barra head

Un hombre gay que naci贸 sin extremidades habla sobre su salida del armario

"HAY DEMASIADAS VECES QUE LA GENTE SUBESTIMA A OTRA PERSONA"

Gabe Adams (derecha) y su socio Adam Wheatley (izquierda) (Foto: Suministrada)

Gabe Adams, residente en Utah, se ha enfrentado a más de un reto en su joven vida. Este joven de 22 años nació en Sao Paulo (Brasil) con el síndrome de Hanhart. Esta rara enfermedad suele provocar dedos de los pies o de las manos cortos y una mandíbula reducida. Gabe tiene una forma más grave y nació sin piernas ni brazos.

Cuando era un bebé, fue adoptado por una pareja de mormones devotos, Ron y Janelle Adams. Se crió en Kaysville, Utah, junto a 13 hermanos (nueve hermanos y cuatro hermanas). Gabe fue el único adoptado.

"Lo jugamos como American Idol, así que estoy entre los cuatro últimos", bromea a través de una llamada de Skype cuando le pregunto dónde se sienta por orden de edad.

Gabe vive ahora en Salt Lake City, a unos 15 minutos de sus padres, a los que ve todos los domingos.

La familia de Gabe le apoyó y quiso, pero también le enseñó la importancia de ser lo más independiente posible.

Le animaron firmemente a hacer todo lo que pudiera por sí mismo. Esto incluía moverse al aire libre con la ayuda de una silla de ruedas eléctrica, vestirse e incluso subir y bajar las escaleras sin ayuda dentro de la casa.

Gabe dice que esas lecciones pueden ser duras, pero a medida que ha crecido, las ha apreciado cada vez más. Le ayudaron a convertirse en el hombre que ha llegado a ser.

Su familia también le consoló cuando sufrió acoso escolar: algo que le ocurrió con frecuencia. Incluso le hizo cambiar de colegio durante un año en noveno curso.

Gabe AdamsGabe Adams (Foto: Suministrada)

"Llegaba a casa llorando porque la gente se burlaba de mí por no tener brazos ni piernas", recuerda. "Un día mi madre me dijo: 'Necesito que te mires al espejo y digas diez cosas que te gusten de ti. Luego quiero que vayas a la escuela y elijas a diez personas y digas una cosa buena de ellas".

"El mero hecho de hacer eso generó esa positividad en mi vida que me hizo esforzarme por hacerlo mejor y ser feliz por mí misma para poder dar lo mejor de mí a los demás".

La capacidad de Gabe para enfrentarse a los retos que la vida le deparaba le llamó la atención, y sus padres le animaron a hablar a los demás. Esto le llevó a convertirse en una especie de prodigio en el circuito de oradores motivacionales a partir de los 15 años.

Cuando se unió al equipo de baile de su instituto y empezó a aparecer en espectáculos escolares, encontró una mayor atención. A continuación se muestra un breve vídeo que realizó hace tres años en el que reflexiona sobre su amor por la danza y su forma de afrontar la vida.

Sin embargo, a pesar de motivar a tantos otros con su actitud de superación, había una parte importante de su vida de la que Gabe no hablaba: su sexualidad.

"Hubo personas que me enviaron mensajes en las redes sociales o se acercaron a mí durante los encuentros [después de dar una charla motivacional], y me susurraron al oído, diciendo que sentían que había algo en lo que no estaba siendo honesto. Y que podían saber de qué se trataba".

Gabe se dio cuenta a una edad temprana de que era gay. Recuerda que se enamoró de un amigo de la escuela durante el segundo grado.

"Les decía a mis hermanas: 'Creo que es muy guapo', y mis hermanas decían: 'Entonces, ¿estás enamorada de él? Y yo dije: 'No lo sé. No sé si debería estar enamorada de los chicos". Y ellas dijeron: "Puedes estar enamorada de quien quieras".

"Mis hermanas siempre me apoyaron mucho desde muy joven. Siempre me defendieron cuando se trataba de ser gay, así que fue muy agradable tenerlas para hablar".

Aunque sus hermanas entendían su interés por los chicos, sus padres no. Dice que el tema de su sexualidad surgió por primera vez alrededor de los 12 o 13 años.

(Fotos: @no_limbs_ / Instagram)

"Me puse a hablar con un chico, y la madre del chico malinterpretó nuestros mensajes, y pensó que yo estaba siendo la inapropiada, cuando en realidad era él y yo era la que decía: 'No, en realidad no quiero hablar así, no estoy realmente interesada'".

Gabe dice que su padre "era muy importante en la iglesia SUD como profesor del instituto del seminario, donde trabajaba dentro de las escuelas".

La madre del otro chico fue a la oficina del padre de Gabe y le mostró los mensajes que había encontrado.

"Ese día llegué a casa del colegio y mis padres me dijeron: 'Tenemos que hablar'", cuenta Gabe. "Yo estaba como, 'Oh, muchacho, ¿de qué se trata esto? Y entonces sacaron los mensajes porque los tenían impresos.

