barra head

Las zonas libres de LGTB+ en Polonia demandan a los activistas LGTB+

ELLOS ESTÁN HACIENDO UN MAPA CON ESTAS ZONAS DEL PAÍS

Las atroces

Un grupo de activistas polacos que traza un mapa de las denostadas "zonas libres de LGBT" del país ha sido demandado por los propios municipios.

A finales de 2019, activistas polacos comenzaron a recopilar un mapa interactivo de las "zonas libres de LGBT" del país.

En estas ciudades, la promoción de la llamada "ideología LGBT+" está prohibida. Enfurecidos por esta homofobia sancionada por el Estado, un equipo de activistas -Jakub Gawron, Kamil Mczuga, Paulina Pajak y Pawel Preneta- se reunió para construir el Atlas del Odio, una representación visual de la discriminación que se filtra por todo el país.

El mapa codificado por colores clasifica las zonas en tres categorías: las zonas verdes han rechazado las peticiones de convertirse en "zonas libres de LGBT"; las zonas ámbar son lugares de presión por parte de activistas de extrema derecha; las zonas rojas son oficialmente "zonas libres de LGBT".

Después de haber sido nominados a premios por la fuerza de su defensa, los cofundadores de este poderoso proyecto están en el punto de mira de las autoridades locales.

"Intentan cerrarnos de una vez por todas demandándonos y pidiendo ridículas retribuciones", explicó Jakub Gawron en un comunicado de prensa emitido por la ONG mundial All Out, que está llevando a cabo una campaña de crowdfunding para apoyar sus batallas legales.

En los últimos dos años, más de 100 municipios han adoptado el apelativo de "zona libre de LGBT", pero el ritmo se redujo drásticamente cuando el Atlas del Odio empezó a ganar fuerza a mediados de 2020.

Las demandas son las últimas de una larga lista de discriminaciones contra el colectivo LGBT+.

La discriminación contra el colectivo LGBT+ en Polonia se ha disparado gravemente en los últimos años al aumentar los sentimientos de extrema derecha.

El año pasado, los manifestantes fueron detenidos violentamente por la policía tras concentrarse en apoyo de Margot Szutowicz, detenida tras dañar supuestamente una furgoneta cubierta de pintadas homófobas. Más tarde, los medios de comunicación locales polacos empezaron a informar de que los manifestantes habían sido golpeados y agredidos sexualmente mientras estaban detenidos.

La violencia se describió ampliamente como el "Stonewall polaco", y sólo sirvió para reiterar lo vitales que son recursos como el Atlas del Odio cuando se trata de pedir cuentas a la homofobia sancionada por el Estado.

Desde entonces, los países miembros de la Unión Europea han emprendido una batalla legal para sancionar a Polonia y Hungría, que ha lanzado su propia batería de leyes anti-LGBT+, por su discriminación. Estas sanciones ya han surtido efecto; Kraśnik, en el este de Polonia, abandonó este año su condición de "libre de LGBT" tras ser amenazada con la pérdida de una lucrativa subvención de la UE.

Sin embargo, este avance no hace más que avivar la ira de las autoridades locales, ahora decididas a convertir a los cofundadores del Atlas del Odio en chivos expiatorios. "Hemos atraído la atención internacional sobre este ataque a los polacos LGBT+, y partidarios de todo el mundo nos han ayudado a luchar", dijo Paulina Pajak en una declaración.

"Ahora, nos hemos visto en el punto de mira de nuestros enemigos homófobos. Estamos luchando en los tribunales contra este intento de silenciarnos, pero no podremos hacerlo sin tu apoyo."

Categorías:

¿Y tú que opinas?

Nombre:

Noticias relacionadas