barra head

Los individuos LGBTQ son más propensos a desarrollar un trastorno alimentario

¿CUÁL ES LA RAZÓN?

Los individuos LGBTQ son más propensos a desarrollar un trastorno alimentario. Aquí está la razón

Según la Asociación Nacional de Anorexia Nerviosa y Trastornos Asociados (ANAD), al menos 30 millones de estadounidenses padecen un trastorno alimentario, e incluso esa cifra puede no ser del todo exacta: "No conocemos las cifras concretas porque no se informa de ello", dice a Health Claire Mysko, directora general de la Asociación Nacional de Trastornos Alimentarios (NEDA). Pero lo que sí sabemos es esto: Los trastornos alimentarios matan a más personas que cualquier otra enfermedad mental, con una muerte cada 62 minutos directamente derivada de un trastorno alimentario, informa la ANAD. Los trastornos alimentarios también afectan a todas las razas y grupos étnicos, y están muy influidos por una combinación de genética, factores ambientales y rasgos de personalidad.

Sin embargo, lo que no se suele decir es hasta qué punto los trastornos alimentarios afectan de forma desproporcionada a determinadas comunidades, en concreto a la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, personas que se cuestionan o queer (LGBTQ). "Lo que sabemos es que esta población corre un alto riesgo de desarrollar un trastorno alimentario", explica a Health Sydney Brodeur McDonald, directora sénior de servicios clínicos de Veritas Collaborative, un sistema sanitario de tratamiento de trastornos alimentarios. Y las estadísticas no mienten: la ANAD informa de que el 16% de los estudiantes en edad universitaria han declarado tener un trastorno alimentario; y en el mismo estudio nacional de estudiantes universitarios, el 3,5% de las mujeres de minorías sexuales y el 2,1% de los hombres de minorías sexuales declararon tener un trastorno alimentario.

La NEDA también tiene estadísticas: Según las investigaciones existentes citadas por la organización, se cree que los hombres homosexuales representan sólo el 5% de la población masculina total, pero constituyen el 42% de los hombres que padecen trastornos alimentarios; y en comparación con los hombres heterosexuales, los hombres homosexuales tenían siete veces más probabilidades de manifestar atracones y 12 veces más probabilidades de manifestar purgas. También las mujeres que se identifican como lesbianas, bisexuales o "mayoritariamente heterosexuales" tienen el doble de probabilidades de declarar atracones al menos una vez al mes en el último año, en comparación con las mujeres heterosexuales.

Sin embargo, la NEDA dice que falta una investigación más profunda sobre por qué los individuos LGBTQ tienen un mayor riesgo de desarrollar trastornos alimentarios, dice Mysko, y añade que los trastornos alimentarios, en general, reciben menos fondos que otros diagnósticos de salud mental. "No tenemos una base sólida de investigación", explica, y añade que la NEDA aboga por más estudios sobre cómo la comunidad LGBTQ se ve afectada por los trastornos alimentarios. Sin embargo, a pesar de la escasa investigación, los expertos tienen una idea de por qué los miembros de esta comunidad son más propensos a sufrir trastornos de la alimentación, y lo que hay que hacer para llamar más la atención sobre los trastornos alimentarios entre las personas LGBTQ para ayudar a remediar la disparidad.

Acoso escolar

Según McDonald, los trastornos alimentarios se desarrollan con mayor frecuencia entre los 12 y los 24 años, edad en la que muchos adolescentes empiezan a sufrir acoso escolar. Y los jóvenes LGBTQ se encuentran entre los más propensos a sufrir esta intimidación, junto con el acoso y la violencia: "Sabemos que hay una fuerte conexión entre la intimidación y los trastornos alimentarios", dice Mysko. La NEDA informa de que hasta el 65% de las personas con trastornos alimentarios afirman que el acoso ha contribuido a su condición.

En un Informe Semanal de Mortalidad y Morbilidad, publicado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en junio de 2018, la agencia de salud analizó seis categorías diferentes de comportamientos prioritarios relacionados con la salud entre los jóvenes y los adultos jóvenes: comportamientos que contribuyen a las lesiones no intencionales y la violencia, el consumo de tabaco, el consumo de alcohol y otras drogas, los comportamientos sexuales relacionados con el embarazo no deseado y las infecciones de transmisión sexual, los comportamientos dietéticos no saludables y la inactividad física. El informe reveló que los estudiantes de secundaria que se identifican como lesbianas, gays o bisexuales (LGB), experimentan tanto el ciberacoso (27,1%) como el acoso en las instalaciones de la escuela (33%) con mucha más frecuencia que sus compañeros heterosexuales (13,3% y 17,1%, respectivamente). El problema es tan grave que, según el informe de los CDC, una décima parte de las personas LGB afirmaron haber evitado asistir a la escuela debido a la preocupación por su seguridad.