"Me dijeron: '¿Quieres hablarnos de esto?'. Decían: 'Esto no va a pasar. No vas a ser gay. Esto no es aceptable'. Y esa era la norma hasta que cumplí 19 años".

Durante los años siguientes, Gabe dice que tuvo "muchas conversaciones" con sus padres sobre su sexualidad. Su postura siguió siendo la misma.

"Siempre me decían que no estaba bien y que tenía que cambiar mis pensamientos y mi forma de ser y ponerme bien con Dios".

Pero Gabe sabía que no necesitaba cambiar y empezó a explorar su sexualidad.

"Empecé a salir con chicos cuando tenía 15 años y me escapaba de casa para ir a esas citas".

El encuentro con extraños siempre conlleva un riesgo, pero especialmente cuando uno tiene una discapacidad tan diferente y es más vulnerable.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Gabe Adams (@no_limbs_)

"Algunos de ellos eran muy agradables, pero muchos chicos... lo que tomaban por una cita conmigo era un paseo en el parque. Nos sentábamos en el parque, y luego las cosas se intensificaban y trataban de aprovecharse de mí. Algunos se aprovecharon de mí, y en muchas situaciones, me sorprende que siga aquí", dice.

"Después de que se aprovecharan de mí físicamente, me cerré en cierto modo a salir con gente en persona y pasé a salir con gente por Internet, lo cual era súper raro, pero era como me sentía segura".

A pesar de estar más seguro, no todas sus experiencias en línea fueron positivas.

"Muchas veces era súper degradante. O la gente tiene fetiches raros o nunca me dan la hora de responder, o me bloquean al instante, o hacen comentarios desagradables, o me preguntan por qué estoy tratando de salir y cosas así. Luego había algunos chicos que eran bastante genuinos, que estaban interesados, pero no sentía realmente esa conexión con ellos".

La ruptura con sus padres se produjo a la edad de 19 años, cuando estaba a punto de mudarse de la casa familiar.

"La forma en que funciona la iglesia mormona es que cuando cumples 18 años, te vas a una misión y sirves al Señor, por así decirlo. Yo sabía que no iba a hacer eso porque estaría mintiendo, y ya estaba viviendo una mentira", explica Gabe.

Actualmente, dice que sigue creyendo en su fe, "pero no soy parte de ella".

"En aquella época, todo el mundo de mi edad iba al Pabellón de Jóvenes Adultos Solteros, donde encuentras a tu compañero eterno y te casas. O te vas a una misión, y yo no iba a hacer ninguna de las dos cosas", dice.

"Así que todavía estaba en mi barrio, y me estaba preparando para salir de la iglesia después de la clase de la escuela dominical, porque esa era realmente la única clase que les importaba además del sacramento. Mi madre estaba justo al lado de las puertas y me paró y me dijo: '¿Has rezado sobre esto antes de irte?'".

Lo que quería decir era que había rezado para marcharse antes de participar en cualquiera de las otras actividades del día.

"Yo estaba como, '¿Estás bromeando? Soy uno de tus únicos hijos que todavía va a la iglesia. No porque tenga que hacerlo o porque tú me lo digas: Voy porque quiero'.

"Eso me molestó mucho. Eso simplemente golpeó algo en mí que me hizo no querer ir más. Era una joven adulta, no quería que me dijeran cómo tenía que vivir mi vida ni quería que me dijeran que lo que hacía estaba bien o mal".

"Me fui a casa y le envié un mensaje y le dije: 'Sabes qué, SOY GAY -con mayúsculas- tienes que acostumbrarte a ello. No voy a cambiar más. No puedes intimidarme ni engañarme ni manipularme para que piense que soy alguien que ya no soy. Me voy a mudar y si quieres tener una relación conmigo después de que me mude, tú y papá vais a tener que aceptarlo y aprender a quererme por lo que soy, porque no voy a cambiar, y nuestra relación no continuará si no lo aceptáis".

Gabe dice que no habló con sus padres esa noche.

Al día siguiente, su madre fue a su habitación.

"Me di cuenta de que había estado llorando toda la noche. Ella estaba como, 'Sólo necesito hablar contigo'.

"Se sienta y dice: 'En primer lugar, quiero decirte que te quiero y que lo siento'".

"Me dijo: 'Tengo que disculparme por todas las cosas que he dicho y hecho mal porque no quería que fueras gay. No es asunto mío quién decidas ser al final del día. En ese momento, pensé que te estaba fallando como padre, pero una cosa que dijiste en tu mensaje de texto realmente me llamó la atención, y es que siempre te enseñamos a seguir tu corazón, pero en el momento en que intentaste seguir tu corazón, te dijimos "no", y eso no fue correcto por nuestra parte. Así que aquí estoy diciéndote que si decides casarte con un hombre, quiero estar en tu boda. Si decides tener una familia con un hombre, quiero ser parte de la vida de esos niños. Quiero formar parte de tu vida para siempre y no quiero que me dejes fuera. Haré lo que sea necesario para formar parte de tu vida y hacerte saber que te apoyo".

