barra head

Redescubriendo el arte gay de Gerda Wegener

MÁS DE 200 OBRAS HASTA 1940

Algunos artistas maravillosos pasan desapercibidos durante su vida o incluso durante muchos años después de su muerte. Otros pintores tienen un éxito inicial pero luego pasan de moda. Las generaciones posteriores pueden darse cuenta de su verdadero valor (el caso más famoso es el de Vincent Van Gogh).

Para la artista danesa Gerda Wegener, sus obras quedaron en gran parte olvidadas hasta el estreno de la película de 2015, "La chica danesa". Wegener fue redescubierta no por derecho propio, sino como pareja de su cónyuge, Einar Wegener, que emprendió el doloroso camino de la transición como mujer transgénero en una época de hostilidad e incredulidad de la sociedad.

Hay mucho más que considerar sobre Gerda Wegener, incluida la naturaleza de su relación con Einar. En la película, un matrimonio heterosexual sin problemas se ve alterado de repente cuando la modelo bailarina de Wegener no se presenta a una sesión, y Wegener le pide a su marido que se ponga por primera vez un atuendo femenino y pose para ella. A partir de ese momento, Einar comienza a vestirse con atuendos femeninos, dejando aflorar sentimientos enterrados.

Gerda es retratada en la película como la esposa conmocionada y angustiada que se convierte en la defensora de la transición de Einar a Lili Elbe. En varias escenas, los intentos de Gerda de mantener relaciones sexuales con su pareja son rechazados. Sin embargo, los propios diarios de Elbe revelan que la relación con Wegener era fuertemente amorosa pero platónica. Wegener no anuló su matrimonio, algo que habrían hecho la mayoría de las esposas heterosexuales en esas circunstancias.

Es posible que Wegener percibiera y aceptara la transición de Elbe por sus propias razones, que no se exploran en la película. En tiempos en que la homosexualidad era ilegal, el matrimonio se convertía en una tapadera que protegía del mundo la verdad sexual de la pareja. Yo especularía, como otros lo han hecho, que ese fue el caso del matrimonio Wegener. La sensacional autobiografía de Elbe, "Man into Woman", publicada en 1933, sólo cuenta una parte de una historia más compleja -y para mí, más interesante-.

"La chica danesa" caracteriza las numerosas pinturas y dibujos eróticos de mujeres de Wegener como representaciones obsesivas de Elbe. Para apoyar esta idea, se describe a Wegener como una artista sin éxito hasta que se centró en Elbe como modelo, y su posterior éxito en el mundo del arte depende totalmente de estos "cuadros de Lili". Pero, ¿es esto del todo exacto?

Wegener merece ser considerada adecuadamente como una artista de gran talento con una personalidad queer que va mucho más allá de su relación con Elbe. Consideremos la historia de su vida y sus obras.

Matrimonio y carrera profesional en Dinamarca

Nacida como Gerda Marie Fredrikke, Wegener se crió en el seno de una familia luterana conservadora en un pueblo danés y fue la única hermana que sobrevivió hasta la edad adulta. Desde muy joven demostró su talento artístico y se trasladó a Copenhague cuando era adolescente para asistir a la Real Academia Danesa de Bellas Artes. Su primer retrato de una mujer elegante y hermosa fue vendido por un destacado marchante de arte cuando aún era estudiante de arte.

Redescubriendo el arte gay de Gerda WegenerGerda en 1904, cortesía de Art Only Art

Gerda conoció a Einar Wegener en la escuela de arte, y se casaron en 1904, cuando ella tenía dieciocho años. Ese mismo año se produjo la fatídica sesión: La modelo de Gerda no se presentó, y pintó las piernas de Einar cubiertas por medias de mujer.

La pareja se integró rápidamente en la escena artística bohemia de la capital danesa. Tras graduarse en la Academia en 1908, la carrera artística de Gerda Wegener se inició tras ganar un concurso de dibujo organizado por el periódico Politiken. En Dinamarca se dio a conocer como ilustradora de anuncios, dibujante de periódicos y retratista de estilo renacentista.

