barra head

Un enfermero es acusado de besar y tocar a un hombre paralĂ­tico en el hospital

UN JUEZ HA DETERMINADO QUE SU DESPIDO ES IMPROCEDENTE

Una enfermera acusada de besar a un paciente paralítico e insistir en que era gay gana un caso de despido improcedente

Un tribunal ha dictaminado que un enfermero, que fue despedido después de que un paciente paralítico le acusara de besarle y decirle que era gay, fue despedido injustamente.

El enfermero italiano Paolo Messeri fue despedido de su trabajo en The Royal Hospital For Neuro-disability de Londres por falta grave en 2020, tras haber trabajado en el hospital desde 2016.Un tribunal ha dictaminado que un enfermero, que fue despedido después de que un paciente con parálisis le acusara de besarle y decirle que era gay, fue despedido injustamente.

Según la decisión del tribunal laboral, Messeri trabajaba principalmente en turnos de noche en una sala "que atendía a unos 16 pacientes con discapacidades profundas residentes en habitaciones individuales".

Pero en 2019, uno de sus pacientes, al que se refiere como X, acusó al enfermero de tocarle de forma inapropiada, pellizcarle, intentar besarle, meter los dedos en la nariz y la boca de X y "acusarle" de ser gay.

X tiene el síndrome de enclaustramiento y está completamente paralizado, salvo por algunos movimientos faciales y de la cabeza. Utiliza un sistema de mirada, que le permite elegir las letras con el movimiento de los ojos para componer los mensajes.

En un correo electrónico enviado al hospital el 24 de noviembre de 2019, X escribió: "Esto comenzó con tirones de pelo en mis brazos y pellizcos en la parte superior de mi cuerpo para tocarme e introducir los dedos en mis orejas y nariz y tratar de besarme y acusarme continuamente de ser gay - ¡soy definitivamente heterosexual y no soy el que está luchando con mi sexualidad!

"Este comportamiento tan poco profesional y desagradable se viene produciendo desde hace más de un año; anoche me ha llevado a escribir este correo electrónico.

"¡Se comportó así descaradamente delante de otros empleados de la noche! Otros cuidadores masculinos se han comportado así. Podemos ocuparnos de ello 'internamente', pero si hay algo más no dudaré en contactar con mi abogado y con la CQC y la POVA y la policía."

X, que utiliza su cabeza para activar un botón de llamada de auxilio, añadió en otro correo electrónico: "¡Me gustaría que se supiera desde el principio que no soy en absoluto homófobo!

"Aunque me solidarizo con las recientes pérdidas de su padre y de su hijo no nacido, ¡no justifico su comportamiento!

"Lo que más me ha preocupado es que me ha sujetado físicamente la cabeza para impedirme llegar al timbre de llamada y pedir ayuda".

Cuando una responsable de experiencia y seguridad del paciente, Amanda Goodair, y el moderno matrón Ricky Mugwagwa hablaron con X sobre su queja, el paciente añadió que el enfermero había intentado "besarle en los labios", que el enfermero "se reía después y le acusaba de ser gay", y que "siempre me daba palmaditas en el trasero y me decía 'un gran abrazo para ti, mi amor' o 'un gran beso para ti, mi amor' cuando salía de la habitación".

Messeri fue suspendido y sometido a una investigación, durante la cual negó haber actuado de forma inapropiada.

El enfermero, que fue descrito por sus compañeros de trabajo como "juguetón", admitió que había abrazado a X, pero sólo después de recibir permiso, y dijo que le decía cosas como: "¿Estás bien? ¿Quieres un beso mío?".

Lesley Mill, directora de prestación de servicios, despidió a Messeri en febrero de 2020 por falta grave. Señaló entonces que la "cultura del enfermero italiano es naturalmente afectuosa y táctil, lo que podría haber sido una razón por la que consideró que su comportamiento no era inapropiado".

Este mes, el juez laboral John Pritchard dictaminó que Messeri fue despedido injustamente por el hospital.

Pritchard dijo que "hubo una falta de cuidado, de atención a los detalles y de concentración [en la investigación]", y que en algunas de las fechas en las que Messeri fue acusado de actuar de forma inapropiada, ni siquiera estaba en el trabajo.

Messeri, cuyo inglés es limitado, también ganó una reclamación por discriminación racial indirecta al no poder contar con un traductor de italiano en su audiencia disciplinaria.

El enfermero recibirá una indemnización cuya cuantía se decidirá más adelante.

ÂżY tĂș que opinas?

Nombre:

CategorĂ­as:

Noticias relacionadas