Hay múltiples razones por las que el acoso puede causar el desarrollo de un trastorno alimentario, dice a Health Chelsea Woodard, LPC-MHSP, directora del sitio en el Centro Renfrew de Nashville, una red nacional de centros de tratamiento de trastornos alimentarios. "Así que con el acoso, particularmente para los más jóvenes, conduce a un sentimiento de desconexión y baja autoestima", explica Woodward. "Así que, a menudo, para intentar sentirse más conectados, lo que vemos es que nuestros clientes desarrollarán [un trastorno alimentario] para cambiar su aspecto y así encajar mejor", añade Woodward, quien añade que, además, algunas personas recurren a los trastornos alimentarios después de haber sido acosadas para intentar adormecer los efectos que el acoso ha tenido en ellas.

Trauma

Se sabe que el trauma, que se define como una experiencia profundamente perturbadora, desempeña un papel en el desarrollo de los trastornos alimentarios. Una investigación de 2018 publicada en la revista Appetite mostró que entre 182 individuos en un centro de tratamiento de trastornos alimentarios para pacientes externos, el 35% había experimentado al menos un evento traumático, ejemplos de los cuales incluían el abuso sexual, la violencia doméstica y la muerte de un ser querido. "Los proveedores que trabajan con adolescentes diagnosticados con trastornos alimentarios de todos los estados de peso deben considerar la evaluación del trauma pasado y actual", dice el documento.

Las personas LGBTQ también tienen más probabilidades de haber experimentado eventos traumáticos que sus compañeros heterosexuales, según la Red Nacional de Estrés Traumático Infantil (NCTSN). Los eventos traumáticos más comunes experimentados por los jóvenes LGBTQ, específicamente, incluyen la violencia de pareja, el abuso sexual y físico, la pérdida traumática y el acoso, entre otros, según la NCTSN.

Mysko subraya la importancia del papel que puede desempeñar el trauma en el desarrollo de los trastornos alimentarios entre las personas LGBTQ: "Los trastornos alimentarios no existen en el vacío", y añade que muchos miembros de la comunidad LGBTQ "tienen historias de trauma en el pasado"."Por esta razón, los expertos han pedido la disponibilidad de un tratamiento informado por el trauma para las personas que luchan con un trastorno alimentario. "Los enfoques informados por el trauma para el tratamiento de los trastornos alimentarios son necesarios para evitar la activación potencial o la exacerbación de la angustia relacionada con el trauma para los adolescentes en el tratamiento de los trastornos alimentarios", escribieron los autores del documento Appetite.

Woodard explica que experimentar un trauma puede conducir a un trastorno alimentario por múltiples razones. También sabemos que las personas LGBTQ+ son más propensas a la violencia sexual", señala Woodard. Añade que, a veces, las personas LGBTQ+ que han sufrido un trauma intentan cambiar su cuerpo para sentirse menos objetivo: "Utilizan esos comportamientos [de alimentación desordenada] [para] manipular su cuerpo de forma que se sientan más seguros", explica Woodard. "He tenido varios clientes transgénero, en particular, que se hacen más pequeños, lo que les ayuda a sentirse menos objetivo, menos vistos".

Además, las personas que han sufrido un trauma pueden desarrollar un trastorno alimentario porque les da una sensación de control, explica a Health la doctora Kasey Goodpaster, psicóloga y directora de ciencias del comportamiento del Instituto Bariátrico y del Metabolismo de la Clínica Cleveland: "Si han sufrido violencia o un trauma, es probable que desarrollen un TEPT", explica la doctora Goodpaster. La falsa sensación de control que un trastorno alimentario puede dar a alguien "podría calmar algunos de los síntomas relacionados con el TEPT", dice el Dr. Goodpaster, explicando que podría ser porque cualquier trauma que el individuo experimentó le hizo sentir fuera de control.

Presión cultural

Otra razón por la que los trastornos alimentarios afectan más a la comunidad LGBTQ que a otras comunidades se reduce a las presiones que se ejercen sobre las personas que se identifican con determinados géneros (un problema que, por supuesto, afecta a personas de todas las orientaciones sexuales, pero que puede ser especialmente gravoso para los hombres homosexuales). Además, las personas que se identifican como LGBTQ pueden participar en ciertos comportamientos alimentarios desordenados (como restringir la ingesta de alimentos o purgarse) en un intento de perseguir las características sexuales secundarias, explica McDonald: "Los desórdenes alimentarios cumplen una función: Puede que dejen de tener la regla. Sus caderas serán más pequeñas", dice.

