barra head

Se proh铆be la participaci贸n de personas trans en nataci贸n profesional en EEUU

LAS CAMPA脩AS ANTITRANS EST脕N EN TODOS LADOS

La prohibición de la natación trans es la culminación de años de juegos políticos, histeria mediática y odio

La prohibición de las mujeres trans en la natación de élite es la culminación de años de campaña antitrans.

El organismo rector de la natación mundial, la FINA (Federación Internacional de Natación), anunció el domingo que prohíbe a las mujeres trans que hayan pasado por cualquiera de las etapas de la pubertad masculina participar en las carreras femeninas.

El presidente de la FINA, Husain Al-Musallam, dijo que la prohibición de la natación trans se introdujo tras la votación de 152 federaciones nacionales. Se espera que en el futuro se establezca una categoría "abierta" que permita a las mujeres trans competir por separado de sus compañeros.

La reacción fue instantánea: los grupos y activistas de defensa del colectivo LGBTQ+ denunciaron la política como discriminatoria, mientras que los expertos condenaron a la FINA por su enfoque "poco científico".

La política puede parecer chocante para aquellos que no han seguido los debates sobre las mujeres trans en el deporte, pero para los que están al tanto, la medida de la FINA ha tardado mucho en llegar.

El debate sobre el derecho de las personas trans a practicar deporte lleva años en marcha

El pánico moral que rodea a los deportistas trans -en gran parte centrado en las mujeres trans- ha ido creciendo durante años, y no muestra ningún signo de disminuir. Es uno de los grandes temas de conversación del movimiento "crítico con el género", pero también es una de las principales fijaciones de la extrema derecha, de ciertos medios de comunicación y de cierto ex presidente de Estados Unidos.

Pero el debate se remonta a mucho antes de la aparición del moderno movimiento "crítico de género". De hecho, los debates en torno a la participación de las personas trans en el deporte se iniciaron a mediados de los años 70, cuando la tenista Renée Richards hizo la transición y empezó a jugar en la competición femenina.

La prohibición de la natación trans es la culminación de años de juegos políticos, histeria mediática y odio

Su presencia en el deporte femenino suscitó inmediatamente reacciones negativas. La Asociación de Tenis Femenino (WTA) y la Asociación de Tenis de Estados Unidos (USTA) retiraron su apoyo al US Open después de que fuera invitada a participar en un torneo de preparación. La mayoría de las mujeres se retiraron en señal de protesta.

Eso llevó a la USTA y a la WTA a introducir algo conocido como la prueba del cuerpo de Barr, que determina los cromosomas de una persona. Cuando Richards se negó a someterse a la prueba, se le prohibió competir en el US Open. Ganó un caso en el Tribunal Supremo de Nueva York, donde argumentó que se habían violado sus derechos civiles.

En respuesta al caso de Richards, el Tribunal Supremo de Nueva York dictaminó que el uso de la prueba del cuerpo de Barr para determinar su sexo era "manifiestamente injusto". En 1977, compitió en el concurso femenino del US open, donde llegó a la final de dobles.

Nadie podía saber que el "debate" en torno a los atletas trans y el deporte no habría avanzado en absoluto más de 40 años después.

Cuatro décadas después, los derechos trans se han convertido en una "guerra cultural

El siguiente gran hito para las mujeres trans y el deporte se produjo en 2003, cuando el Comité Olímpico Internacional (COI) elaboró su primera política sobre la participación de las personas trans en el deporte. Esa política era increíblemente estricta: las personas trans debían someterse a una intervención quirúrgica y a una terapia hormonal durante un periodo de tiempo determinado antes de participar. También debían tener un reconocimiento legal de género.

La prohibición de la natación trans es la culminación de años de juegos políticos, histeria mediática y odio

El COI modificó sus directrices en 2015: según su nueva política, las mujeres trans podrán autodeclarar su género, pero deberán demostrar que tienen un nivel de testosterona inferior a 10 nanomoles por litro durante un año antes de competir. Por su parte, los hombres trans podrán competir sin restricciones.

Eso allanó el camino para que Laurel Hubbard se convirtiera en la primera mujer trans que participaría en los Juegos Olímpicos de halterofilia, en 2021. Su participación dio lugar a una febril cobertura informativa en todo el mundo, así como a debates regresivos sobre si se le debía permitir competir en primer lugar. Al final, Hubbard no pudo completar sus levantamientos. Se fue sin medallas.

