barra head

Un afgano bisexual teme por su vida

AÚN MANTIENE LA ESPERANZA DE PODER HUIR DE AFGANISTÁN

Un afgano bisexual

Un hombre bisexual de Afganistán, cuyo padre intentó matarlo por su sexualidad, se ha sincerado sobre su temor a ser ejecutado bajo el régimen talibán.

Basir -cuyo apellido no se ha revelado para proteger su identidad- dijo a que está "atrapado" en Afganistán, donde ahora teme que lo maten si se descubre su sexualidad.

De adolescente, Basir pensaba que era gay, pero más tarde comprendió que era bisexual. Huyó de Afganistán hace casi dos décadas y buscó asilo en otro país, pero finalmente regresó a su país de origen en 2003, ya que sus opciones de seguir estudiando eran limitadas como refugiado.

Fue mientras vivía en el extranjero como refugiado cuando Basir se embarcó en su primera relación con otro hombre. A su regreso a Afganistán, Basir entabló otra relación con alguien del mismo sexo.

"Vivir entre la gente más conservadora del mundo como pensador crítico es inimaginablemente difícil, y más aún como homosexual", dijo Basir . Hoy en día sigue utilizando la palabra "homosexual" cuando habla de su identidad, pero tiene claro que es bisexual, algo que ha descubierto en los últimos años.

"Me enfrenté a los retos de ser asesinado por amigos y familiares cercanos. Mi padre incluso intentó matarme una vez después de notar mi comportamiento y mi amistad atípica/no convencional con otro chico".

Sólo uno de los amigos de Basir conoce su orientación sexual: "La gente duda de mí cuando defiendo los derechos del colectivo LGBT, pero yo digo: 'No soy un gay'", afirma.

Basir tomó la "desafiante" decisión de "autocensurarse" y casarse

Hace una década, Basir se casó con una mujer y formó una familia con ella.

"Fue una de las decisiones más desafiantes de mi vida", dijo. "No tienen idea de lo aterrador que es cubrir la verdad sobre uno mismo y autocensurarse".

Basir se casó en un momento en el que luchaba por su identidad, pero el dolor no ha desaparecido en los años transcurridos: "Todavía lucho con mis emociones, a veces lloro y doy puñetazos a la pared".

Cree que la sentencia de muerte será la "única respuesta" de los talibanes si descubren que una persona es LGBT+. Ha escuchado "historias sobre muertes de gays en Afganistán".

"Estoy increíblemente aterrado, asustado, estresado, ansioso, deprimido y frustrado. Necesito transformar cualquier acto o comportamiento en contra de sus reglas, de lo contrario, la muerte me abrazará".

Basir tiene amigos LGBT+ en Afganistán y ha animado a todos ellos a huir del país en cuanto puedan. Incluso les ha echado una mano con los visados y otras cuestiones relacionadas con la migración.

Él y su familia planean irse cuando puedan, pero no hay un camino claro para salir de Afganistán.

"Me dirigí a todos los países vecinos para pedir asilo. Ningún país, literalmente, emite visados para Afganistán: es un punto muerto. Pero ahora, sólo India ha anunciado la gratuidad del visado, pero ¿cómo podemos huir cuando no hay vuelos y todas las fronteras están cerradas? Siento que estoy atrapado aquí y que moriré aquí.

"Sin embargo, no he perdido la esperanza".

Los grupos de derechos humanos han expresado su preocupación por las personas LGBT+ en Afganistán

Basir ha compartido su historia tras días de malestar y protestas después de que los talibanes se hicieran con el poder en Afganistán, sumiendo en el proceso a mujeres, niñas, personas LGBT+ e innumerables personas en peligro.

Se espera que el grupo militante aplique su interpretación extrema de la Sharia, que podría ver a las personas LGBT+ apedreadas hasta la muerte o aplastadas por altos muros.

Más de 130 organizaciones mundiales que trabajan en la protección de los derechos de las personas LGBT+ emitieron el 18 de agosto una declaración conjunta en la que pedían la protección de las mujeres, los niños, las personas LGBT+ y todos aquellos que son vulnerables en Afganistán.

La declaración -firmada por ILGA World, entre otros muchos- expresaba el temor de que las personas LGBT+ sean "aún más criminalizadas y perseguidas" bajo el régimen talibán.

"Las personas LGBTIQ afganas llevan ya varios años viviendo con miedo a la violencia y a los asesinatos, y tememos que esta situación se agrave aún más", dijeron los grupos.

Continuaron: "La crisis en Afganistán es compleja y difícil, pero recordamos a la comunidad internacional que tiene la obligación moral -en particular a quienes han desempeñado un papel en el desarrollo de la cuestión- de garantizar que la crisis política se difumine a través de una solución que dé prioridad a la autodeterminación del pueblo afgano y proteja al mismo tiempo a las personas vulnerables de los daños y la violencia."

Mientras tanto, los afganos LGBT+ han hablado -a menudo de forma anónima- sobre sus vidas bajo el régimen talibán, mientras que otros han hablado de las duras realidades a las que se enfrentan los que huyen.

Mehrshad*, un hombre bisexual que huyó de Afganistán en 2020, dijo que los talibanes quieren hacer retroceder el tiempo 1.400 años.

"Nadie puede negociar con los talibanes", dijo. Quieren retroceder 1.400 años a cuando Mahoma estaba en los desiertos de Arabia Saudí. Quieren vivir así, y no hay nada bueno para los ateos y las personas LGBT y los que querían iluminar al pueblo para un futuro mejor. Todo ha desaparecido".

El autor afgano gay Nemat Sadat declaró que los talibanes "eliminarán y exterminarán" a las personas LGBT+, y añadió que "no se sabe" hasta qué punto pueden llegar las cosas.

Los talibanes impondrán una política de "cebar, matar y tirar"", explicó Sadat, "es decir, nombrarán a informadores para que atraigan a hombres homosexuales y bisexuales en Internet y en espacios públicos y los lleven a un lugar apartado para matarlos y deshacerse de sus cuerpos".

"Lo sé porque eso es lo que hicieron los elementos talibanes encubiertos dentro del gobierno afgano durante la época de Karzai y Ghani y los que escaparon compartieron su historia conmigo".

*Los nombres han sido cambiados

ÂżY tĂș que opinas?

Nombre:

Noticias relacionadas