La presión cultural para tener un determinado aspecto es especialmente problemática dentro de la comunidad gay, donde a menudo se presiona a los hombres para que aspiren a tallas peligrosamente pequeñas, explica a Health Ryan Sheldon, embajador de NEDA. Como miembro de la comunidad LGBTQ a quien también se le ha diagnosticado un trastorno por atracón, Sheldon sabe muy bien lo que esta presión externa puede hacer a la salud mental de un hombre gay: "Es muy justo decir que el segundo en que salí del armario fue el segundo en que mi trastorno alimentario se amplificó", dice Sheldon. La presión ejercida sobre Sheldon para que tenga una talla más pequeña ha sido tan grande que le ha hecho plantearse preguntas difíciles sobre lo que significa para él su identidad. A veces, puede parecer que perder peso es parte del territorio de un hombre gay: "O salgo con mujeres o pierdo peso", dice Sheldon.

Una declaración de American Addiction Centers, una empresa de atención sanitaria especializada en adicciones conductuales y abuso de sustancias, resume parte de este complejo problema de la siguiente manera: "Las investigaciones sugieren que los trastornos alimentarios son más comunes entre los hombres que se identifican como homosexuales... Esa alta prevalencia podría deberse, en parte, a las presiones culturales dentro de esta comunidad de hombres"."Mysko añade que esta "presión de la cultura exterior en torno a la imagen corporal" tiene un impacto en los individuos LGBTQ: "Todas estas piezas tienen un impacto en la mentalidad de los trastornos alimentarios. Es una parte compleja", dice Mysko. Sheldon añade que el problema se ve agravado por los medios de comunicación, que rara vez muestran imágenes de hombres gays de mayor tamaño: "Hay programas como Queer Eye. Todos los hombres que aparecen allí encajan en ese molde cultural ideal. ¿Dónde están todos los hombres gays de mayor tamaño?".

La soledad

Sentirse aislado -sin importar la orientación sexual o la identidad de género- puede contribuir al desarrollo de un trastorno alimentario. Un artículo publicado en 2011 en la revista Journal of Psychology explica: "Los trastornos alimentarios -incluyendo la anorexia nerviosa, la bulimia nerviosa y los trastornos alimentarios no especificados, que incluyen el trastorno por atracón- son problemas de salud desafiantes. Cada uno de estos diagnósticos se relaciona específicamente con la soledad". Esta emoción específica puede exacerbar los síntomas causados por los trastornos alimentarios, continúa el artículo.

No es ningún secreto que identificarse como miembro de la comunidad LGBTQ puede resultar especialmente aislante: "Ciertamente, existe un miedo a salir del armario y a ser aceptado, [lo que lleva a] sentirse muy solo, aislado", explica McDonald. Añade que cuando las personas LGBTQ interiorizan el rechazo de la sociedad, esto también puede alimentar los síntomas del trastorno alimentario. McDonald dice que la soledad que sienten las personas LGBTQ también puede ser causada tanto por la homofobia interiorizada como por el miedo al rechazo, lo que conduce a una sensación de aislamiento.

La soledad puede desencadenar un trastorno alimentario cuando el individuo afectado cree que cambiando su cuerpo puede conseguir conexiones más firmes que las que tiene en su vida. "Vemos que la gente desarrolla trastornos alimentarios como un método para intentar conectar con otras personas", dice Woodard, y añade que la baja autoestima desempeña un papel en este proceso. Por desgracia, añade, los trastornos alimentarios pueden hacer que las personas se sientan menos conectadas con la gente que les rodea, ya que los trastornos alimentarios pueden privar a las personas de experiencias sociales significativas.

Por todas las razones mencionadas anteriormente -acoso, trauma, presión cultural y soledad, todo lo cual puede conducir a los trastornos alimentarios- es crucial apoyar activamente a las personas LGBTQ que conoces en el trabajo, la escuela, dentro de tu familia o en cualquier otro lugar, añade McDonald: "Lo que sabemos acerca de las personas LGBTQ que mejor se desenvuelven es que están conectadas a una comunidad fuerte y afirmativa. Lo que los padres y los seres queridos pueden hacer es proporcionar un apoyo afirmativo", explica, y añade que es imperativo utilizar la voz para mostrar a esas personas que se está con ellas y para ellas: "Hay formas de participar en el aliancismo", dice McDonald, "diciendo cosas como: 'Entiendo que te identificas como gay. Caminaré a tu lado'. Eso es diferente a aceptarlo pasivamente".

Categorías:

¿Y tú que opinas?

Nombre:

Noticias relacionadas