Wegener se estaba convirtiendo en una prometedora artista de vanguardia. Sus cuadros (muchos de los cuales utilizaban a Elbe como modelo) eran exploraciones pioneras del erotismo femenino. En las imágenes en las que Elbe aparece desnuda, Wegener le dio el cuerpo con el que soñaba. Las mujeres de Wegener no eran como las retrataría un artista masculino, como objeto de su deseo. Más bien eran mujeres como sujetos, que mostraban la sensualidad femenina y el deseo sexual libremente por sí mismas. Sin embargo, estos retratos e ilustraciones audaces y atrevidos causaron un gran revuelo en la conservadora Dinamarca.

Los años de París, el estilo maduro de Wegener y su éxito artístico

Wegener y Elbe se trasladaron a París en 1912 y permanecieron allí durante décadas, donde vivieron aparentemente como dos mujeres en una comunidad artística de vanguardia. París fue realmente única en su acogida de radicales, escritores y artistas homosexuales, queer y poliamorosos. La capital francesa era también el epicentro de los principales movimientos artísticos de la época. Fue en París donde Wegener encontró su estilo único, un público para su obra y la aceptación de Elbe. Ella apoyó a Elbe mientras su carrera artística prosperaba.

Wegener fusionó el Art Nouveau y el Art Déco en un estilo de retrato que presentaba a mujeres lánguidas y sensuales, con labios en forma de capullo de rosa, rímel abundante y pelo corto (las "flapper" de los años veinte), a veces parcialmente desnudas o completamente desnudas. Los dibujos y pinturas eróticas de Wegener durante este periodo revelan mucho sobre su vida privada y su sexualidad. Incluso hay un elemento de campismo y drag en juego; a veces Wegener utiliza los trajes como tapadera de la homosexualidad; ciertamente algunos de los "retratos de Lili" lo son.

Wegener pintó una serie de retratos de varias mujeres, como "Un día de verano", una obra de 1927, en la que la pintora (de pie en el fondo con su paleta de artista) mira fijamente a sus tres modelos femeninas; dos de ellas están desnudas. Esta obra tiene un aire bastante coqueto, ya que los dedos de los pies de la mujer desnuda rozan tímidamente la mano de la otra.Redescubriendo el arte gay de Gerda Wegener

Este discreto tono erótico es evidente en otros cuadros de mujeres. Considere las miradas frías y cómplices entre las mujeres en una obra posterior, titulada "Dos mujeres en un balcón". Se insinúa algo más que la amistad entre ambas: las miradas cómplices y lánguidas que se intercambian y el vestido revelador de la mujer rubia. Todo está sugerido, pero la sugerencia aparece repetidamente en la obra de Wegener.Redescubriendo el arte gay de Gerda Wegener

Tener un "tipo" que los espectadores reconocieran al instante era una característica de los principales retratistas de París. Por ejemplo, Amadeo Modigliani; no importaba quién fuera el modelo, el "tipo" era el mismo: cara larga, cuello arqueado, ojos almendrados, boca pequeña. Aunque son más sensuales, tiernas y no tienen un estilo experimental, las obras de Wegener pueden compararse con las de otros artistas de la época que representaban a mujeres sexualmente liberadas, como Tamara de Lempicka.

No es de extrañar que Wegener se convirtiera en un éxito en la industria de la moda parisina, que requería imágenes de mujeres hermosas con atuendos elegantes. Trabajó como ilustradora para Vogue, La Vie Parisienne y otras revistas. Como artista establecida en París, Wegener se hizo conocida por sus fastuosas ilustraciones (sobre todo para productos femeninos como polvos y medias). Las mujeres que aparecen en los cuadros de moda de Wegener se codean con gatos, se reclinan y leen cartas, pero son perfectamente conscientes de que están siendo miradas, y contrarrestan la mirada del espectador con la suya propia, cargada de erotismo.

