barra head

El c铆rculo vicioso de ser joven, LGBT+ y sin hogar

"EST脕S CONSTANTEMENTE EN MODO DE SUPERVIVENCIA"

El círculo vicioso de ser joven, LGBT+ y sin hogar:

A los 17 años, Chloë Florence negaba el hecho de no tener hogar.

La historia de Chloë, que afortunadamente ya está instalada en una vivienda de larga duración, refleja el modo en que los jóvenes LGBT+ que se encuentran sin hogar se enfrentan a una doble discriminación, pero también cómo existen servicios, como el Servicio de No Dirección Fija de HSBC UK, que intentan marcar la diferencia.

Al principio, "era más seguro intentar estar ocupada", dice Chloë

"Por la noche, intentaba encontrar algo que hacer, tal vez una fiesta en una casa, tal vez salía con alguien y me quedaba en la suya un rato. Conocía a gente que estaba en un alojamiento para estudiantes, así que recuerdo que en algún momento me quedé con ellos.

"Intentaba hacer contactos con la gente para tener algo que hacer durante la noche, y luego, aunque no durmiera, podía dormir en una estación o en el transporte público durante el día".

 

Chloë empezó a dormir en la calle a los 17 años, después de pasar su infancia entrando y saliendo del sistema de asistencia. Ser una persona sin hogar cuando era joven conllevaba una serie de retos enormes.

"Gran parte del tiempo se trataba de intentar permanecer invisible", dice. "Se trata de intentar no parecer vulnerable para que la gente no vea que necesitas un lugar donde dormir y luego se aproveche de ello. Cosas como asegurarte de encontrar un lugar para limpiar, que puedas tener acceso a maquillaje para no parecer tosca, buscar formas de subir al transporte, cosas así".

Según la organización benéfica akt, el 24% de los jóvenes que se encuentran sin hogar se identifican como LGBT+. Como la de muchos otros, la experiencia de Chloë se vio agravada por la misoginia y la homofobia. "Hay mucha gente que te sexualiza", explica, "como los hombres que dicen que te darán un lugar donde quedarte si te besas y cosas así. Incluso con los amigos aguantaba muchos más comentarios y tonterías por necesitar esa amistad".

A medida que su situación avanzaba y Chloë admitía que no tenía hogar, descubrió que una de las mayores dificultades era navegar por los sistemas de apoyo discriminatorios y burocráticos. "Es un ciclo de ir de un sitio a otro y que nunca haya como una meta final. Y en cuanto a la discriminación, ocurre institucionalmente. Cuando estaba en un albergue, había personal que tenía muchos prejuicios, pero cuando vas al ayuntamiento o a lo que sea, no ven el hecho de ser marica como una vulnerabilidad".

Uno de los mayores retos a los que se enfrentan muchas personas sin hogar es que, sin una dirección fija, puede ser difícil acceder a muchos servicios, incluida una cuenta bancaria, lo que a su vez dificulta la obtención de prestaciones o el pago. HSBC Reino Unido espera romper este círculo vicioso con su Servicio de Dirección No Fija, trabajando con socios como la organización benéfica para personas sin hogar LGBT+ Stonewall Housing y otras organizaciones benéficas como Shelter para proporcionar a las personas una dirección para que HSBC Reino Unido pueda proporcionarles una cuenta bancaria.

Fue la implicación de Stonewall Housing la que hizo que Chloë consiguiera finalmente un alojamiento a largo plazo después de que la organización benéfica LGBT+ la propusiera para un piso de protección oficial el año pasado. "Cuando me dijeron que me iban a apoyar, no me lo creí, porque mucha gente me había mentido y pensé que no iba a terminar nunca", admite Chloë. "Pero me creyeron, me ayudaron y me dieron el apoyo para mantener la vivienda a largo plazo también, porque si nunca la has tenido no sabes necesariamente cómo afrontarla".

Al final, los retos de la vida cotidiana y las luchas a las que se enfrentó Chloë mientras intentaba encontrar ayuda tuvieron un gran impacto en su salud física y mental.

"Para llegar a esa situación hay que pasar por muchos traumas. Se necesita mucho para decir que se necesita ayuda. Es algo grande, y luego ser rechazado o no ser tomado en serio es realmente perjudicial", dice.

"Y la salud física y mental están muy interrelacionadas. He tenido un montón de pequeñas cosas físicas que han sido realmente difíciles de tratar. No fui al dentista durante mucho tiempo, tuve infecciones renales que no se trataron. Estás constantemente en modo de supervivencia y no puedes procesar ninguna de tus emociones, ni centrarte en ningún otro aspecto de tu vida, porque sólo estás pensando, ¿dónde voy a ir después?"

Desde que se mudó a su piso, Chloë ha podido disfrutar de cosas que muchos dan por sentadas, como elegir el mobiliario con su pareja.

"Hablando de pinturas y cosas como la gente normal", dice. "Nunca había tenido una cama de matrimonio ni nada parecido, así que era raro tener estas cosas. Me costó mucho tiempo creer que era realmente mío y que nadie me iba a decir que me fuera".

Como poeta, escritora y actriz, Chloë se inspira en sus experiencias como persona sin hogar y como joven LGBT+ en su trabajo. La primera vez que habló públicamente de ello fue en un concurso de poesía slam, y atribuye a su nuevo hogar el haberle permitido centrarse en su talento creativo. "Estoy escribiendo una serie de televisión y haciendo un cortometraje. Es algo que siempre he querido hacer, pero supongo que tener mi propia casa me ha permitido tener tiempo para hacerlo. He podido crear una rutina y centrarme en el trabajo que quiero hacer creativamente de una manera mucho más positiva. Es un privilegio estar ahora en una posición en la que puedo hablar de mis experiencias de forma reflexiva".

驴Y t煤 que opinas?

Nombre:

Categor铆as:

Noticias relacionadas