barra head

Noelle Stevenson, ense├▒a como deshacerse de las TERFs

LA CREADORA DE LA SERIE SHE-RA HABLA SOBRE SU VIDA Y SALUD MENTAL

Noelle Stevenson, creadora de She-Ra, habla de su vida después de Princesas del Poder y de cómo mandar a la mierda a las TERFs

La creadora de She-Ra y las Princesas del Poder, Noelle Stevenson, habla de su vida, de ser trans y de la salud mental en una nueva serie autobiográfica.

En uno de los "cómics tranquilos" que componen el nuevo proyecto de Noelle Stevenson, I'm Fine I'm Fine Just Understand, habla de que se encuentra en un momento de su transición en el que se está "acostumbrando a que la gente me mire de una forma nueva".

A veces es una mirada de "confusión", escribe Stevenson, que salió del armario como "no binaria o algo parecido" en 2020.

A veces, ven una mirada en los ojos de la gente que "solía estar en los míos" antes de que empezaran su transición - pensamientos de: "Qué envidia", "Ojalá pudiera" y "Un día voy a...".

"No conozco tu camino, forastero. No sé quién eres en tu corazón", escribe Stevenson. "Pero estoy enviando un pequeño hilo de oro para ti, por si lo necesitas de la misma manera que fue enviado para mí".

Stevenson explora sus experiencias con el género, la salud mental, el envejecimiento y otros aspectos a través del nuevo proyecto Substack, una especie de regreso a sus raíces.

Noelle Stevenson, creadora de She-Ra, habla de su vida después de Princesas del Poder y de cómo mandar a la mierda a las TERFs

Hoy en día, son más conocidos por la innovadora serie de Netflix She-Ra y las Princesas del Poder, que fue alabada por sus personajes LGBT+, como la pareja central Adora y Catra y el "mercenario no binario que cambia de forma" Double Trouble.

Pero Stevenson lleva escribiendo cómics desde que estaba en la escuela de arte. Fue allí donde comenzaron el webcomic Nimona, ganador de un Eisner, que acabó siendo publicado por HarperCollins. También han atraído a fans de todo el mundo por su trabajo en el cómic Lumberjanes; su trabajo para Marvel Comics en Thor y Runaways; y sus memorias The Fire Never Goes Out.

En declaraciones, Stevenson reflexionó sobre la vuelta a una forma de trabajo más pequeña e íntima y su respuesta al aumento de la transfobia en Estados Unidos.

¿Cómo ha sido la transición de trabajar en She-Ra y las Princesas del Poder a este proyecto más pequeño y personal?

She-Ra ha sido mi proyecto de mayor repercusión hasta la fecha, lo que fue increíble, y me sentí muy agradecida por haber conseguido esa cantidad de publicidad y esa sensación de audiencia. Pero también empecé a sentirme muy expuesta. Con el tiempo, reduje la participación en Twitter porque, en un momento dado, eres muy consciente de que los ojos están sobre ti, y sabía que es fácil perder el control porque las cosas así están destinadas a ser compartidas.

Han sido unos años muy intensos para la representación LGBT+ en los medios de comunicación en general. Ha sido algo que ha cambiado, especialmente en los cómics y los dibujos animados. Ha sido muy emocionante. Me subí al carro de Catradora [el nombre del fandom para la relación entre Catra y Adora de She-Ra y las Princesas del Poder] durante... fue un juego muy largo. Era algo que no sabía si íbamos a ser capaces de hacer o tener espacio para llevarlo a cabo.

Estaba muy satisfecho y muy orgulloso de Catra y Adora. Y entonces, pienso inmediatamente después: cómo hago esto de nuevo, o cómo subo el juego. Me di cuenta de que lo que quiero hacer es ahondar bajo la superficie: coger esa puerta abierta y las puertas que otros me abrieron y cavar un poco más profundo para averiguar qué historias son posibles ahora que antes no lo eran.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por ND Stevenson (@gingerhazing)

Creo que a veces los cómics cobran vida propia cuando la gente les añade sus propias experiencias. A veces eso está bien. Pero muchas veces quiero compartir una parte de mí mismo, y quiero que la gente se vea reflejada en él. Pero tampoco quiero que se convierta en algo "relacionable". Quiero que simplemente nos encontremos juntos en las emociones que hay en el cómic.

Quizá no tengan un gran fandom o un nombre de nave. Pero quiero seguir contando esas historias, y no creo que sea malo que no sean para un público tan grande. Creo que algunas historias necesitan esa naturaleza más íntima.

Los cómics de tu Substack abordan muchos aspectos diferentes de la vida, como formar parte de la comunidad LGBT+, lidiar con la salud mental, los efectos de las redes sociales y el manejo de la fama. ¿Cómo ha sido para ti contar estas historias tan íntimas?

Es algo que me ha afectado mucho en los últimos años, y muchos de estos cómics son mi forma de procesar algo de eso. Al haber conseguido el éxito, bastante joven, sentí una especie de presión por no defraudar a la gente, por no quemarme, por llegar hasta el final. Es una gran presión.

Especialmente recientemente, con una pandemia y estando en casa todo el tiempo, creo que encontré mucho más valor en tener ese espacio más pequeño, reduciendo las cosas y tratando de reconectar con la razón por la que hago esto, por la que me convertí en un narrador en primer lugar, por la que dibujo y por la que escribo. Tengo ese afán de complacer o de intentar hacer lo que la gente quiere que haga. Todo eso está relacionado con la forma en que siempre me he visto a mí mismo, mi carrera, mi éxito.

Eso no ha desaparecido ni mucho menos, pero es algo con lo que estoy tratando de reconectar, volviendo a las raíces de quién soy y qué tipo de cosas hago.

Siento que me he quitado un peso de encima al hacer los cómics para este boletín. Siento que puedo ser vulnerable, y el contexto se entiende en este caso, que es mi espacio para ser vulnerable. Creo que he encontrado mucho valor en eso.

Una de las cosas que me encanta del proyecto es la explicación que incluyes al final. Instas a Substack a deplorar a las TERF [feministas radicales trans-excluyentes] y les dices a cualquier TERF que te lea que "se f****d", y que tú las bloquearás.

La transfobia se está extendiendo ahora mismo, y es algo tan vil. Creo que las TERF también son un tipo especial de maldad. Es tomar la transfobia violenta y disfrazarla de feminismo, justicia social o preocupación. Hay tanta deshonestidad en lo que es un TERF.

En cierto modo no me gusta la palabra "TERF" porque lleva feministas radicales como parte de ella, y no lo son en absoluto. Son radicales, sólo que no hay nada más sexista que reducir a alguien a su biología como tu principal visión del mundo. Eso es algo simplemente vil.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por ND Stevenson (@gingerhazing)

Me niego a cederles ni un centímetro jamás. Me niego a comprometerme. Son peligrosos, y es algo contra lo que seguiré hablando en cada oportunidad. No se puede ceder ningún terreno porque ellos se llevarán una milla.

Me ha animado la cantidad de solidaridad que he visto de personas que se unen contra los transfóbicos y TERFs realmente notables. Creo que esta oleada de transfobia se está produciendo como un retroceso porque hay mucha gente que está saliendo del armario, que se está encontrando a sí misma, que está viendo un atisbo de un hermoso mundo nuevo. Eso es lo que tenemos que mantener y enfocar.

Pueden patalear y gritar todo lo que quieran. Pero son ellos los que están ahí en el lado perdedor.

┬┐Y t├║ que opinas?

Nombre:

Noticias relacionadas