barra head

Conoce al activista de los derechos homosexuales del siglo XIX

KARL HEINRICH ULRICHS LUCHÓ CONTRA LAS LEYES ANTIHOMOSEXUALES

Conozca al pionero del siglo XIX que luchó por los derechos de los gays antes de que existiera la palabra homosexual

El 29 de agosto de 1867, Karl Heinrich Ulrichs se levantó en el Congreso de Juristas Alemanes y pidió apasionadamente la derogación de las leyes antihomosexuales.

Fue un momento trascendental en la historia mundial de los derechos LGBT+, pero también fue significativo por otra razón, ya que se convirtió en la primera salida del armario pública de la que se tiene constancia.

Ese increíble momento fue sólo un capítulo de la larga batalla de Karl Heinrich Ulrichs para conseguir el reconocimiento de las personas que se sienten atraídas sexualmente por su mismo género.

A lo largo de su vida, Ulrichs luchó incansablemente por mejorar la situación de gays, lesbianas y bisexuales en una sociedad hostil. Fundamentalmente, creía que la orientación sexual era innata -una noción innovadora durante su vida- y escribió extensamente sobre sus ideas.

En el Día Nacional de la Salida del Clóset, recordamos la vida y el legado de Ulrichs, un hombre que conmocionó a la sociedad con sus esfuerzos pioneros por normalizar la homosexualidad en una época en la que las identidades LGBT+ no eran comprendidas ni aceptadas.

Karl Heinrich Ulrichs inventó sus propios términos para describir a las personas queer

Karl Heinrich Ulrichs nació en Aurich, al noroeste de Alemania, el 28 de agosto de 1825. Desde muy pronto supo que era diferente a los demás niños: en su juventud solía llevar ropa de chica y prefería ser amigo de las niñas.

Ulrichs estudió en la Universidad de Göttingen y en la de Berlín antes de emprender una carrera en la administración pública hannoveriana, pero su etapa como funcionario se vio truncada cuando empezaron a circular rumores sobre sus relaciones sexuales. Al final dimitió antes de ser despedido y pasó a trabajar como periodista en el periódico alemán Allgemeine Zeitung.

En 1862, Ulrichs dio el importante paso de contar a su familia y amigos que se sentía atraído sexualmente por otros hombres. En aquella época ni siquiera se había inventado la palabra "homosexual", y pasaron muchos años antes de que se utilizara la palabra "gay" para describir la atracción por el mismo sexo. Por este motivo, Ulrichs empezó a escribir sus propios ensayos, que le permitieron explorar e innovar.

Cuando salió del armario con su familia, Ulrichs había inventado la palabra "Urning" para describir a los hombres que se sentían atraídos sexualmente por otros hombres. Esta palabra ocupa un lugar destacado en sus cinco primeros ensayos, Forschungen über das Rätsel der mannmännlichen Liebe (Estudios sobre el enigma del amor masculino).

En esos ensayos, Ulrichs acuñó la palabra "Dioning" para describir a las lesbianas, y también ideó términos para referirse a las personas bisexuales e intersexuales. Su terminología se basaba en pasajes del Simposio de Platón.

Fue en esos ensayos donde Ulrichs planteó la idea de que el amor entre personas del mismo sexo era biológico y natural, que era algo innato, algo con lo que se nacía y que no se podía cambiar. Esa idea fue revolucionaria en una época en la que la homosexualidad rara vez se discutía en términos que no fueran negativos.

Naturalmente, a Ulrichs le ponía nervioso dar a conocer sus escritos al mundo, lo cual es, al menos en parte, la razón por la que inicialmente publicó bajo el seudónimo de Numa Numantius. Sin embargo, más tarde reconoció que los escritos eran suyos y su volumen final se publicó con su propio nombre.

En sus innovadores ensayos, Ulrichs hizo campaña por los derechos legales de los homosexuales. Al principio creía que la homosexualidad en los hombres se debía a que tenían un alma o "psique" femenina atrapada en el cuerpo masculino; sin embargo, más tarde argumentó que el deseo del mismo sexo era totalmente natural.

Utilizando esa lógica, Ulrichs argumentó que las relaciones entre personas del mismo sexo deberían estar legalmente permitidas, e incluso sugirió que los homosexuales deberían tener derecho a casarse.

Como escribe Hubert Kennedy en su artículo "Karl Heinrich Ulrichs: primer teórico de la homosexualidad": "Esto supuso un gran cambio con respecto a las teorías anteriores y posteriores que veían la práctica de la homosexualidad/'sodomía' como un vicio adquirido".

