barra head

Los periodistas de la broma teléfonica de la casa real británica tienen un largo historial

DOS INVESTIGACIONES POLICIALES

 

 

Seguro que te has enterado de la desafortunada broma telefónica que dos presentadores australianos llevaron a cabo hace una semana. Engañaron a una infermera, haciéndose pasar por la reina Isabel II y el Príncipe Carlos, y consiguieron información privilegiada sobre el estado de Kat Middleton, ingresada por unos mareos debido a su reciente embarazo. La mujer, ante la presión de haber caído en la broma, se quitó la vida.

Pues bien Michael & Meg, los dos periodistas, se mantuvieron en la sombra hasta ayer, cuando dieron su primera entrevista, juntos, sin maquillar, llorando y diciendo cosas del tipo "ahora solo me gustaría abrazar a su familia". Según como se vea, habrá quién piense: "es una triste casualidad" y nosotros estamos muy en contra de prohibir ahora todas las bromas telefónicas. Pero el caso de esta radio, 2DayFM es muy diferente, ya que tienen un largo historial problemático: hace 3 años convencieron a un oyente para que llamara a su hermana y la convenciera de que su madre se estaba muriendo, y que llamara a emergencias. Lo hizo, y la broma cayó tan mal que tuvieron la primera investigación policial. Pero la cosa no quedó ahí. Ese mismo 2009, algo más creepy sucedió: convencieron a una adolescente para contar detalles sexuales a un detector de mentiras, consiguiendo que la niña reconociera que a los 12 años había sido brutalmente violada. De nuevo, se encontraron con otra investigación policial.

Nosotros no prohibiríamos las bromas telefónicas ni de lejos, son divertidas y no tienen porqué causar daño, pero cuando tienes un historial de investigaciones policiales como esta cadena de radio, quizá sería momento de sentarse y pensar si lo que están haciendo es correcto.

 

 

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

12 votos

Noticias relacionadas
load