barra head

Un turista gay es agredido en Barcelona

TERMINÓ CON LA MANDÍBULA FRACTURADA

Un turista gay británico se está recuperando tras una espeluznante agresión en la que los asaltantes le destrozaron la mandíbula con un martillo.

El hombre, identificado sólo como "William" para proteger su identidad, había viajado a la ciudad de Barcelona como parte de sus vacaciones. Mientras regresaba a su hotel en las primeras horas de la mañana del 12 de julio, se detuvo por casualidad frente al Hotel Axel, un popular destino gay de la ciudad. Mientras esperaba el servicio de su coche, dos hombres no identificados se le acercaron y le golpearon en la mandíbula con un martillo.

"Salía mucha sangre de mi cara y podía sentir que mi boca estaba destrozada", recuerda William. "En ese momento temí realmente por mi vida y sentí que podía ser el final".

William trató de gritar pidiendo ayuda, pero tuvo problemas para mover la mandíbula; el golpe del martillo le había destrozado el hueso. Los dos asaltantes cogieron entonces la mochila de William y escaparon del lugar dejándole "en estado de shock, sangrando, todavía procesando y tratando de entender por qué" se ha convertido en el objetivo del ataque.

El personal del Hotel Axel avisó a la policía y llamó a una ambulancia. Al no aparecer ésta, la policía llevó a William a un hospital cercano. Posteriormente, el 15 de julio se sometió a una operación de reconstrucción de la mandíbula. Desde entonces, William también ha expresado su frustración con las fuerzas del orden por no tratar el incidente como un delito de odio.

"Incluso si lo miras desde el lado lógico de las cosas, ¿quién se acerca a otra persona y lo primero que hace es romperle un martillo en la cara sin que sepa que está ahí?". dijo William.

William también confesó que no recordaba que los hombres hubieran gritado ningún insulto homófobo durante el ataque, aunque también dice que el hecho de haber sido golpeado con un martillo también empañó su recuerdo de los hechos. También señaló que, al ser un hombre gay que estaba sentado en la puerta de un local gay en el momento del incidente, se había convertido en un objetivo principal para los homófobos.

"Quiero dejar una cosa clara, no tengo dudas de que fui víctima de un delito de odio, de un ataque homófobo", añadió entonces. "No me rompieron la cara con un martillo porque quisieran robarme. Podrían haber robado lo que quisieran de muchas maneras diferentes sin tener que romperme la cara con un martillo. Estaba tumbado en una posición muy vulnerable, con mi teléfono en las manos y todas mis pertenencias fácilmente accesibles. Si hubieran querido robarlas, lo habrían hecho fácilmente".

"Esto tiene que acabar, empezando por la policía que niega y hace la vista gorda a todo esto", insistió William. "No soy el único, estoy seguro de que cientos de personas cada día en todas partes sufren cosas similares o incluso peores que las que yo acabo de sufrir".

El ataque a William es sólo el último de una serie de crímenes extremadamente violentos contra hombres homosexuales en España y en el extranjero. A principios de este mes, el asesinato de Samuel Luiz en una paliza homofóbica provocó protestas en todo el país. En Estados Unidos, un altercado en Palm Springs dejó a un hombre gay hospitalizado a principios de esta semana. El mes pasado, un ataque en San Diego se saldó con la hospitalización de un hombre gay al que los atacantes dispararon durante un atraco en la calle.

Categorías:

¿Y tú que opinas?

Nombre:

Noticias relacionadas