Durante los mismos Juegos Olímpicos, la jugadora de fútbol no binaria Quinn ganó una medalla de oro como parte del equipo de fútbol femenino de Canadá, mientras que la patinadora no binaria Alana Smith representó a Estados Unidos en su categoría; sin embargo, la cobertura de los medios de comunicación se centró en gran medida en atacar a Hubbard, como mujer trans.

Los políticos y expertos de la derecha han avivado las llamas de la transfobia

La creciente visibilidad de las personas trans, tanto dentro como fuera del deporte, se ha topado tristemente con un aumento de la retórica antitrans de los líderes políticos y de los portavoces de la derecha.

En enero, Donald Trump dijo que prohibiría a las mujeres trans participar en el deporte si era reelegido presidente. También aprovechó esa oportunidad para apuntar a Lia Thomas, una nadadora trans de la Universidad de Pensilvania que se ha enfrentado a un mayor escrutinio debido a su identidad de género.

Boris Johnson estuvo de acuerdo con su antiguo compañero en abril, diciendo: "No creo que los hombres biológicos deban competir en eventos deportivos femeninos".

Los periódicos han calificado la inclusión de las mujeres trans en el deporte de "injusta", de juego "amañado" e incluso de "extremista".

Con esta retórica, se ha producido una lenta filtración de la retórica antitrans en torno al deporte fuera del ámbito profesional y en las escuelas. Al menos 18 estados de Estados Unidos han promulgado leyes que prohíben a las niñas y mujeres trans jugar en equipos deportivos femeninos. Algunas legislaturas estatales también han prohibido a los jóvenes trans el acceso a los tratamientos de afirmación de género, dejando muy claro que el objetivo no es sólo apartar a las personas trans del deporte, sino apartarlas por completo de la vida pública.

La prohibición de la natación trans es la culminación de años de juegos políticos, histeria mediática y odio

Los órganos de gobierno del deporte han estado sentados y tomando nota. En octubre de 2019, el Atletismo Mundial modificó sus políticas en torno a las mujeres trans en el deporte: cambió el límite de testosterona a cinco nanomoles por litro, frente a 10.

Ese cambio fue una señal de lo que vendría. Al año siguiente, la World Rugby se enfrentó a las duras críticas de los grupos de defensa del colectivo LGBTQ+ cuando anunció que prohibía a las mujeres trans competir en la élite. Otros órganos de gobierno han seguido caminos similares.

En noviembre de 2021, el Comité Olímpico Internacional abandonó su política general de inclusión trans.

En ese momento, los funcionarios dijeron que eliminaban los requisitos de testosterona porque las investigaciones habían demostrado que las hormonas no eran el factor decisivo para determinar la inclusión.

Se presentó como un cambio para bien: en su lugar, los deportes serían libres de establecer sus propias reglas y se les animaría a centrarse en la inclusión y la equidad.

Sin embargo, la prohibición de la natación trans de la FINA -al igual que la política altamente restrictiva introducida por el organismo mundial de ciclismo, la Unión Ciclista Internacional, el 16 de junio- se centra en la exclusión, no en la inclusión, como punto de partida.

De hecho, el presidente de la FINA ha admitido que actualmente no hay ninguna mujer trans en la natación de élite, lo que hace más evidente que la política es una respuesta a la reacción que siguió a la nadadora universitaria Lia Thomas.

Thomas aún no ha comentado públicamente la prohibición, pero habló sobre el tema de la inclusión en una entrevista de mayo con ABC.

"Las personas trans no hacen la transición por el deporte", dijo. "Hacemos la transición para ser felices y auténticos y para ser nuestro verdadero yo.

"Las mujeres trans son una minoría muy pequeña de todas las atletas. Las normas de la NCAA relativas a las mujeres trans que compiten en deportes femeninos existen desde hace más de 10 años.

"Y no hemos visto ninguna ola masiva de mujeres trans dominando".

Y añadió: "Que las mujeres trans compitan en deportes femeninos no supone una amenaza para el deporte femenino en su conjunto".

1 Comentarios

CHRISTIAN MAURICIO FIGUEROA RIVERA

June 22, 2022, 3:27 a.m.

un hombre no puede competir contra una mujer, porque no hay igualdad de condiciones fisicas, deberian haber competencia entre transsexuales, seria mas justo

驴Y t煤 que opinas?

Nombre:

Noticias relacionadas