barra head

La oscura historia de las pr谩cticas de conversi贸n gay en el Reino Unido

SON MUCHAS LAS VIDAS DA脩ADAS POR ESTA PR脕CTICA

Bill tenía 24 años cuando se sometió a la terapia de choque eléctrico por primera vez. Era 1971, y sabía que era gay desde los 11 años, pero nunca se lo había dicho a nadie, antes de acudir a su médico en busca de "ayuda".

En una sala de hospital a oscuras se le dijo que eligiera 40 imágenes de hombres que le parecieran atractivos y 40 imágenes de mujeres. Cuando las imágenes de los hombres aparecían, la electricidad recorría su cuerpo; con las imágenes de las mujeres, le daban un respiro. Repasó las imágenes tres veces, cada viernes, durante meses. "Quería ser heterosexual porque creía que me haría la vida más fácil", dice Bill, que ahora tiene 74 años. "Pero fue una pérdida total de tiempo".

Bill fue sólo uno de los miles de hombres homosexuales que fueron sometidos a prácticas de aversión o conversión -algunos por elección, muchos por la fuerza-, según un nuevo libro que explora la historia de los hombres homosexuales en la posguerra.

John-Pierre Joyce, autor de Odd Men Out: Male Homosexuality in Britain from Wolfenden to Gay Liberation, publicado por Manchester University Press y que sale a la venta el lunes, dice que le ha sorprendido saber, gracias a su investigación, lo extendidas que estaban las prácticas de aversión y conversión en Gran Bretaña en los años 50, 60 y 70. "Es difícil obtener cifras exactas, pero mi investigación sugiere que es probable que miles de hombres durante ese período fueran sometidos a tratamientos de un tipo u otro", afirma.

¿Qué son las prácticas de conversión LGBTQ+ y por qué se está presionando para prohibirlas? Más información

La Ley de Justicia Penal de 1948 puede haber abolido el castigo de trabajos forzados impuesto a Oscar Wilde y a miles de otras personas, pero introdujo el concepto -considerado como ilustrado en la época- de tratamientos "médicos" obligatorios como alternativa a la prisión, añade Joyce. "Estos tratamientos se llevaban a cabo bajo el estímulo del Estado".

A pesar de las promesas de prohibir las prácticas de conversión en el discurso de la Reina a principios de este año, todavía no son ilegales en Inglaterra y Gales, y en abril el gobierno causó indignación cuando declaró que una propuesta de prohibición no se aplicaría a los intentos de cambiar la identidad de género. La Encuesta Nacional LGBT del gobierno británico muestra que el 13% de los encuestados trans se han sometido o se les ha ofrecido la llamada terapia de conversión, casi el doble de la media general (7%) de los demás encuestados. "Detrás de estas cifras hay innumerables vidas que se han visto perjudicadas", dijo un portavoz de la organización benéfica Stonewall.

Odd Men Out, el resultado de 15 años de investigación y entrevistas con muchos hombres que ya han fallecido, es una historia de los hombres homosexuales entre el nombramiento del comité Wolfenden en 1954, que examinó las leyes en torno a la homosexualidad, hasta la aparición del Frente de Liberación Gay en 1970. Joyce afirma que la falta de una prohibición total de las prácticas de conversión es un recordatorio de la importancia de conocer la historia. "La gente a menudo no se da cuenta de que lo que cree que es normal -incluyendo un amplio grado de liberalidad, y derechos consagrados- no siempre ha sido así, y puede que tampoco lo sea para siempre".

La exploración de Joyce de los hombres homosexuales en el periodo de posguerra expone los "tratamientos" a los que muchos fueron sometidos, incluyendo "curas psicoterapéuticas" con hombres homosexuales a los que se les daba LSD y se les obligaba a hablar de los "conflictos" de su vida que podían haber causado su homosexualidad. Otros hombres fueron sometidos a "aversión química", en la que se inyectaba a los pacientes drogas que inducían al vómito antes de decirles que miraran fotos o películas de hombres. A algunos presos se les administraron hormonas femeninas para suprimir los deseos homosexuales, un tratamiento que se prescribió al matemático y pionero de la informática Alan Turing como condición para la libertad condicional tras su condena por indecencia grave en 1952.

"Creo que las generaciones más jóvenes se sorprenderían de lo represiva que era, pero también de cómo algunas personas -dependiendo de dónde vivieran y de qué origen fueran- se las arreglaban para vivir de forma relativamente abierta, aunque vivieran bajo una ley que podría haberse vuelto desagradable en cualquier momento", dice Joyce.

Al recordar la "terapia" a la que se sometió, Bill, que ahora tiene 74 años, dice que le gustaría que hubiera incluido la posibilidad de hablar. "Creo que fue una locura. Fue una auténtica locura", dice. "Deberían haber hablado contigo, ayudarte a aceptarlo, no intentar cambiarte. Porque no sabes si eso ha tenido algún tipo de efecto en tu mente, no puedes saberlo".

2 Comentarios

Antonio

Oct. 4, 2022, 11:38 a.m.

Que esa salvajada de las corrientes las sufri yo tambien en madrid ycon?autorizacion de mi padrd saludos

V铆ctor Rolando Fern谩ndez

Oct. 5, 2022, 4:51 a.m.

驴Por qu茅 violentar la naturaleza de las personas? 驴D贸nde est谩 la ley prescribe c贸mo ser cada ser humano? 驴Hay alguna ley universal que determine c贸mo actuar en cada aspecto de la vida? 驴Es un delito ser de una o de otra manera y comportarse seg煤n se identifique de un a u otra manera?

驴Y t煤 que opinas?

Nombre:

Noticias relacionadas