8 consejos para tener un matrimonio gay feliz

MATRIMONIO GAY

Matrimonio gay feliz

Hasta que la MUERTE (o el Grindr) os separe: 8 consejos para tener un MATRIMONIO GAY feliz.

¿Tienes pensado casarte en una gran boda gay? Estarás nervioso por los preparativos de la boda, pero lo que debería ponerte nervioso no es solo ese día, sino todos los días que vienen por delante. La tasa de divorcios en nuestro país no deja de crecer, y las parejas homosexuales no se salvan de la estadística: no vamos a andarnos con rodeos, siempre hay muchas posibilidades de que una boda termine en divorcio, tarde o temprano. Por eso es importante que antes de dar el "sí, quiero" tengas claro que vas a pasar con esa persona el resto de tu vida, en teoría, por lo que nunca está de más tener en cuenta estos 8 consejos para tener un matrimonio gay feliz. Son las claves que muchas parejas gays casadas y en relaciones estables y duraderas han dado sobre cómo triunfar en el amor y el matrimonio gay.

1 - El amor

¿Hace falta decirlo? Si te casas, que sea siempre por amor y estando seguro de que os queréis el uno al otro. Puedes sonar a cuento de hadas, pero es la pura realidad. Cásate por amor, no porque te sientas presionado a hacerlo, y prepárate para un compromiso estable y planes de boda.

2 - El apoyo de los demás

Al casarte es importante que tengas en cuenta al resto de tu entorno, no solo a tu prometido y futuro marido. ¿Cuentas con el apoyo de tus amigos y familiares el día de tu boda y después de ese día? Por desgracia existe la posibilidad de que parte de tu familia no vaya a la boda porque no acepta tu homosexualidad. No tienes que intentar hacer que acepten algo que no quieren, así que casi es mejor que no estén contigo el día de tu boda a que vayan a estropearte el enlace con su desaprobación y su energía negativa. Por lo general, invita a tu boda gay a gente a la quieres tener cerca y que se alegra por ti.

3 - ¿Boda cara o no?

Olvídate de los clichés y de las bodas de película: no necesitas arruinarte para tener una gran boda y empezar vuestra vida de casados sin un euro en el bolsillo. No te tomes la boda como una inversión pensando en el dinero que obtendrás de los regalos de todos los invitados. Plantéate que a veces menos es más y que una boda sencilla puede ser mejor que una demasiado pomposa. Calculad un presupuesto para la boda y pedid ayuda económica a amigos y familiares si hace falta.

4 - Amor y dinero

Uno de los principales motivos de divorcio es el dinero. Sabemos que es un tema delicado del que no nos suele gustar hablar, pero es mejor hablar las cosas incómodas a dejarlas pasar y que se conviertan en auténticos problemas capaces de dinamitar una relación. Hablad sobre si queréis hacer una cuenta conjunta o no y sobre cómo os vais a repartir los gastos y responsabilidades.

5 - Planes de futuro

Tu objetivo era casarte. ¿Y después? Es importante que los dos tengáis planes de futuro y una visión compartida de la vida. Si tenéis visiones de los próximos años completamente diferentes... ¿deberíais casaros? ¿Estáis los dos de acuerdo sobre si comprar casa y dónde? ¿Sobre si tener niños o no? ¿Qué haréis con vuestras jubilaciones?

6 - ¿Pareja abierta o no?

Que celebres una boda gay no significa siempre que vayas a tener una relación monógama. Si preferís tener una relación abierta y no exclusiva, habladlo antes de la boda. Sed honestos y pones límites para evitaros sorpresas, y aseguraos de que compartís la misma visión sobre el sexo gay fuera del matrimonio. Y dentro, por supuesto.

7 - Hablad de responsabilidades

Las familias de hoy en día no son las de hace 50 años, en las que el hombre salía a trabajar y la mujer se quedaba en casa atendiendo a los niños y las tareas domésticas. ¿Tenéis claro qué papel tenéis cada uno después de la boda? No decimos que uno tenga que ser "el hombre" y otro "la mujer", pero la organización es básica. Haced reparto de tareas en casa, reparto de responsabilidades económicas, quién cocinará, quién hará cada tarea del día a día.

8 - Lidiar con las peleas

Todas las parejas se pelean o discuten. Una discusión en una pareja gay no va a ser muy diferente a otra cualquiera, siempre pueden surgir malentendidos, problemas de comunicación o puntos de vista que chocan. Tenéis que saber lidiar con vuestros carácteres y manejar los desacuerdos con respeto. Tened en cuenta cuáles son vuestros puntos débiles y fuertes y recordad que por encima de los problemas esté el amor.

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

12 votos

telegram cromosomax

¿Quieres estar al dia? Únete a nuestra Newsletter

Acepto los terminos y condiciones y la política de privacidad.

Noticias relacionadas

Comentarios

No hay comentarios. Se el primero en comentar

Introduce tus datos de usuario para comentar

Rellena los siguientes datos para registrarte


Deja un comentario