En un ensayo, Ulrichs escribió: "El Urning [hombre gay] también es una persona. Por tanto, también él tiene derechos inalienables. Su orientación sexual es un derecho establecido por la naturaleza.

"Los legisladores no tienen derecho a vetar a la naturaleza; no tienen derecho a perseguir a la naturaleza en el curso de su trabajo; no tienen derecho a torturar a las criaturas vivas que están sujetas a los impulsos que la naturaleza les dio.

"El Urning también es un ciudadano. Él también tiene derechos civiles; y de acuerdo con estos derechos, el Estado también tiene ciertos deberes que cumplir.

"El Estado no tiene derecho a actuar por capricho o por puro amor a la persecución. El Estado no está autorizado, como en el pasado, a tratar a los Urnings como si estuvieran fuera de la ley".

Ulrichs defendió a aquellos cuya naturaleza sexual era "opuesta a la habitual

Esto nos lleva a agosto de 1867, cuando Ulrichs se levantó en el Congreso de Juristas Alemanes y lanzó un apasionado llamamiento para que los homosexuales tuvieran igualdad ante la ley.

En su intervención en Múnich ante 500 abogados, funcionarios estatales y académicos, Ulrichs argumentó que las leyes discriminatorias contra la sodomía deben ser anuladas.

"Señores, mi propuesta va dirigida a una revisión de la actual ley penal", dijo, según el libro de Robert Beachy de 2014 Gay Berlin: Birthplace of a Modern Identity, recogido por The New York Times.

En su encendido discurso, Ulrichs se refirió a los homosexuales como una "clase de personas" que se enfrentaban a la persecución del Estado simplemente porque "la naturaleza ha sembrado en ellos una naturaleza sexual opuesta a la habitual".

Ese momento es generalmente aceptado como la primera "salida del armario" pública de la historia: presentarse ante sus compañeros y defender los derechos de los homosexuales no dejó ninguna duda en la mente de la gente sobre su propia orientación sexual.

El historiador Robert Beachy dijo una vez: "Creo que es razonable describirlo como la primera persona gay que se declara públicamente. No hay nada comparable en el registro histórico. Simplemente no hay nada parecido ahí fuera".

No hace falta decir que el discurso de Ulrichs no fue bien recibido. Los hombres reunidos en el Congreso de Juristas Alemanes le gritaron y objetaron ruidosamente lo que decía. Al final le obligaron a abandonar el escenario, demostrando que la sociedad aún no estaba preparada para el mensaje de empoderamiento que quería llevar a las masas.

Esa no fue la única oposición a la que se enfrentó Ulrichs: sus ensayos fueron prohibidos y confiscados por la policía durante su vida, y fue ridiculizado habitualmente por unos medios de comunicación hostiles. A pesar de sus esfuerzos, las leyes antigay siguieron prosperando y criminalizando la existencia de los homosexuales durante muchos años.

Ulrichs acabó abandonando Alemania y se trasladó a Italia en 1880. Allí pasó los últimos 15 años de su vida, en los que se ganó la vida dando clases de idiomas. También siguió escribiendo mucho, y en su última etapa de vida publicó una revista en la que defendía la necesidad de recuperar el latín como lengua internacional.

Ulrichs viajó por Italia durante unos años antes de establecerse en L'Aquila. En 1895, poco antes de su muerte, la Universidad de Nápoles le concedió un diploma honorífico por su trabajo. Murió a los 69 años en L'Aquila el 14 de julio de 1895.

Hoy en día hay calles con el nombre de Ulrichs en Berlín, Múnich, Hannover y Bremen. En Múnich, su cumpleaños se celebra cada año con poesía y una fiesta callejera en la Karl-Heinrich-Ulrichs-Platz de la ciudad, y en L'Aquila, donde está enterrado, se celebra una peregrinación anual a su tumba.

Aunque Ulrichs no tuvo éxito en su batalla por la anulación de las leyes antigay, sus escritos y discursos pioneros se recuerdan hoy por sus cualidades revolucionarias. A Ulrichs no le interesaba doblegarse ante el statu quo, sino que se esforzó por romper las normas sociales en torno a la sexualidad.

Por ello, las personas LGBT+ de hoy tienen una gran deuda con Ulrichs.

ÂżY tĂş que opinas?

Nombre:

Noticias relacionadas