desgarradora experiencia de terapia de conversión religiosa:

Un hombre gay quedó "traumatizado" y experimentó implacables pensamientos suicidas tras soportar 18 meses de terapia de conversión religiosa.

Gary, de Lurgan (Irlanda del Norte), declaró al programa Today with Claire Byrne de RTÉ Radio 1 que acudió a la terapia de conversión en 2010 debido a sus intensos sentimientos de vergüenza por su sexualidad.

Rápidamente encontró en Google una serie de organizaciones de carácter religioso que decían poder ayudarle a superar sus deseos sexuales con el mismo sexo.

Mirando hacia atrás, ahora siente que los líderes religiosos trataron de "lavarle el cerebro" para que pensara que había algo malo en él y que debía ser arreglado.

"Estaba allí en Google, '¿Puedo ser gay y cristiano?' '¿Hay alguna forma de cambiar mi sexualidad?' Y esas búsquedas en Google las hice una y otra vez, durante toda mi veintena", dijo Gary al programa el martes (11 de mayo).

En ese momento, Gary estaba "bastante deprimido" y "seguía luchando mucho" con su identidad sexual. Empezó a sentirse "muy aislado y solo" cuando se acercó a una de las organizaciones religiosas que encontró en Internet.

"Dijeron que había buenas esperanzas de que pudiera volver a vivir una vida heterosexual, y dijeron que sí, que podía vivir bastante feliz sin atracción por el mismo sexo, como ellos lo llamaban, u homosexualidad", explicó Gary.

A lo largo de 18 meses, acudió a terapia de grupo y a sesiones individuales con líderes religiosos. También trabajó con "materiales" que examinaban "ejemplos bíblicos de sexualidad".

En esas sesiones, a Gary y a otras personas queer se les dijo que lo que sentían estaba "mal".

Los responsables del programa le "lavaron el cerebro" e intentaron hacerle creer que era posible cambiar su orientación sexual.

La terapia de conversión "manipuladora" dejó a Gary "deprimido" y "completamente atascado

La terapia de grupo era "muy manipuladora en cuanto a la reflexión", dijo Gary, explicando que la idea era que "otras personas con las mismas luchas" afirmaran el mismo mensaje antigay.

A Gary le hicieron creer que "cambiaría" si se comprometía plenamente con el programa: "Si no, no tienes éxito", dijo.

Mirando hacia atrás, Gary dijo que se sintió "cruzado, perdido y muy molesto" tras la experiencia: "Me sentí completamente atrapado por ello. Fue un momento muy angustioso".

Al preguntarle si fue traumático, Gary respondió: "Mucho. Creo que, como muchos traumas, hago lo posible por no revivirlo, pero sí por hablar de ello".

Continuó: "Las cosas que nos hicieron compartir, las historias que eran personales para nosotros, las historias sobre tu sexualidad, que te digan que eso está mal, que te afirmen que está mal es realmente tan, tan dañino".

Gary dijo que estaba traumatizado "cada vez" que iba a una sesión de terapia de conversión. Al final del proceso, estaba "completamente perdido" y ya no sabía quién era porque su identidad había sido "destrozada".

Ni que decir tiene que los esfuerzos por cambiar su sexualidad fracasaron. Gary se volvió "muy deprimido" y tuvo pensamientos suicidas "casi a diario" al final del proceso.

Empezó a beber alcohol "todas las noches para poder dormir" y "para librarse de los pensamientos" en los que no quería pensar.

Gary añadió: "Esto sigue ocurriendo hoy. Va a haber alguien con quien se ore hoy. Esa oración cuyas palabras dirán que tu homosexualidad está mal, que se referirán a ella como un demonio, tratarán de expulsarla".

Tras su traumática experiencia, Gary buscó asesoramiento legítimo para superar su depresión. Ahora ejerce como médico de cabecera y se casó con su pareja -que también se llama Gary- en 2016.

Gary contó su experiencia mientras el Reino Unido se prepara para prohibir la terapia de conversión.

El gobierno británico se comprometió de nuevo a prohibir esta práctica el martes (11 de mayo), anunciando que se llevará a cabo una consulta pública antes de presentar la legislación.

Mientras tanto, la terapia de conversión es una cuestión que se ha transferido a Irlanda del Norte. En abril, la Asamblea votó mayoritariamente a favor de una moción que pedía la prohibición de esta práctica pseudocientífica.

La ministra de Comunidades, Deidre Hargey, ha confirmado que su departamento está trabajando en una legislación para prohibir esta práctica en Irlanda del Norte.

Categor铆as:

驴Y t煤 que opinas?

Nombre:

Noticias relacionadas