Wegener ganó un prestigioso concurso en la Exposición Universal de París de 1925, y era buena amiga de la célebre bailarina danesa Ulla Poulsen (1905-2001), que aparecía con frecuencia en sus cuadros. Poulsen era la modelo que faltaba aquel día en que comenzó el viaje de Elbe hacia la identidad de género. En este cuadro, Poulsen baila un ballet basado en la música de Frederic Chopin, probablemente representado en el Palais Garnier de París. La expresión sensual de Poulsen y su escote transportan esta obra al ámbito de lo provocativo.

Dibujos eróticos de Wegener

El arte erótico de Wegener en los años de París presentaba a las mismas mujeres que desfilaban en sus ilustraciones de moda, pero en estado de desnudez o confraternizando entre ellas en algo más que una simple conversación. Un vistazo al arte erótico de Wegener en el que aparecen relaciones sexuales entre mujeres demuestra que estaba muy familiarizada con el lesbianismo: la alegría, el ingenio y el encanto de sus relajados dibujos sugieren que ella misma mantenía relaciones sexuales con mujeres. Revelan la historia queer que faltaba en la película de Hollywood.Redescubriendo el arte gay de Gerda Wegener

Objetos perdidos

Los años 30 acabaron en tragedia tanto para Wegener como para Elbe.

Elbe se sometió a una de las primeras cirugías de reasignación de sexo en 1930, lo que provocó un gran escándalo en los periódicos. Quería cambiar su sexo y su nombre legalmente, pero para ello había que anular el matrimonio con Wegener. Wegener aceptó de buen grado porque sabía que Elbe quería casarse con un marchante de arte parisino llamado Claude Dejeune. Sin embargo, Elbe no sobrevivió a la última intervención quirúrgica en 1931.

Tras la muerte de Elbe, Wegener quedó desconsolada y buscó un puerto seguro. Se volvió a casar con un oficial, aviador y diplomático italiano, el comandante Fernando Porta, y se trasladó a Marruecos, donde siguió pintando, firmando como Gerda Wegener Porta. Sin embargo, el matrimonio duró poco. Se divorció de él en 1936 y se trasladó a París, antes de regresar a Dinamarca en 1938.

A finales de la década de 1930, el gusto artístico había cambiado hacia formas puras y limpias, todo lo contrario al Art Decó. Wegener pasó de moda y, como su obra no se vendía, se vio obligada a mantenerse en Copenhague vendiendo postales baratas pintadas a mano. El año de la invasión nazi de Dinamarca (1940), Wegener murió. Sólo apareció una pequeña esquela en el periódico local.

En 2015 se estrenó "La chica danesa" en medio de una ola de activismo transgénero, visibilidad y nuevo respeto. Un museo de arte moderno de Copenhague incluyó 200 obras de Wegener en una exposición en honor al centenario del sufragio femenino danés. A esta exposición le siguieron otras de carácter internacional.

Wegener es ahora apreciada como una innovadora y una importante contribuyente al modernismo. Utilizó varios medios para defender las identidades marginadas, el deseo queer y una mirada femenina diferente, lo que hace que su obra tenga una carga sociopolítica. Su obra es revolucionaria y feminista, y entre sus hermanas descendientes hay mujeres con estilo, talento y descaro, como Lady Gaga, la diseñadora de moda Vivienne Westwood y la fotógrafa Nan Goldin.

Wegener escribió en una ocasión: "Cuando pinto el retrato de alguien, trato de encontrar las cualidades más bellas e íntimas de mis sujetos. No se puede evitar que se añada una cierta porción de mi propia personalidad, ¡ya que uno tiene una personalidad! ¿Se puede ser artista sin ella?".

¿Y tú que opinas?

Nombre:

Categorías:

Noticias relacionadas