barra head

Los artistas callejeros LGBTQ+ de Chile ven sus obras pintadas con insultos hom贸fobos

"NOS INTENTAN SILENCIAR"

Estaba destinado a ser un museo al aire libre dedicado a la comunidad LGBTQ+ de Chile, pero días después de que se terminara el mural de 40 metros (131 pies), los vándalos pintarrajearon sus brillantes paneles con docenas de insultos homófobos.

Los defensores de los derechos humanos afirman que estos ataques reflejan una reacción cada vez más hostil contra los lentos pero constantes avances hacia la igualdad de los homosexuales, bisexuales y transexuales en Chile, donde las actitudes conservadoras y la Iglesia católica siguen teniendo una gran influencia.

"Están vandalizando nuestros espacios artísticos, donde por fin podemos ser visibles", dijo el músico Vale Nein, mientras recorría el mural pintarrajeado en el centro de Santiago, deteniéndose de vez en cuando para leer los insultos garabateados por los vándalos.

"Es simbólico. También están matando gente", dijo Nein, un hombre transgénero, que había estado dando visitas guiadas a la pintura mural antes de que el vandalismo obligara a cancelarlas.

El proyecto se estableció como un lugar de memoria, marcando el lugar donde Daniel Zamudio, un joven gay de 24 años, fue torturado y asesinado en un parque contiguo hace 10 años.

La brutalidad de su asesinato conmocionó a la nación, lo que llevó al entonces gobierno conservador a aprobar una legislación contra los delitos de odio conocida como Ley Zamudio, que reconoce la violencia motivada por la homofobia, pero que ha resultado difícil de aplicar en los casos de abusos escritos y verbales.

Casi la mitad de los casos contra los delitos de odio llevados a los tribunales en virtud de la ley han sido desestimados.

Sin embargo, el mural para honrar la memoria de Zamudio resultó controvertido, incluso dentro de la comunidad LGBTQ+, ya que algunos grupos de derechos acusaron a los artistas de incentivar los ataques homófobos al incluir imágenes fotográficas eróticas en un panel.

Los artistas aceptaron tapar las fotos, pero eso no impidió que fueran blanco de los vándalos.

Un retrato de Zamudio está cubierto por un grafiti, y un gran texto en el que se reclama el acceso a la sanidad pública para los chilenos trans está oscurecido por un garabato en el que se lee "la pedofilia no es arte".

Los defensores de los derechos humanos dijeron que el ataque a la pintura mural reflejaba los prejuicios a los que se enfrentan a diario.

"Ser gay en Chile todavía hace que la gente se sienta incómoda", dijo Nicolás Venegas, un hombre gay que vive a pocas cuadras del mural.

La artista callejera lesbiana Marcela Paz Pena, que se hace llamar Isonauta, dijo que los grupos conservadores y homófobos vandalizan regularmente el arte LGBTQ+.

"Pinto la palabra 'lesbiana' e inmediatamente la tachan", dijo a la Fundación Thomson Reuters. "Intentan silenciarnos y hacer ver que no existimos".PASADO CONSERVADOR

Chile está empezando a romper con su pasado católico y conservador. Fue uno de los últimos países del mundo en legalizar el divorcio en 2004 y mantuvo la prohibición total del aborto hasta 2017.

Los derechos LGBTQ+ también tardaron en ser reconocidos.

La ley de Zamudio fue la primera protección legal para la comunidad LGBTQ+ de Chile cuando se aprobó en 2012, poco después de su asesinato.

Las uniones civiles entre personas del mismo sexo se aprobaron en 2015, seguidas de una ley de identidad de género en 2018, que permite a los chilenos trans cambiar legalmente su nombre y género sin necesidad de un permiso judicial o exámenes médicos.

Y el año pasado se aprobó el matrimonio homosexual y la adopción por parte de personas del mismo sexo, tras una larga campaña de los activistas LGBTQ+.

Desde que asumió el cargo de presidente más joven del país en marzo, el ex líder estudiantil de las protestas, Gabriel Boric, de 36 años, ha nombrado a miembros abiertamente LGBTQ+ en su gabinete por primera vez en la historia de Chile.

Pero estos logros han tenido un precio, dijo Ramón Gómez, del Movilh, el mayor grupo de derechos LGBTQ+ de Chile, señalando los ataques cada vez más violentos contra la comunidad.

Aunque todavía no hay estadísticas disponibles para el inicio de 2022, Gómez dijo que su grupo había visto un "aumento explosivo" de las denuncias de delitos de odio violentos desde que se levantaron las restricciones de la COVID-19 a principios de este año.

En marzo, una mujer trans sufrió heridas que pusieron en peligro su vida tras ser apuñalada en la calle y varias parejas de gays y lesbianas fueron agredidas en lugares públicos, incluidos restaurantes, según informaron los medios de comunicación locales.

El mes pasado, una lesbiana murió tras ser prendida fuego por un agresor homófobo, según los medios de comunicación.

A pesar de la elección del progresista de izquierdas Boric, muchos chilenos siguen manteniendo opiniones conservadoras en cuestiones personales y familiares.

El segundo clasificado en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de diciembre fue José Antonio Kast, un ex diputado de extrema derecha que obtuvo el 45% de los votos.

Su partido se opone firmemente al matrimonio gay y a la paternidad del mismo sexo, considerando a la familia tradicional y heterosexual como el "núcleo de la sociedad".

Aun así, el vandalismo del mural provocó la preocupación de las autoridades de la capital.

Erika Montecinos, activista lesbiana nombrada recientemente para dirigir el departamento de diversidad de la Municipalidad de Santiago, dijo que los funcionarios reconocieron que "no han sido capaces de proteger el arte (LGBTQ+)".

Dijo que la municipalidad planeaba organizar conversaciones entre los artistas y los comités de vecinos, lo que los artistas acogieron con agrado pero dijeron que no sería suficiente para detener a los vándalos.

Afirman que es necesaria una legislación más amplia contra el odio para proteger el arte callejero LGBTQ+, que, según dicen, puede contribuir a fomentar una mayor aceptación.

"Aporta una mejor comprensión y una mejor calidad de vida para todos... Puede informar", dijo el artista indígena trans Poleo Painemal, que pasó seis días trabajando en el mural.

Su panel mostraba a niños trans jugando en una habitación de tonos rosados e incluía una bandera indígena wiphala con el símbolo trans.

Painemal quería retratar una infancia libre de restricciones de género binario, algo que, según ella, existía libremente en las comunidades indígenas mapuches antes de que fuera estigmatizada por los colonizadores católicos.

Los vándalos rociaron un pene en la pintura y garabatearon la palabra "asqueroso" en las imágenes de los niños.

"Me duele y me enfada", dijo Painemal.

"(Pero) demuestra que este trabajo es necesario porque la gente sigue teniendo mucho odio contra nosotros y tenemos que educarles".

1 Comentarios

PROCTOR MEYER

May 29, 2022, 5:14 p.m.

Me parece muy peligroso, adem谩s de bochornoso, que no se legisla para promover una educaci贸n de altura, inclusiva para fomentar el respeto e igualdad entre todos los individuos de una sociedad. El cambio debe promoverse desde el mismo gobierno y pedir la separaci贸n definitiva de iglesia y gobierno

驴Y t煤 que opinas?

Nombre:

Categor铆as:

Noticias relacionadas