barra head

Una soldado lesbiana se suicida tras ser agredida sexualmente

TRAS SALIR DEL ARMARIO, UN MILITAR AL QUE CONSIDERABA AMIGO LA AGREDIÓ

Una soldado lesbiana se suicida tras una supuesta agresión sexual por parte de un compañero. Había salido del armario pocos días antes

Una soldado lesbiana se ha quitado trágicamente la vida tras una supuesta agresión sexual por parte de un compañero militar días después de salir del armario en Facebook.

La soldado de primera clase Kaylie Harris tenía sólo 21 años cuando murió por suicidio el 2 de mayo en una base militar de Anchorage, Alaska. Llevaba menos de un año como soldado.

En los días siguientes a su muerte, la madre de Kaylie, Carey Harris, se enteró de que su hija había presentado una denuncia por agresión sexual contra un compañero de servicio, 10 días después de que saliera del armario como lesbiana en Facebook.

"Les pregunté: '¿Sabía este hombre que era lesbiana?'", dijo Carey Harris a USA Today. "Y me dijeron: 'Oh, absolutamente... todo el mundo lo sabía'".

Kaylie salió del armario como lesbiana durante su último año de instituto, pero reveló su sexualidad en las redes sociales por primera vez el 21 de enero.

"¿Cómo es que nadie se ha dado cuenta de que soy gay? Estoy viendo las fotos de mi infancia y grito baby gay. ¿Cómo chicos?", publicó con emojis de risa.

La semana siguiente, el 30 de enero, Kaylie fue presuntamente atacada por un aviador de las Fuerzas Aéreas al que consideraba amigo, según el abogado de la familia, Ben Beliles.

Mientras los militares investigaban la agresión, la salud mental de Kaylie se deterioró rápidamente y comenzó a distanciarse de sus seres queridos.

Expresó sus pensamientos de suicidio y autolesión a sus superiores, que le dieron asesoramiento, la pusieron bajo una orden de no-armar y emitieron una orden de protección para mantener a su presunto agresor alejado de ella. Pero no fue suficiente.

Un impactante "error" militar hizo que Kaylie fuera retirada de la lista de "no armas" y le permitió entrar en contacto con su presunto agresor una vez más en una sesión de entrenamiento, informa USA Today. Ambas permanecieron en la base a pesar de la orden diseñada para mantenerlas separadas.

"Queremos llegar al fondo de cómo los militares permitieron que eso sucediera", dijo Beliles.

El encuentro dejó a Kaylie tambaleándose, y a los pocos días compró una pistola y escribió una nota de suicidio.

En ella nombraba directamente a su presunto agresor, diciendo que "me mostró lo oscura que es la gente, cómo la gente puede hacer daño a otros por placer".

"Hay tantos puntos de fracaso", dijo Jennifer Dane, de la Asociación Militar Moderna, un grupo de defensa de las tropas y veteranos LGBT+. "Este es otro ejemplo de fracaso de liderazgo. Es horrible".

Kaylie ya había comentado su preocupación por las agresiones sexuales en el ejército y el trato que éste da a las tropas LGBT+, según su familia.

Según Don Christensen, de Protect Our Defenders, un grupo de defensa de las víctimas de agresiones sexuales en el ejército, el caso de Kaylie forma parte de una cultura más amplia.

"El ejército habla mucho de la prevención del suicidio y del apoyo a los supervivientes y a las tropas LGBT, pero sus acciones rara vez equivalen a las palabras que utilizan", dijo Don Christensen, presidente de Protect Our Defenders, un grupo de defensa de las víctimas de agresiones sexuales en el ejército.

"Sigue existiendo una cultura de incredulidad cuando los supervivientes se presentan y una actitud de que, incluso si la acusación del superviviente es cierta, 'deberían dejarlo pasar'.

"Demasiados de estos casos terminan en una tragedia como ésta, en parte por la incapacidad del ejército de mantener a los delincuentes alejados de sus víctimas".

Aunque se desconocen las motivaciones del acusado, la familia Harris cree que fue agredida por ser lesbiana, y que hoy seguiría viva si el ejército se hubiera tomado la denuncia más en serio.

Juró morir por nuestro país, no ser eliminada por un compañero.

En la actualidad, el código de justicia militar no cuenta con leyes sobre delitos de odio, pero la madre de Kaylie está luchando por un cambio que proteja a las tropas LGBT+.

Insiste en que el presunto agresor debería ser acusado de un delito de odio, argumentando que fue la agresión lo que desencadenó el suicidio de Kaylie. Aunque es improbable una condena por delito de odio, ya que Kaylie no puede servir de testigo, la familia está decidida a buscar justicia.

"Juró morir por nuestro país", dijo Carey Harris. "No para ser eliminada por un compañero".

En un comunicado, la portavoz de las Fuerzas Aéreas, Ann Stefanek, confirmó que la presunta agresión sigue siendo objeto de investigación.

Señaló que los mandos colocaron inmediatamente al hombre acusado de agredir a Harris en otro lugar de servicio a la espera de que concluyera la investigación y emitieron una orden de protección militar para garantizar que "no hubiera contacto entre el soldado Harris y el aviador", aunque ambos permanecieron en la base cerca del centro de Anchorage.

El aviador se negó a hacer comentarios, dijo Stefanek, y sigue pendiente la decisión sobre los posibles cargos.

"Las agresiones sexuales y el acoso de cualquier tipo son incompatibles con los valores fundamentales del Departamento del Ejército del Aire", dijo Stefanek en un comunicado.

El ejército estadounidense añadió en un comunicado que la muerte de Harris muestra la necesidad de prevenir y responder a las agresiones sexuales.

"Ningún miembro del equipo del Ejército debe ser objeto de acoso sexual, agresión sexual o represalias asociadas", dijo un portavoz.

1 Comentarios

Ferrán

May 26, 2021, 1:42 p.m.

Ningún ser vivo debe ser objeto de acoso sexual :(

¿Y tú que opinas?

Nombre:

Noticias relacionadas