barra head

Chile rechaza por abrumadora mayor铆a la nueva constituci贸n propuesta

QUIEREN QUE LOS DERECHOS LGTB+ EST脡N PRESENTES

Chile rechaza por abrumadora mayoría una nueva constitución progresista que habría consagrado los derechos de las personas LGBTQ+.

La mayoría de los votantes de Chile rechazó una constitución progresista que habría consagrado mayores derechos sociales y LGBTQ+.

Con casi todas las papeletas escrutadas, el 62% de los votantes rechazó la nueva propuesta, con sólo un 38% a favor. La votación se produjo después de un proceso de casi dos años que pretendía elevar y reflejar una gama más amplia de voces en la sociedad chilena a través del documento nacional.

La propuesta de constitución habría ampliado significativamente los derechos sociales, comprometiéndose a luchar contra el cambio climático, dando al gobierno una mayor responsabilidad en los programas de bienestar social.

También habría proporcionado la plena paridad de género en el gobierno y añadido puestos designados para los representantes indígenas.

El texto incluía protecciones que habrían permitido a los chilenos el derecho a vivir como su auténtica identidad "en todas sus dimensiones y manifestaciones, incluidas las características sexuales, identidades y expresiones de género".

El presidente de Chile, Gabriel Boric, que apoyó la nueva Constitución, dijo que la votación demostraba que el pueblo había hablado "alto y claro" sobre cómo quería avanzar.

"Nos han dado dos mensajes", dijo Boric. "El primero es que aman y valoran su democracia... El segundo es que el pueblo de Chile no estaba satisfecho con la constitución propuesta y, por lo tanto, ha decidido rechazar de forma clara en las urnas".

Se comprometió a poner sus esfuerzos en "construir un nuevo itinerario constitucional junto al congreso y la sociedad civil".

Emilia Schneider, la primera persona trans elegida en el Congreso Nacional de Chile, dijo en Twitter que la reciente votación era un "resultado difícil" de aceptar ya que la "constitución de la dictadura no une" al pueblo de Chile.

"El ciclo del cambio no está cerrado", escribió Schneider. "La ciudadanía exige derechos sociales y democracia positiva. Es urgente dar respuestas".

El funcionario trans añadió que el gobierno debe "trabajar por un nuevo proceso democrático e igualitario" en el que todas las personas puedan participar por igual.

La Fundación Iguales -una organización que trabaja por la igualdad de derechos y la no discriminación de las personas LGBTQ+ en Chile- dijo en Twitter que el trabajo por una sociedad más igualitaria "no termina" con la votación.

"El piso mínimo para nuestra próxima constitución es la plena igualdad de las mujeres y la diversidad sexual y de género", escribió la organización.

Continúa: "Junto a esto, se debe reconocer y proteger el derecho a las familias diversas, al libre desarrollo y reconocimiento de la identidad y autonomía personal, los derechos sexuales y reproductivos, el derecho a la educación sexual integral. Este proceso continúa".

"Avancemos por una nueva constitución", escribió el grupo LGBTQ+ Movilh.

La decisión de Chile de reemplazar su constitución comenzó en 2019 después de protestas pacíficas en todo el país, disturbios y disturbios civiles que finalmente dejaron 30 personas muertas.

El país sudamericano se queda con la misma constitución que entró en vigor durante la brutal dictadura del general Augusto Pinochet, que gobernó el país de 1973 a 1990.

El reinado de Pinochet se caracterizó por la dura represión de la disidencia contra su régimen y fue considerado responsable de la tortura y la muerte de miles de personas.

Chile legalizó el matrimonio entre personas del mismo sexo en una votación histórica en 2021, marcando el inicio de un cambio a mejor para la comunidad LGBTQ+ del país. Las primeras parejas de homosexuales pudieron obtener el reconocimiento formal de sus matrimonios en marzo de este año.

驴Y t煤 que opinas?

Nombre:

Noticias relacionadas