barra head

Ballenas gays, lesbianas e intersexuales: nuestro mar queer tiene mucho que ense├▒arnos

ESTAS OBSERVACIONES ARROJAN NUEVAS IDEAS SOBRE EL COMPORTAMIENTO DE ESTOS ANIMALES

Las ballenas son criaturas extraordinariamente sensuales. Sus cuerpos regordetes son muy sensibles y están muy sensibilizados. En reuniones sociales, grupos de cachalotes, jorobadas y ballenas francas se revuelcan unos sobre otros durante horas. He visto a un grupo de ballenas francas en juegos preliminares y penetración durante toda una mañana.

También he observado a una pareja de macho y hembra tan felizmente unidos que parecían no inmutarse por nuestro pequeño barco de pesca mientras pasaban por debajo de él. Y en lo que puede parecer una carrera de voyeurismo cetáceo, también me he visto atrapado en un superpódulo en rápido movimiento de delfines oscuros penetrándose continuamente a gran velocidad, independientemente del sexo de su pareja.

Por eso no sorprende el informe de esta semana sobre las primeras interacciones sexuales entre machos documentadas científicamente entre dos ballenas jorobadas frente a la costa de Hawai.

La sorprendente imagen del pene de una ballena de dos metros penetrando en otro macho "deja poco margen para discutir que exista un componente sexual en ese comportamiento", como señala con sorna un científico especializado en ballenas, Jeroen Hoekendijk, del instituto de Investigación Marina de Wageningen (Países Bajos).

De hecho, una de las ballenas estaba enferma y se ha especulado con la posibilidad de que el encuentro no fuera consentido o que la ballena sana estuviera reconfortando a la otra. Sea cual sea la verdad, estos actos "flagrantes" también ponen al descubierto muchas de nuestras presunciones humanas sobre sexualidad, género e identidad.

Frente a la costa noroccidental del Pacífico de EE.UU., las orcas macho abandonan a menudo los grupos familiares para frotar sus erecciones contra el vientre de las demás. Pero también se han visto hembras manteniendo contactos sexuales entre ellas.

De hecho, los relatos gráficos de comportamientos entre hombres pueden ocultar muchas interacciones sexuales "invisibles" entre mujeres.

El Dr. Conor Ryan, investigador honorario de la Asociación Escocesa de Ciencias Marinas, señala: "Es fácil identificar visiblemente el sexo "homosexual" masculino cuando un pene extruido puede medir dos metros". Es menos fácil de diagnosticar cuando se ven cachalotes hembra "abrazándose", como observa Hoekendijk.

A male humpback whale penetrating another male

El pene de una ballena jorobada penetrando en otro macho. En los cetáceos se ha observado a menudo un comportamiento del mismo sexo. Fotografía: Lyle Krannichfeld y Brandi Romano/Marine Mammal Science

Ryan ha presenciado a menudo comportamientos homosexuales entre ballenas y delfines. "Me interesan las cosas que pasamos por alto", afirma. Ha registrado comportamientos competitivos de ballenas jorobadas en grupos que parecían típicamente masculinos, como perseguir a otras ballenas.

Pero las muestras de ADN demostraron que eran genéticamente hembras. Especula que las hembras jorobadas podrían incluso utilizar el canto de las ballenas, que hasta ahora se creía propio de los machos.

"Si yo fuera una hembra acosada por machos cachondos, quizá también cantaría", dice Ryan. "Para atraer a más hembras, para quitarme atención de encima, mientras me hago pasar por macho".


Estas observaciones arrojan nuevas ideas sobre el comportamiento de estos animales. La sociedad de las ballenas es casi mayoritariamente matriarcal. Las hembras de cachalote, por ejemplo, viajan en grandes grupos -a veces de miles- en los que los machos sólo son "útiles" por su esperma, visitan los grupos brevemente y luego dejan a las hembras con su propia sociedad.

En el pasado, la ciencia orientada al hombre ha emitido diversos juicios sobre el comportamiento sexual. Pero la idea de ballenas lesbianas no debería sorprender. Ryan cita incluso el caso de una ballena picuda "no binaria", de la que se descubrió que tenía genitales masculinos y femeninos.

Incluso la identificación como especie puede ser fluida para los cetáceos. En 2022, cerca de Caithness (Escocia), se descubrió que un delfín mular se identificaba como marsopa, nadando con un grupo de marsopas y utilizando sus vocalizaciones. En uno de los grandes maridajes del siglo XX, Virginia Woolf se refirió a su amante, Vita Sackville-West, como "mi marsopa".


No podemos saber cómo ven las ballenas y los delfines las interacciones genitales. Pero en la mayoría de los casos parecen disfrutar de ellas, quizás sin las ideas preconcebidas que los humanos, como especie, hemos proyectado históricamente sobre ese comportamiento. Puede que sean un gran reclamo para las redes sociales, pero también tienen una importante relevancia para nosotros.

Cuando el biólogo canadiense Bruce Bagemihl publicó su libro Biological Exuberance: Animal Homosexuality and Natural Diversity (Homosexualidad animal y diversidad natural), en el que enumera 450 especies que exhiben ese comportamiento, entre ellas ballenas y delfines, se utilizó como prueba en un caso del Tribunal Supremo de EE.UU. en 2003 que anuló, por inconstitucionales, las leyes homófobas de "sodomía" que se aplicaban en Texas.

También es revelador que la obra de ficción literaria más conocida escrita sobre ballenas, la novela Moby-Dick de Herman Melville, de 1851, sea un libro decididamente queer. Melville combina la homosexualidad y la diversidad de sus personajes -su narrador, Ishmael, se declara casado con su compañero de barco, el tatuado Queequeg, basado en un guerrero maorí- con la misteriosa sensualidad de las ballenas que describe. Incluso dedica un capítulo entero a describir el prepucio de una ballena, con alegres insinuaciones.

El propio mar parece ser un lugar extraño, donde el género es a veces una noción resbaladiza. Las conchas de zapatilla pegadas en la playa, que se pueden encontrar cuando se practica el beachcombing, cambian de sexo, de hembra en la parte inferior a macho en la superior. En cualquier caso, los genitales de los cetáceos están ocultos en hendiduras genitales. Elegante y aerodinámico, es como si las molestas definiciones sexuales fueran superadas por la pura belleza de la maravillosa hidrodinámica.

Gran parte de lo que proyectamos sobre ballenas y delfines tiene que ver con nuestros propios complejos. Parecen llevar una vida libre y fácil. Puede que no tengan manos para manipular, pero tienen los cerebros más grandes del planeta y cuerpos muy sensuales. Como existen desde hace millones de años, resulta tentador imaginar que su existencia ha evolucionado más allá de todo lo que nos frena a los humanos.

Philip Hoare es autor de varios libros, entre ellos Leviatán, Mar adentro y Alberto y la ballena.

┬┐Y t├║ que opinas?

Nombre:

Categor├şas:

Noticias relacionadas