barra head

La sección 28 sigue dañando a la comunidad LGTB+ en UK

A PESAR DE SU DEROGACIÓN, LA LEY DE THATCHER SIGUE EJERCIENDO INFLUENCIA EN LAS PERSONAS

Han pasado 33 años desde que la Sección 28 entró en vigor, y la comunidad LGBT+ sigue siendo atacada

Hace 33 años que entró en vigor el artículo 28, que prohíbe la "promoción de la homosexualidad" en las escuelas y por parte de las autoridades locales.

El 24 de mayo de 1988, la ley discriminatoria entró en vigor, envalentonando el sentimiento anti-LGBT+ mientras la epidemia de sida seguía asolando a la comunidad queer.

El artículo 28 estuvo en vigor hasta el año 2000 en Escocia -y hasta 2003 en Inglaterra y Gales-, lo que significó que innumerables jóvenes homosexuales quedaron en la oscuridad, sin poder acceder a información vital para comprender mejor sus identidades.

La cláusula -una enmienda a la Ley de Administración Local de 1988- fue una respuesta directa a la crisis del sida, que se agravaba cada vez más, y a las peticiones de igualdad de los activistas gays y lesbianas. En lugar de responder con empatía, el gobierno optó por marginar aún más a las personas queer, un enfoque que fue captado por la entonces primera ministra Margaret Thatcher en su ahora infame discurso de la conferencia del Partido Conservador de 1987, que fue recibido con un aplauso entusiasta.

"A los niños que necesitan que se les enseñe a respetar los valores morales tradicionales se les está enseñando que tienen un derecho inalienable a ser homosexuales", dijo Thatcher.

"A todos esos niños se les está engañando para que tengan un buen comienzo en la vida. Sí, engañados".

La sección 28 permitió que la homofobia se extendiera por las escuelas británicas

Cuando el 24 de mayo de 1988 se promulgó el artículo 28, marcó el inicio de una nueva y oscura era para los niños LGBT+, los de familias queer y la comunidad LGBT+ de Gran Bretaña en general.

Se prohibía a los profesores informar a los niños sobre las personas LGBT+ y las relaciones entre personas del mismo sexo, lo que significaba que la homofobia contra los alumnos y el personal crecía por ignorancia.

Se prohibió a los ayuntamientos financiar libros, obras de teatro, folletos, películas u otros materiales que mostraran relaciones entre personas del mismo sexo, y se cerraron grupos de apoyo a jóvenes LGBT+ en todo el país.

El artículo 28 se convirtió en ley en un contexto de alarmismo y desinformación sobre las personas queer, en gran parte difundida por las principales figuras políticas de la época.

En el período previo a las elecciones generales de 1988, el Partido Conservador azuzó el miedo y el odio, publicando carteles en los que se afirmaba que el Partido Laborista quería que se leyeran en las escuelas libros aptos para LGBT+, como Young, Gay and Proud y The Milkman's on His Way.

La ley en sí se introdujo poco después de las elecciones, y se basó en una enmienda previa del conde de Halsbury que se había estancado meses antes.

Su paso por el Parlamento fue recibido con algunas de las mayores y más memorables muestras de protesta queer de la historia.

El 20 de febrero de 1988, unas 20.000 personas homosexuales marcharon por el centro de Manchester contra lo que consideraban una amenaza existencial: una de las manifestaciones LGBT+ más concurridas jamás celebradas en el Reino Unido.

Días más tarde, mientras se aprobaba el proyecto de ley en la Cámara de los Lores, un grupo de cuatro lesbianas entró en la cámara haciendo rappel. El acto fue emitido en las noticias nacionales y sigue siendo uno de los actos de protesta más notorios de la historia británica.

Las lesbianas volvieron a frustrar a la clase dirigente la noche antes de que la Sección 28 se convirtiera en ley, irrumpiendo en la emisión en directo de la BBC del programa Six O'Clock News con camisetas de "Stop the Clause".

Una mujer se encadenó a una cámara, la otra a la redacción.

A pesar de los esfuerzos de los activistas LGBT+, la Sección 28 se convirtió en ley, sumiendo a toda una generación de personas LGBT+ en la oscuridad. Un año después de su promulgación, se fundó oficialmente la organización benéfica LGBT+ Stonewall para luchar contra la vilipendiada legislación.

David Cameron -que votó en contra de la derogación de la Sección 28 en 2003- se disculpó por la odiosa ley en 2009, poco antes de convertirse en primer ministro.

Condenó la ley por considerarla "ofensiva para los homosexuales", y admitió que su propia trayectoria en materia de derechos de los homosexuales no era "perfecta".

Tras la derogación del artículo 28, el Reino Unido entró en una especie de edad de oro para los derechos de las personas LGBT+. En 2004 se aprobó la Ley de Reconocimiento de Género, que otorgaba a las personas trans el derecho al reconocimiento legal de su género por primera vez, mientras que en 2005 se permitió a las parejas contraer matrimonio civil por primera vez.

Finalmente, el matrimonio entre personas del mismo sexo se hizo realidad en Inglaterra, Escocia y Gales en 2014, mientras que Irlanda del Norte se unió a sus homólogos británicos en 2020.

Hasta 2015, el Reino Unido era considerado un líder mundial en materia de derechos LGBT+. Cada año, ILGA-Europa publica un mapa del arco iris que muestra los avances y retrocesos de los derechos LGBT+ en todo el continente.

Derechos LGBT+ en 2021

El Reino Unido fue nombrado el mejor país en materia de derechos LGBT+ todos los años hasta 2015, pero desde entonces ha estado en caída libre mientras el país lidia con debates cansinos y perjudiciales sobre si se debe permitir a las personas trans identificarse a sí mismas o usar los baños que corresponden con su identidad de género.

En el último Mapa Arco Iris -publicado el 17 de mayo- el Reino Unido ocupó el décimo lugar con una puntuación de sólo el 64%, lo que demuestra en términos muy reales que la comunidad LGBT+ ya no es una prioridad legislativa.

Mientras tanto, el gobierno del Reino Unido sigue dando largas a la prometida prohibición de la terapia de conversión, a pesar de que las personas LGBT+ son traumatizadas por esta práctica todos los días. Tres años después de haber prometido la prohibición, los conservadores acaban de lanzar una consulta pública que muchos temen que pueda utilizarse para justificar exenciones religiosas.

Mientras tanto, el secretario de Educación, Gavin Williamson, está impulsando una legislación que exigiría a las universidades defender la "libertad de expresión".

Los controvertidos planes del gobierno han sido muy criticados por los grupos LGBT+. En febrero, openDemocracy informó de que un libro blanco del gobierno en el que se exponían sus planes de libertad de expresión citaba una investigación de la rama internacional de la Alliance Defending Freedom (ADF), que ha sido designada como grupo de odio anti-LGBT+ por el Southern Poverty Law Center (SPLC).

En los 33 años transcurridos desde la entrada en vigor del artículo 28, los derechos del colectivo LGBT+ han avanzado considerablemente, pero aún queda mucho por hacer para que las personas queer puedan ser consideradas iguales ante la ley.

¿Y tú que opinas?

Nombre:

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

4 votos

Noticias relacionadas