barra head

Despedido un empleado de KFC por insultar a una pareja gay

LA PAREJA SE DISPONÍA A RECOGER SU PEDIDO CUANDÓ LES INCREPARON POR SER GAYS

Un horrible vídeo muestra a un empleado de KFC llamando

Un empleado de KFC en Springfield, Illinois, ha sido despedido después de gritar insultos homófobos a una pareja gay que utilizaba el autoservicio.

Joshua Garner y su pareja, Lee Walls, dijeron a WAND 17 que visitaron el KFC para recoger un pedido del servicio de entrega DoorDash. Cuando preguntaron por el pedido, dijeron que un empleado del restaurante empezó a gritarles insultos homófobos.

La pareja logró captar el momento con la cámara y compartió las horribles imágenes con la emisora de noticias. Según dijeron a WAND 17, se sintieron atacados por ser quienes son mientras hacen su trabajo y el encuentro los dejó a ambos conmocionados.

Walls dijo que había hecho dos misiones en Afganistán y que había "visto algunas cosas locas". Pero se paralizó durante el enfrentamiento con el empleado del KFC.

Garner dijo: "Fue como un disparo al corazón, como una bala al corazón. Era como si no pudiéramos decir nada, y la única persona que podía dar la cara y protegernos era mi hermano pequeño en el asiento trasero".

Llamada a la policía por insultos homófobos en KFC

La policía fue llamada al restaurante y confirmó a WAND 17 que se había presentado una denuncia, pero no está claro si se ha emprendido alguna acción legal o si se ha iniciado una investigación.

KFC emitió un comunicado diciendo que había despedido al empleado por su comportamiento "inaceptable". La cadena dijo: "El comportamiento del miembro del equipo en este video es completamente inaceptable, y el miembro del equipo ha sido despedido. La franquicia propietaria del restaurante se ha puesto en contacto con el comensal en relación con este incidente y le ha ofrecido sus disculpas".

Sin embargo, la pareja dijo que quiere que todos los implicados en el incidente - no sólo el individuo que les gritó insultos - sean despedidos.

El empleado que aparece en el vídeo llamó a la pareja "puto maricón" y dijo que le importaba una mierda que le estuvieran grabando. Uno de los hombres del coche le dijo al empleado que no podía usar insultos homófobos contra ellos porque, de hecho, eran gays.

El empleado de KFC dijo entonces: "Me importa una p*** mierda si sois gays o no. Este hijo de puta parece marica, así que puede largarse de aquí".

El hombre del coche le advierte entonces al empleado que podría perder su trabajo, y éste le repite que le "importa una p*** mierda". A continuación, termina su despotricar diciendo: "Que se joda el vídeo".

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

14 votos

Noticias relacionadas