barra head

John Bell, de Outlander, habla sobre su carrera como actor gay

"TUVE MOMENTOS EN LOS QUE QUERÍA REZAR PARA QUE DESAPARECIERA LO GAY"

John Bell, de Outlander, sobre su crecimiento como marica en el cine:

El protagonista deOutlander , John Bell, está a punto de interpretar a un personaje gay por primera vez, y no puede esperar.

Se puede decir que a John Bell nunca le han faltado precisamente oportunidades. El actor escocés comenzó su carrera como estrella infantil, dándose a conocer en El Hobbit. Desde 2017, ha estado causando sensación en Outlander, la serie histórica que cada vez es más popular.

Sólo tiene 24 años y ya cuenta con una legión de fans en todo el mundo, pero de alguna manera, nunca ha tenido la oportunidad de interpretar un personaje gay.

Por eso aprovechó la oportunidad de participar en "La noche en que Larry Kramer me besó", el aclamado espectáculo unipersonal que ha llevado al público a un viaje relámpago por los derechos y la historia del colectivo LGBT+ desde que se estrenó en 1992.

"Era una oportunidad para interpretar a alguien gay, y nunca lo había hecho antes en mi carrera, aunque soy gay. En Outlander, interpreto a un personaje heterosexual, un tipo que es muy diferente a mí, así que fue agradable volver a interpretar algo un poco más fiel a mí".

Cuando John habló, todavía estaba ensayando La noche que Larry Kramer me besó , pero ya empezaba a notar lo diferente que era interpretar a un personaje gay en comparación con un personaje heterosexual.

"Es curioso, creo que en realidad es más exponente interpretar personajes gay", dice John. "Cada personaje que interpretas es diferente. En Outlander, mi personaje tiene esta valentía, tiene una especie de postura guerrera, y tiene una perspectiva cómica. Me encanta mi personaje en Outlander, no me malinterpretes, pero al hacer esta obra, se trata de un joven gay en una época muy aterradora de la historia en su viaje de autodescubrimiento pasando por experiencias tanto muy positivas como increíblemente negativas."

No hay "tanto que ocultar" cuando eres un hombre gay que interpreta un personaje gay, dice John, y esa experiencia le resulta estimulante. Sin embargo, emprender un espectáculo unipersonal como éste no está exento de desafíos. También es muy consciente de la responsabilidad que tiene tanto con el material como con el público.

"Hay una nueva generación de gays que ya son adultos y que nunca han vivido la crisis del sida y el VIH de la misma manera que entonces. Así que me entusiasmó llevar esa historia a una nueva generación de espectadores que quizá no entendían del todo la gravedad del asunto. También ha sido un punto de aprendizaje para mí".

No fue el SIDA lo que mató a la gente, sino la homofobia.

John tiene 24 años, nació en 1997 y creció en una época en la que el VIH era una enfermedad manejable (siempre que se pudiera acceder a un tratamiento eficaz). Eso significó que tuvo que encontrar su camino en la historia educándose a sí mismo sobre lo que era vivir en esa época.

"Todavía es muy reciente. Sí, puede que hayamos crecido en una época en la que esto era menos grave, pero nuestros padres no. Pude sentarme a hablar con mi madre sobre el tema y decirle: '¿Qué se sentía entonces? Mi madre no es gay, no habría pertenecido a la comunidad como tal, pero lo que deduje de lo que me dijo es que no fue el sida lo que mató a la gente, sino la homofobia. Ese era el verdadero asesino porque nadie hacía nada al respecto. Fue algo interesante de aprender".

John espera que la obra sirva para empoderar a los jóvenes LGBT+, pero también quiere que sea educativa. Muchas personas homosexuales crecen sin saber nada de su historia gracias a un sistema educativo regresivo que sitúa la homosexualidad como "lo otro". En ese contexto, las artes pueden ofrecer una oportunidad vital para que las personas LGBT+ conozcan el pasado.

"Investiguen, aprecien que donde estamos ahora sólo es posible gracias al activismo de hace 30, 40 años. Rindan homenaje, rindan tributo a eso. Aprendemos de la historia".

John Bell cree que "tiene sentido" dar a los actores homosexuales el papel de personajes homosexuales

John es un hombre gay que está a punto de representar una de las obras de teatro unipersonales más codiciadas de los últimos 30 años, por lo que parece apropiado preguntarle qué opina sobre los actores heterosexuales que interpretan personajes gays.

