barra head

Suiza debe luchar por los derechos LGTB+

APROBAR EL MATRIMONIO IGUALITARIO ES EL PRIMER PASO

Suiza tiene que aprovechar el

Suiza ha dicho un "sí" rotundo al matrimonio entre personas del mismo sexo en un referéndum que ha hecho historia, pero el trabajo en pro de la igualdad entre personas LGBT+ no termina ahí.

Un abrumador 64,1% de los votantes respaldó el domingo (26 de septiembre) el matrimonio entre personas del mismo sexo en un referéndum nacional, poniendo fin a ocho largos años de prolongados debates y campañas.

El aplastante resultado supone un enorme avance para este país conservador, que es notoriamente lento a la hora de aceptar el cambio social. Pero la comunidad LGBT+ suiza sabe que la lucha aún no ha terminado.

"No podemos dar por sentado el progreso", dijo Hannes Rudolph, de HAZ - Queer Zurich, el grupo LGBT+ más antiguo de Suiza, en declaracione.

"Debemos mantenernos visibles, en voz alta y clara sobre la injusticia".

Rudolph se mostró encantado con el resultado del referéndum: tener un consenso tan claro es algo "raro" en Suiza, y ver que la mayoría del público apoya firmemente a la comunidad LGBT+ fue una verdadera victoria para la comunidad.

Sin embargo, el 35,9% de los votantes que se oponen al matrimonio entre personas del mismo sexo no va a desaparecer, y como dice Rudolph: "Hemos visto que el progreso siempre viene con el riesgo de una reacción violenta".

"Fíjese en las políticas húngaras y polacas contra el colectivo LGBT+, en las leyes antiabortistas de todo el mundo, en los conservadores de derechas que luchan contra la educación sexual... Un reto será hacer entender a la gente que la lucha por la igualdad de derechos no ha terminado con el matrimonio entre personas del mismo sexo", dijo.

Un área que necesita mejorar mucho es la de los delitos de odio y la discriminación contra el colectivo LGBT+.

Suiza sólo introdujo su primera ley que prohíbe la discriminación por motivos de sexualidad en 2020, y las protecciones legales para las personas queer siguen siendo limitadas.

A principios de este año, el Índice de Peligrosidad LGBTQ+ situó a Suiza en el puesto 25, por detrás de Colombia, Brasil, Argentina y Puerto Rico.

Rudolph también subraya que "las personas trans e intersexuales deben ser protegidas contra la discriminación, las terapias de conversión y las cirugías no consentidas deben ser prohibidas".

"El sistema sanitario debe mejorar para satisfacer las necesidades de las personas trans e intersexuales, y las de sus padres. Las familias y los niños con más de dos padres deben ser reconocidos legalmente.

"Los queer de color, los discapacitados queer, los migrantes queer y otros deben encontrar estructuras de acogida y una comunidad que no los excluya", continuó.

"En solidaridad con otras minorías y con las mujeres y otras personas que sufren el sexismo, queremos hacer de Suiza un lugar más seguro para las personas marginadas".

Esta es la misión de HAZ, una organización comunitaria con sede en Zúrich que se dedica a empoderar, conectar y asesorar a las personas LGBT+ en Suiza. Pero el impulso para el progreso tiene que venir también de fuera de la comunidad LGBT+.

La campaña por la igualdad matrimonial fue testigo de ello por primera vez: celebridades, deportistas e incluso grandes empresas se pronunciaron a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo, marcando un momento decisivo para el país. Rudolph tiene la esperanza de que puedan mantener ese impulso más allá del referéndum.

"Como hemos visto en otros países, la existencia de parejas casadas legalmente entre personas del mismo sexo ya aumentará la aceptación y mejorará la salud mental de las personas queer. Utilizaremos este impulso para empoderar a nuestra comunidad y luchar por los derechos que quedan."

ÂżY tĂş que opinas?

Nombre:

Noticias relacionadas