"Eso cambió nuestra relación a partir de entonces", recuerda Gabe. "Y luego vino mi padre, minutos después, y dijo más o menos lo mismo, lo que fue muy grande oírlo de mi padre.

"Ahora estoy comprometida con un hombre y no han hecho más que apoyarnos y querernos a los dos".

Adam y Gabe (Foto: @no_limbs_ / Instagram)

Gabe conoció a su ahora prometido, Adam Wheatley, de 26 años, en enero de 2020 en Tinder. Tras congeniar inmediatamente en la red, Gabe decidió arriesgarse a conocerse en persona.

"Me invitó a salir en una cita de verdad, lo que no es algo que muchos tipos harían. Una cita para muchos chicos era un paseo en coche hasta el parque, donde intentaban meterse en mis pantalones.

"[Adam] decía: 'No, quiero llevarte a una cita de verdad. Vamos a tomar un café, vamos a hacer esto y esto y esto'. Vino a recogerme a las 3 de la tarde y estuvimos juntos hasta las 2 de la mañana. Era la persona más agradable que había conocido. Literalmente, salimos casi todos los días después de eso".

Los hombres se mudaron juntos el pasado agosto. En octubre, Adam le propuso matrimonio.

"Adam me propuso matrimonio después de que le rogara durante varios meses", dice Gabe, sonriendo al recordarlo. "En Utah es normal casarse y comprometerse a una edad muy temprana. Muchos de mis amigos ya están casados o comprometidos o tienen hijos.

"Para Adam[también criado como mormón], muchos de sus amigos están casados o comprometidos o tienen 2-3 hijos, y por eso sabía que para ambos queríamos casarnos en algún momento, y siempre hemos sentido esa conexión muy fuerte desde el principio".

Gabe se ha alejado de las charlas motivacionales por ahora. En primer lugar, la pandemia de Covid ha detenido las grandes reuniones. En segundo lugar, no está seguro de que sea su vocación en la vida. Tiene otras pasiones que quiere explorar.

"El sueño de mis padres erahablar de motivación. Empezaba a ser buena en ello y a tener confianza, pero lo que siempre quise hacer fue algo que me hiciera realmente feliz. Fue entonces cuando me adentré en el maquillaje".

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Gabe Adams (@no_limbs_)

Sí, a pesar de su falta de manos, Gabe puede aplicar la sombra de ojos y el colorete mejor que... bueno, ¡la mayoría de nosotros! Sus vídeos más recientes han empezado a ganarle adeptos.

Al igual que su sexualidad, su amor por el maquillaje es algo que sus padres han aprendido a apoyar con el tiempo.

"Cuando era más joven, le robaba el maquillaje a mi madre y a mi hermana", recuerda Gabe.

"Hubo una vez que robé el rimel de mi hermana y me lo puse antes de ir a una fiesta familiar. Se lo conté a mi hermana y mi padre me dijo: 'El día que vuelvas a maquillarte será el día de mi muerte'. Y yo dije: 'Vale, lo recordaré'", dice, riéndose de cómo su padre ha cambiado de opinión.

"Hace unos meses le decía a mi madre que cuando me pongo el rímel, siempre me lo mancho en los labios porque tengo que coger la parte del palo para ponérmelo en el hombro, para poder cogerlo entre algo. Mi padre, de entre todas las personas, dijo: 'Bueno, ¿hay alguna manera de hacer una pieza de extensión o algo para ello, para que sea más fácil?'

"Y yo me quedé en plan: '¡Espera! ¿Qué? ¿Quieres ayudarme a maquillarme?'", dice, todavía incrédulo ante el recuerdo.

De cara al futuro, Gabe dice que sus planes inmediatos, si Covid lo permite, incluyen su boda en junio, que le hace mucha ilusión.

En cuanto a su carrera, dice: "Me he puesto como objetivo este año: Me encantaría tener una colaboración con una marca de maquillaje, y ser la cara o simplemente ayudar a promocionar un producto. A largo plazo, creo que sería tener mi propia línea de belleza".

Además de seguir trabajando para hacer realidad sus sueños, termino preguntándole si hay algo que le gustaría que cambiara en el mundo para hacer su vida más fácil.

"Creo que sería para que el mundo fuera un poco más abierto de mente. Hay demasiadas veces que la gente subestima a otra persona. Pon tu mente en ello y podrás lograr cualquier cosa, aunque te cueste unos minutos, días o semanas más aprender a hacerlo".

Sigue a Gabe Adams en Instagram y TikTok

@gabeadamsI'm gonna love you forever and always 馃挄 ##fyp ##loveyou ##fiancé 锟#lofml ##gay ##lgbtq ##GroupChat ##WinterFashion @__.adam._鈾 Line By Line - JP Saxe & Maren Morris
Noticias relacionadas