John es de la misma opinión que Russell T Davies, que el año pasado fue noticia cuando dijo que no contrataría a actores heterosexuales para papeles gay porque quería "autenticidad" en sus programas.

"Creo que los gays deberían interpretar personajes LGBT+", dice John. "Pero recuerda también que durante años hemos fingido ser heterosexuales para poder interpretar también a personajes heterosexuales", ríe.

¿Le parece frustrante la conversación? Es un debate que no desaparece, al menos en parte por el hecho de que los actores heterosexuales siguen interviniendo, y muchos saltan a defenderse. Los medios de comunicación también desempeñan un papel: ¿preferiría que la conversación se detuviera por completo?

"Creo que es una conversación interesante", dice. "No lo encuentro frustrante, como dices, hay muchos puntos de vista, y en el fondo creo que tiene más sentido hacer que los gays interpreten a personajes gays. Pero al mismo tiempo, si eres un actor y consigues un trabajo y eres heterosexual, no voy a ser odioso contigo por aceptarlo. Somos actores que intentan ganarse la vida, siempre hay que decir que sí al maldito trabajo. Así que esa parte la entiendo.

"Sería bonito llegar un día a un punto en el que realmente no importe. Pienso en que Drag Race tiene a una reina heterosexual cisgénero que se presenta, y eso es increíble. El drag debería ser hecho por cualquiera, al igual que la actuación. Pero las cosas se han inclinado demasiado en una dirección, con muchos papeles muy icónicos interpretados por actores heterosexuales. Quizá haya que equilibrar las cuentas".

Parte de la razón por la que esta conversación sigue surgiendo es porque muchos actores homosexuales han hablado de la homofobia que han experimentado en la industria. Por suerte, John no ha experimentado nada de eso; de hecho, sus experiencias han sido abrumadoramente positivas.

Todavía tenía momentos de "rezar para que desaparezca lo gay" y de no querer serlo.

"Crecí en esta industria como un niño rodeado de hombres homosexuales con éxito y talento. Está llena de gente que me inspiró. Pienso en El Hobbit y en mi tiempo de rodaje, y pienso en el increíble Ian McKellen, que estaba por allí, y en los maravillosos Adam Brown y Luke Evans, y en toda esa gente a la que podía admirar de niño y verles tener carreras de éxito. Así que nunca me enfrenté a nada negativo en lo que respecta a eso.

"Sólo estaba rodeado de gente que era célebre. Para mí, eso fue inspirador. Eso me hizo seguir adelante. Nunca me he encontrado con ninguna homofobia en la industria, lo cual es genial".

Crecer rodeado de esos modelos fue una experiencia increíble para John en un momento formativo de su vida, pero eso no significa que siempre se sintiera cómodo con su sexualidad. En su adolescencia sintió una abrumadora presión por encajar.

"Todavía tenía momentos de 'rezar para que desaparezca lo gay' y de no querer ser gay", dice. "Esos pensamientos se cuelan en tu cabeza a la hora de dormir cuando estás solo. Evidentemente, todavía hay algo que me dice que esto no es normal y que está mal, pero las experiencias en la industria del cine lo aplastaron rápidamente cuando seguí trabajando. Me dije: "Oh, soy como él y eso es increíble. Es realmente genial. Es realmente feliz. No está mal. No está mal. Creo que a mis padres les parecerá bien'. Pero todavía había un viaje".

Todos estos años después, John ha abrazado plenamente su identidad como hombre gay, pero aún se pregunta de dónde procede esa homofobia interiorizada.

"Mis padres nunca dijeron nada que fuera negativo. Como chicos jóvenes homosexuales, debemos estar muy acostumbrados a la [homofobia], a ser diferentes, y algo debe decirnos que es malo. Pero por suerte estuve en una situación en la que esos sentimientos no duraron demasiado".

La experiencia de John le ha enseñado lo importante que es la representación significativa del colectivo LGBT+: espera que los niños queer que crecen hoy se vean reflejados en los medios de comunicación populares.

"La gente tiene que verse a sí misma en los medios de comunicación y en las historias que se cuentan", dice. "Es como los vídeos de la niña que se parece al personaje de Encanto, y está saltando y riendo, y eso es porque se ve a sí misma en ella y va a ser su película favorita. Si hay más representación, no va a haber tanta gente con esos demonios internos. Es encantador formar parte de eso".

¿Y tú que opinas?

Nombre:

Categorías:

Noticias relacionadas