barra head

Protestas de unos vecinos por un pub de sexo gay

LOS MANIFESTANTES ACOSAN E INSULTAN A LOS ASISTENTES DEL PUB

Las

Una fiesta regular de sexo gay que tiene lugar en un pub de Norfolk ha provocado airadas protestas entre los habitantes del pueblo, que intentan que se cierre.

Las fiestas sexuales se celebran dos veces al mes desde hace tres años en el antiguo pub Old Hall Inn de Sea Palling, Norfolk.

Los eventos, dirigidos por un grupo llamado Norfolk Lab, suelen atraer a unos 17 hombres. El local cuenta con cinco salas de juego y un simulacro de mazmorra donde los participantes disfrutan de un "entorno seguro y agradable".

Ahora, los vecinos han creado el Grupo de Acción de Sea Palling (SPAG) para protestar contra los eventos. La policía tuvo que acudir al lugar a principios de septiembre cuando los miembros del grupo se manifestaron fuera del local mientras se celebraba una de las fiestas.

Un portavoz de Norfolk Lab dijo que sus eventos se desarrollaban sin problemas durante años antes de que se formara el SPAG. Afirmó que los miembros del grupo habían empezado a hacer fotos de los coches de los asistentes.

Un hombre, que tiene una pareja de 82 años con demencia, fue fotografiado al parecer asistiendo al evento y su foto se publicó en Internet.

Acusan a los manifestantes que intentan impedir una fiesta de sexo gay en Norfolk de utilizar un lenguaje transfóbico

La disputa se intensificó en los últimos días después de que miembros del grupo fueran acusados de utilizar un lenguaje transfóbico en las redes sociales para describir a Mary Carberry, una mujer trans que ahora es propietaria del pub Old Hall Inn.

Andrew Livingstone, vicepresidente del Orgullo de Great Yarmouth y Waveney, dijo que Carberry había sido maltratada repetidamente y que los miembros del SPAG la llamaban "mujer falsa".

Livingstone dijo que pasó horas en línea tratando de explicar a los miembros del SPAG por qué su lenguaje no era aceptable, pero no se llegó a ninguna resolución.

Harry Blathwayt, concejal liberal demócrata local, dijo que, aunque no se opone personalmente, simpatiza con los manifestantes contra el partido del sexo y sus "preocupaciones" de silbato.

"A la gente le preocupa que las actividades de la casa puedan afectar a lo que consideran el orden natural de las cosas en un pequeño pueblo costero de Norfolk", dijo, según el Mail on Sunday. "Hay muchas familias con niños aquí".

En una declaración al periódico, Carberry dijo que el pueblo es "un lugar seguro para la comunidad LGBT", y añadió que las fiestas de sexo gay son "muy discretas".

"No necesito una licencia porque son fiestas privadas que no están abiertas al público", añadió.

┬┐Y t├║ que opinas?

Nombre:

Noticias relacionadas