barra head

John Holiday cuenta su experiencia creciendo en la música como un hombre gay

"ALCANZAR LAS NOTAS ALTAS DE LA VIDA"

Alcanzar las notas altas de la vidaJohn Holiday (foto de Shervin Lainez)

El público conoce a John Holiday por la 19ª temporada de La Voz y por su carrera operística. Pero mucho antes de eso, era sólo un niño que crecía en Rosenberg.

"Llevo cantando desde los dos años. Mi abuela y mi madre me dicen a menudo que canté antes de hablar, lo que creo que hacen probablemente la mayoría de los bebés: empiezan a cantar y ni siquiera saben lo que están cantando", dice.

Su madre y su abuela estaban preparadas para reconocer esta habilidad, ya que ambas se dedicaban a la música. Pero no fueron las únicas que se fijaron en la voz de Holiday. Cuando cursaba segundo grado en la escuela primaria Travis, uno de sus profesores se dio cuenta de su talento y le animó a explorar la música presentándose a las pruebas del coro de niños de Fort Bend.

Y con ello, se inició su viaje como músico, uno que también le introduciría en el mundo de la ópera.

"A menudo digo a la gente que la ópera me eligió a mí; en realidad, yo no la elegí. No había escuchado realmente la ópera hasta que estuve en el Coro de Niños de Fort Bend, y sólo pensaba que era un canto coral. No sabía que cantábamos música clásica", recuerda Holiday.

También le gustaba la ópera por su llamativo vestuario. "Cualquiera que me conozca sabe que me encanta un buen traje o una buena vestimenta. Una de las cosas que me enamoraban de la ópera eran los vestidos que llevaban las mujeres en las representaciones. Me quedaba boquiabierto y me encantaba lo que llevaban", añade.

El amor de Holiday por la interpretación, y por la amplia gama de estilos musicales de la ópera, le inspiraría a estudiar en algunas de las mejores instituciones del país. Obtuvo una licenciatura en interpretación vocal en la Southern Methodist University, un máster en interpretación vocal en el College-Conservatory of Music de la Universidad de Cincinnati y el Artist Diploma in Opera Studies de la Juilliard School de Nueva York.

Su carrera se disparó poco después, llevándole por todo el mundo. Holiday ha actuado en lugares de renombre mundial como el Carnegie Hall, el Kennedy Center, el Lincoln Center, el Barbican Center de Londres y la Philharmonie de París. Entre los momentos más destacados de su carrera figuran una gira con Gustavo Dudamel y la Filarmónica de Los Ángeles, su aparición como hechicera en la producción de Barrie Kosky de Dido y Eneas de Purcell, como doble de Orfeo en el estreno mundial de Eurídice de Matthew Aucoin en la Ópera de Los Ángeles, como César en Julio César en Egipto de Händel en la Ópera Wolf Trap, y cantando el papel principal de Jerjes en el Festival Glimmerglass.

Aunque Holiday había ido ganando atención en los círculos de la música clásica, su aparición en La Voz hizo que el conocimiento del público sobre él creciera exponencialmente. Sin embargo, pasó mucho tiempo entre su contacto inicial con The Voice y su audición.

"Los productores de casting me pidieron probablemente cinco años seguidos que hiciera el programa. Siempre me negué, no porque no quisiera hacerlo, sino porque no tenía tiempo. La mayor parte de mi carrera ha sido una carrera de trabajo, y considero que eso es una gran bendición en mi vida", explica Holiday.

Su agenda podría haber estado repleta antes de la pandemia, pero COVID-19 lo cambió todo.

"Todo se canceló en el mundo del arte durante ese tiempo, así que se abrió mi ventana de oportunidad. La Voz me llamó milagrosamente de nuevo, preguntándome si quería hacer una audición", recuerda. "Así que fui a una audición como todo el mundo. No sabía qué iba a pasar, pero sabía que iba a darlo todo".

Acabó pasando el corte y uniéndose al equipo de John Legend.

"Me encantó cada minuto, sobre todo el reto de hacer cosas diferentes para mí. Pero algunas de las canciones las había escuchado mientras crecía", recuerda Holiday.

Al final quedó en quinto lugar en el concurso, pero se llevó un premio mayor. Fue en el plató del programa donde conoció a su compañero DeMario Adams (alias Rio Souma), y ambos empezaron a salir.

El mes pasado, la pareja se casó en Houston rodeada de amigos y familiares. Un viejo amigo de la familia y alcalde de Houston, Sylvester Turner, ofició la boda, cuyo tema fue "un sueño celestial".

Al reflexionar sobre su matrimonio y el potencial de su carrera para romper las barreras sociales, Holiday se muestra entusiasmado. "Estoy orgulloso de formar parte de la comunidad LGBTQ, ya que siento que una de las cosas que intento hacer en mi trabajo es incluir a todo el mundo. Intento representar a todas las comunidades de las que formo parte. Hay muchos retos que tenemos en nuestra comunidad, por desgracia. Espero que en mi vida vea la erradicación del odio hacia nuestra comunidad. Espero que mi música y mi vida hayan creado un conducto en el que podamos crear una conversación. Espero haber sido un ejemplo de lo que es el amor y de lo que es caminar en tu verdadero y auténtico ser".

¿Y tú que opinas?

Nombre:

Categorías:

Noticias relacionadas