barra head

Uganda libera a 39 personas queer bajo fianza

ESTABAN DETENIDOS POR ACUDIR A UNA BODA ENTRE PERSONAS DEL MISMO SEXO

Decenas de ugandeses queer finalmente liberados bajo fianza tras la

Treinta y nueve personas LGBT+ detenidas han sido puestas en libertad bajo fianza tras una redada policial contra un refugio para personas queer en Uganda, según informaron los activistas el viernes (4 de junio).

El Tribunal de Primera Instancia de Nansana, en Kampala, ha concedido la libertad bajo fianza a 39 de los 44 ugandeses queer detenidos, según ha declarado Frank Mugisha, director de Sexual Minorities Organization Uganda.

El miércoles (2 de junio), tres de ellos obtuvieron la libertad bajo fianza y dos ya han sido puestos en libertad, añadió en Twitter.

Fue una noticia que, para los activistas, trajo consigo tanto alivio como indignación.

Alivio por el hecho de que aquellos que los activistas consideraban injustamente detenidos por cargos dudosos habían sido finalmente puestos en libertad bajo fianza. Pero indignación por las historias que siguieron: al menos 17 detenidos denunciaron que las autoridades les realizaron exámenes anales invasivos.

Todo ello a pesar de que, según declaró Mugisha a Sunday Vision, la policía "nos había asegurado que no realizaría este tipo de exámenes".

Estos exámenes se consideran una "violación de los derechos humanos" porque "vulneran el derecho a la integridad física y a no sufrir torturas o malos tratos", según Human Rights Watch, un grupo de derechos de primer orden.

El 8 de julio se celebrará un juicio.

"Nuestros colegas están acusados de actos negligentes que podrían propagar el COVID-19", añadió Mugisha.

"Pero estamos seguros de que las autoridades están intentando utilizar la pandemia mundial como excusa para castigar a nuestros amigos por su orientación sexual".

Los 44 fueron detenidos por asistir a una "boda entre personas del mismo sexo" en Nansana el 31 de mayo y propagar una "enfermedad infecciosa", dijo la policía. Los asistentes no respetaron las restricciones relativas al coronavirus, afirmaron.

No del todo, rebaten los activistas. En unas alarmantes imágenes de teléfono móvil obtenidas por Rainbow Railroad, un grupo internacional de defensa de los derechos de las personas LGBT+, se mostraba cómo los policías abusaban de las personas mientras las arrastraban para detenerlas.

Añadieron que habían asistido a una "reunión pacífica" en un refugio LGBT+, no a una boda. Mugisha dijo que la redada era casi como una "caza de brujas contra la comunidad LGBT+".

Se trata de una redada que guarda un inquietante paralelismo con una operación casi idéntica realizada en Ghana el mes pasado, en la que se detuvo a 21 personas homosexuales por participar en un taller sobre derechos LGBT+. Los jueces aplazaron el viernes una decisión crucial sobre la libertad bajo fianza.

Se trata de la segunda redada policial conocida en un refugio LGBT+, tras un incidente similar ocurrido el año pasado en el que se detuvo a 20 ugandeses LGBT+ por desobedecer supuestamente la normativa COVID-19.

Una vez más, la policía se abalanzó sobre el refugio, sólo para que un alcalde municipal apaleara al grupo antes de que los agentes de seguridad los encadenaran y marcharan a una comisaría.

Durante su detención, el grupo habló de los terribles niveles de abuso a los que se enfrentaron: fueron golpeados con barras de hierro, quemados con leña y obligados a "confesar" sus identidades.

Los activistas han considerado que estas detenciones masivas, justificadas por las directrices del COVID-19, forman parte de un nuevo libro de jugadas de las autoridades autocráticas que explotan la pandemia para impulsar apresuradamente leyes autoritarias y perseguir a los grupos marginados y vulnerables.

Categorías:

¿Y tú que opinas?

Nombre:

Noticias relacionadas