barra head

El primer pastor transgénero en una iglesia de Brasil

"SIENTO SU DOLOR EN MI CUERPO PORQUE YO PASÉ POR ESTO"

El primer pastor transgénero de Brasil:

Las llamadas desesperadas de jóvenes LGBTQ+ que se plantean el suicidio o de sus padres después de que hayan atentado contra su vida salpican a menudo el día de Alexya Salvador. Cuando lo hacen, lo deja todo para hablar.

Como mujer transexual, reconoce la angustia en sus voces. "Siento su dolor en mi cuerpo porque yo pasé por esto", dice. "Mi familia pasó por esto".

Como primera reverenda transgénero de América Latina en la Iglesia de la Comunidad Metropolitana, espera poder utilizar su fe para ayudar. Entiende la lucha por conciliar la religión y la identidad, especialmente en Brasil, donde reina el cristianismo y la iglesia suele estar lejos de ser un espacio seguro para quienes son LGBTQ+.

Pero Salvador quiere cambiar eso. Mucho antes de convertirse en pastora, su fe le proporcionaba consuelo y fuerza. Ahora, también es una forma de dar a otros en su comunidad el apoyo que necesitan.

Según la Asociación Nacional de Travestis y Transexuales de Brasil (Antra), 175 personas trans fueron asesinadas en Brasil el año pasado, la cifra más alta desde que la organización empezó a recopilar datos. Todas eran mujeres trans y la mayoría, como Salvador, eran negras y pobres. Y este año, la violencia ha continuado. En un caso, una mujer trans fue atada en el maletero de un coche y golpeada por dos hombres con un trozo de madera mientras la policía observaba.

Como pastora, Salvador suele asesorar a mujeres trans que han pasado por situaciones similares. El CCM en el que se inició está situado en el centro de São Paulo, y muchos miembros de su congregación no tienen hogar y trabajan en la calle, lo que les hace vulnerables a los tipos de prejuicios y violencia que se han cobrado tantas vidas.

Aunque parte de su función es predicar en los servicios religiosos, lo que le resulta más gratificante es hablar con quienes acuden al CCM, averiguar qué necesitan -ya sea orientación espiritual o una comida caliente y un lugar seguro para dormir- y asegurarse de que lo obtienen.

Alexya Salvador in Cuba, May 2017

Alexya Salvador: "Siento su dolor porque yo pasé por esto"

Salvador siempre ha sido una persona religiosa. Cuando tenía siete años, rogó a sus padres, que no eran católicos practicantes, que la llevaran a la iglesia.

El acoso en su escuela era implacable. La iglesia, pensó, era un lugar al que podía ir sin ser atacada.

Allí encontró su lugar. Su profesora de catecismo vio la conexión que tenía con su fe y la dedicación que tenía para aprender sobre su religión, y le preguntó si ella también quería enseñar.

"Fue la primera vez que alguien me invitó a hacer algo y no se rió de mí", dice Salvador. "Fue un momento en el que me sentí importante, en el que me sentí útil".

Cuando era joven, quería entrar en el sacerdocio -pasarían años antes de que hiciera la transición o se diera cuenta de que era una mujer- y se apuntó a un seminario. También le gustaba asistir a los eventos organizados por la comunidad católica carismática conocida como Canção Nova, que tiene un canal de televisión que emite programas católicos en todo Brasil. Pero fue allí, dice, donde se dio cuenta de que "este ambiente era tóxico para mí". Los comentarios sobre las personas LGBTQ+ como "una abominación" eran demasiado.

El sacerdocio, decidió, no era para ella. Tras dejar el seminario, Salvador siguió asistiendo a la iglesia y participando en sus actividades; le seguía gustando enseñar y cantar durante la misa.

"Me dije: 'Ya no soy católica, ya no quiero servir a la fe cristiana porque es una fe que me oprime'", dice. "Corté los lazos con la institución, con la iglesia, pero nunca con mi fe en Dios, en Jesús".

Un año y medio después, una búsqueda en Google la llevó al MCC. Fundada por el reverendo Troy Perry en Los Ángeles en 1968, la iglesia se enorgullece de ser un ministerio de acogida y afirmación para quienes se identifican como LGBTQ+. Cuando Salvador y su ahora marido Roberto decidieron ver cómo podían casarse como pareja gay, descubrieron que el MCC tenía una iglesia en São Paulo.

En junio de 2010, fueron una de las 12 parejas LGBTQ+ casadas por la iglesia en una boda colectiva.

Empezaron a asistir a los servicios dominicales en el CCM y encontraron una comunidad que les hizo sentirse bienvenidos. Pero Salvador tenía problemas. Sabía que era transgénero y le aterraba la idea de que decírselo a Roberto significara perderlo.

Pero Roberto estuvo a su lado, apoyándola cuando empezó la terapia hormonal, sustituyó su vestuario y cambió su nombre.

"Era como si él también hubiera hecho esta transición", dice.

Junto con Roberto, fue el MCC el que le dio fuerzas para contar su transición a sus padres, colegas y alumnos. Cuando la invitaron a ser diaconisa, aceptó de inmediato.

"El pánico que vivía en mi cabeza hasta que descubrí el CDM era que iría al infierno, que era un error de Dios", dice. "Mientras estudiaba teología, aprendí que tengo defectos como todos los humanos, pero que ser una mujer trans no es uno de ellos".

Con su primer sueño hecho realidad, el segundo se convirtió en el objetivo de Salvador. La mayor de tres hermanos, siempre había querido tener tres hijos propios. Una vez más, ella y Roberto recurrieron a Google. Descubrieron que sería la primera mujer trans de Brasil en adoptar.

El juez tardó seis meses en dar el visto bueno. El proceso no fue fácil, y Salvador sabía que implicaría enfrentarse a la transfobia, pero ahora tiene un hijo y dos hijas transgénero.

Alexya Salvador and her husband Roberto (left) with their son and daughter at home in Sao Paulo, Brazil September 2018

Alexya Salvador y Roberto, a la izquierda, con dos de sus hijos en su casa de São Paulo. Él también hizo esta transición", dice de su marido.

Criando a su familia en su ciudad natal de Mairiporã, Salvador espera fundar su propia congregación de CCM. Con el permiso de la iglesia, el proceso comenzó antes de la pandemia, con la búsqueda de un local.

Desde que Covid-19 arrasó con Brasil, la iglesia se ha puesto en línea, aunque algunos servicios se siguen prestando en persona, sobre todo porque muchos de los feligreses del CCM en São Paulo viven en la calle o en refugios y dependen de la iglesia para cubrir sus necesidades básicas y mantenerse a salvo.

No se puede cancelar el Orgullo: la lucha por los derechos LGBTQ+ en medio de la pandemia Leer más

Pero por ahora, los feligreses de Salvador, en esta ciudad de poco más de 100.000 habitantes, se reúnen virtualmente. Puede que no sea lo mismo que tener un espacio físico, pero sigue siendo uno que pueden llamar suyo. Para los religiosos de la comunidad LGBTQ+, como Salvador, es una rareza que esperan pueda cambiar.

"El cristianismo que Jesús planteó era para todas las personas", dice. "Y formar parte de la iglesia hoy, como mujer trans, es una reclamación del espacio que sabemos que también es nuestro".

ÂżY tĂş que opinas?

Nombre:

Noticias relacionadas