barra head

Todos los países de la UE deben reconocer a los hijos de padres del mismo sexo

UN GRAN PASO PARA LAS FAMILIAS LGBT+

Todos los países de la UE deben reconocer a los hijos de padres del mismo sexo, sentencia el tribunal en un

El máximo tribunal de la Unión Europea (UE) ha dictaminado que Bulgaria debe expedir documentos de identidad a los hijos de padres del mismo sexo, y que todos los países de la UE deben respetar a esas familias.

La sentencia se produjo después de que las autoridades de Bulgaria se negaran a expedir el certificado de nacimiento de una niña, llamada Sara, que nació en 2019 de una pareja casada del mismo sexo: La búlgara Kalina Ivanova y la gibraltareña Jane Jones (nombres ficticios).

Sara nació en España, pero no pudo optar a la nacionalidad española porque ninguna de sus madres era ciudadana del país. Jones solicitó entonces la nacionalidad británica para Sara, pero se la denegaron porque Jones había nacido en Gibraltar y no en el Reino Unido. Por tanto, no podía transmitir su ciudadanía a su hija.

Bulgaria denegó la ciudadanía a Sara porque el país no reconoce los matrimonios entre personas del mismo sexo. Señaló que el modelo actual de certificados de nacimiento en Bulgaria solo tiene una casilla para la "madre" y otra para el "padre", y "solo puede aparecer un nombre en cada casilla".

Como consecuencia, Sara se quedó sin ningún tipo de documentación, lo que supuso un riesgo importante para su capacidad de acceso a la sanidad, la educación y la seguridad social. También impidió a su familia salir de España.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) dictaminó el martes (14 de diciembre) que la negativa de Bulgaria a expedir documentos de identidad podría obstaculizar el "ejercicio del derecho de libre circulación de la niña y, por tanto, el pleno disfrute de sus derechos como ciudadana de la Unión".

El tribunal dictaminó que Bulgaria debe reconocer el certificado de nacimiento español que se expidió a Sara, en el que figuran sus dos madres como progenitoras, pero no tiene que expedir un certificado de nacimiento búlgaro. Subrayó que todos los Estados miembros deben "reconocer esa relación paterno-filial para que [la niña] pueda ejercer, con cada uno de sus progenitores, su derecho a la libre circulación".

El TJUE afirmó que las autoridades búlgaras deben expedir un documento de identidad o un pasaporte a Sara. El tribunal añadió que todos los demás Estados miembros de la UE deben reconocer estos documentos de identidad para permitir la libre circulación de Sara junto a sus padres.

Jones e Ivanova dijeron en una declaración a IGLA-Europa que están "emocionados" por la decisión del tribunal y "no pueden esperar a que Sara reciba su documentación".

"Es importante para nosotros ser una familia, no sólo en España sino en cualquier país de Europa, y por fin puede ocurrir", añadieron. "Este es un paso adelante muy esperado por nosotros, pero también un gran paso para todas las familias LGBT de Bulgaria y Europa".

Arpi Avetisyan, responsable de litigios de IGLA-Europa, dijo que la sentencia del TJUE es un "verdadero testimonio" de que la UE es una "unión de igualdad".

Avetisyan añadió que el grupo esperaba ver más "familias arco iris disfrutando de su derecho a la libertad de circulación y otros derechos fundamentales en igualdad de condiciones que cualquier otra persona".

"Es importante que la sentencia se aplique de forma inminente, no sólo para el bebé Sara y su familia, sino también para otras familias que se enfrentan a luchas similares en toda la UE", dijo Avetisyan.

La IGLA-Europa dijo que la sentencia también consolidaba el comentario de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, de que: "Si eres padre en un país, eres padre en todos los países".

Von der Leyen ha defendido en múltiples ocasiones los derechos del colectivo LGBT+. A principios de este año, apoyó una resolución que declaraba a la UE como "zona de libertad LGBTIQ".

La resolución declaraba que las personas queer "en toda la UE deben disfrutar de la libertad de vivir y mostrar públicamente su orientación sexual e identidad de género sin temor a la intolerancia, la discriminación o la persecución".

Von der Leyen tuiteó su apoyo a la resolución, diciendo que "ser uno mismo no es una ideología".

Escribió: "Nadie podrá quitársela nunca. La UE es tu casa. La UE es una #LGBTIQFreedomZone".

¬ŅY t√ļ que opinas?

Nombre:

Categorías:

Noticias relacionadas